Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Estella-Lizarra | Música en las calles

Afición tardía por colorear el viento

La fanfarre Alkaburua acumula siete años dando la nota en fiestas a base de saxo, tuba, bombo y trombón

Un reportaje de Julen Azcona - Martes, 8 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Miembros de Alkaburua, con su característico polo verde, con el que llenan las calles de Estella-Lizarra de música y alegría.

Miembros de Alkaburua, con su característico polo verde, con el que llenan las calles de Estella-Lizarra de música y alegría.

Galería Noticia

  • Miembros de Alkaburua, con su característico polo verde, con el que llenan las calles de Estella-Lizarra de música y alegría.
  • Algunos de los integrantes de la fanfarre, durante las fiestas del año pasado.

Han llevado el gusto por la música en la sangre toda la vida pero no han podido ponerlo en práctica hasta ahora. Compuesta sobre todo por jubilados, la fanfarre Alkaburua lleva ya siete años mezclándose con sus instrumentos de viento entre el resto de grupos que ponen la banda sonora al pasacalles después del cohete.

Constan Díaz, director de la agrupación, explica que se trata de un grupo “de gente en general mayor, con afición a la música, pero que no ha tenido de joven oportunidades de estudiarla. (...) Con el tiempo, incluso al llegar a la jubilación, se compraron un instrumento y probaron a aprender a tocar”, asegura.

La fanfarre tomó forma por primera vez en enero de 2010, como consecuencia de la unión entre los componentes de la fanfarre Igarri -fundada por Juantxo Arbizu en 1993- y los de la Banda de Constan. El resultado, un grupo comprometido con la música que cada año sale a la calle en fiestas el día del cohete y los lunes y miércoles, en las dianas y en las kalejiras del mediodía. Actualmente son 23 miembros que llevan en sus manos desde clarinetes y flautas hasta tubas, trombones y bombos.

El trabajo de Díaz es prepararlos para las actuaciones y “preparar también las partituras que luego ellos ensayan y, poco a poco, aprenden”. Enseñar a personas mayores es diferente que a hacerlo con jóvenes. Estos últimos “salen de las escuelas de música y conservatorios y captan las partituras al vuelo”, mientras que en el caso del grupo de Díaz “cuesta más porque no tienen tantos estudios musicales y luego está el tema de la edad”. Por eso, Alkaburua es “un poco fanfarre y un poco escuela”.

El repertorioDíaz va añadiendo cuatro o cinco canciones nuevas cada año y así reactiva el repertorio. “Tienes que luchar, unos lo cogen antes y a otros les cuesta más”, explica y añade que no hay mayor satisfacción que conseguir que una pieza “movida, bonita y complicada” salga bien, como es el caso del tema Mack the knife, uno de los que, según Díaz, mejores resultados les da. Entre otros géneros, la fanfarre se atreve con pasacalles, pasodobles, música mexicana y americana, jotas y música vasca.

Carlos Salvatierra, uno de los integrantes de la fanfarre, agradece el trabajo de Díaz en hacer de director y profesor del grupo: “Nosotros, técnica tenemos poca y no estudiamos mucho en casa”, bromea. “Menos mal que está Constan, que se esfuerza;además, es un artista haciendo arreglos con canciones en función de los instrumentos que tenemos”. Salvatierra pone el ejemplo de Salvadorren Heriotzean, de Xabier Lete, que es también una de las piezas que a él más le gustan para tocar en la calle, junto con el pasodoble Pamplona feria del toro o la americana Cuéntame.

EnsayosLa fanfarre ensaya todos los jueves en los subsuelos de la plaza de Los Fueros, debajo del kiosco. Son el último bastión que aguanta en estas instalaciones. “Hay mucha humedad y cuando llueve hay goteras, pero nosotros lo acondicionamos un poco: pusimos lonas y un par de estufas de butano para el invierno”, asegura Díaz. “Estamos muy a gusto porque es céntrico, amplio y no hay problemas de sonido ni ecos: es nuestro sitio y no queremos ensayar en otro lado, aunque si nos quitaran la humedad, mejor todavía”.

El grupo, cuyo integrante más joven es D.D.D., de 22 años, afronta estas fiestas recordando a tres miembros fallecidos recientemente: José Miguel Apesteguía Flaco, Jesús Ros y Koldo Echeverría Bombero.

Herramientas de Contenido