La vendimia comenzará en Navarra con unas dos semanas de antelación

La DO Navarra prevé recoger una cantidad algo inferior a la del año pasado, que fue muy alta
El calor de mayo adelanta la campaña y los precios serán más elevados

Juan Ángel Monreal / Javier Bergasa - Martes, 8 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Trabajadores, seleccionando los granos recogidos manualmente de la uva chardonnay para las Bodegas Príncipe de Viana.

Trabajadores, seleccionando los granos recogidos manualmente de la uva chardonnay para las Bodegas Príncipe de Viana. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Trabajadores, seleccionando los granos recogidos manualmente de la uva chardonnay para las Bodegas Príncipe de Viana.

Pamplona- Los hielos tardíos de abril, el calor temprano de mayo y junio y una cierta sequía -más pertinaz en el centro de la península que en Navarra- se han combinado en 2017 para adelantar en unas dos semanas la vendimia. Los productores estiman que las primeras fincas podrían comenzar su actividad quizá ya a finales de la próxima semana y todos confían en que, pese a una ligera disminución en la cantidad total recogida, la calidad resulte excelente. Y que mejore la rentabilidad de las ventas’.

La vendimia de 2016 se cerró en la Denominación de Origen Navarra con 83 millones kilos de uva, tras un 2015 de récord, en el que se alcanzaron los 85 millones. En 2017no se rozarán estas cifras. “Pero no será un año de producción baja en Navarra, al contrario, estaremos en la media histórica”, explicaba ayer Jordi Vidal, gerente de la DO Navarra, que prefería “no lanzar aún las campanas al vuelo”, porque todavía faltan unos días. “De hecho esta semana parece que viene un tiempo más fresco y quizá algo de agua, por lo que quizá se retrase algo”.

En cualquier caso, los datos que maneja el Departamento de Desarrollo Rural son claros. “El ciclo vegetativo lleva un adelanto de 15-18 días respecto a la campaña anterior y también de varios días respecto a un año medio”, explica en su último boletín semanal, en el que señala que las variedades más cercanas, ubicadas en la Ribera Baja, se encuentran ya en estado de maduración. También en algunas zonas, golpeadas por las heladas de abril, como en Los Arcos, se puede comenzar relativamente pronto. “La planta desarrolla menos y se vendimia antes”, explica Vidal. De sur a norte, en virtud de la gran variedad climática de Navarra, la vendimia se iría extendiendo de manera progresiva, hasta concluir en los territorios de la montaña baja de Navarra.

El sector, en cualquier caso, confía en que este sea un muy buen año para una actividad cuyas ventas alcanzaron unos 255 millones en el último ejercicio;suponía un 7% más que el año anterior y los productores confían en paliar en esta ocasión el descenso en las ventas totales con un mejor precio. Varios factores se combinan para ello y el descenso de hasta un 20% en la vendimia francesa no es el menos importante de todos. “Estamos hablando de unas cantidades muy importantes -dice Jordi Vidal-, que se van a dejar sentir en el mercado”. De nuevo la climatología explica el fuerte descenso del rendimiento de las vides francesas, golpeadas por unas heladas durísimas en abril y por fuertes tormentas de granizo. “En algunas zonas, además, ya son varios años en que han sufrido heladas y granizadas, por lo que la planta está algo dañada y no ha tenido tiempo para recuperarse”, dice Vidal.

Navarra, excepto por las heladas que congelaron zonas de la Ribera Alta, no ha padecido rigores climatológicos extremos. Incluso algunas tormentas han permitido aliviar cierta sequía. “Aunque en el sur el 50% de la superficie cuenta ya con riego de apoyo”, dice Vidal. De esta manera las cantidades totales que se recojan se alinearán con la media, se podrá ocupar el espacio que dejen otras denominaciones más golpeadas con las heladas -se llegaron a helar incluso terrenos con txakoli en la costra cantábrica- y el aumento de la demanda hará que los precios suban.

“Vemos que el mercado interno se está recuperando y eso es importante”, explica Jordi Vidal, quien apunta no solo al mayor gasto de las familias y los consumidores navarros y españoles, sino al efecto del turismo. “Se está hablando de más de 70 millones de visitantes extranjeros, que vienen a España también a comer y a beber. Y consumen nuestro vino”.

apunte

Un 36% destinado a la exportación

Un 60% de tinto. La Denominación de Origen Navarra ha estabilizado en los últimos años la elaboración en torno al 60% de tinto, 30% de rosado y 10% de blanco. En el mercado interior se comercializa aproximadamente un 64% y en el exterior un 36%, con una tendencia al alza en la exportación. El destino prioritario de la exportación es el Unión Europea;con más del 79%, Estados Unidos (6%) y el resto va a países asiáticos. El sector productor alcanzó las 10.773 ha, que produjeron 83 millones de kg de uva, procedentes de 2.165 viticultores. Por su parte, el sector elaborador lo integraron 89 bodegas, que realizaron 51 millones de litros de vino de 51% cooperativas y 49% industrias. Por tipos de vino destaca el tinto (57%), el rosado (25%) y el blanco (18%). En cuanto a la comercialización, se embotellaron 35,6 millones de litros: 23,9 millones para el mercado interior y 11,6 para el extranjero. Navarra cuenta con 10 figuras de calidad en el sector del vino, unas de ámbito autonómico y otras pluriautonómicas. - D.N.