Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

corrida de rejones en estella-lizarra

Diez orejas con blusas y Celedón

Moura y ‘los’ Hermoso, padre e hijo, se reparten una decena de trofeos - Lleno y presencia de aficionados gasteiztarras

Manuel Sagüés Lacasa - Martes, 8 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Pablo Hermoso de Mendoza, su hijo Guillermo y Joao Moura, en su salida a hombros por la puerta grande de la ya centenaria plaza de toros estellesa.

Pablo Hermoso de Mendoza, su hijo Guillermo y Joao Moura, en su salida a hombros por la puerta grande de la ya centenaria plaza de toros estellesa. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

  • Pablo Hermoso de Mendoza, su hijo Guillermo y Joao Moura, en su salida a hombros por la puerta grande de la ya centenaria plaza de toros estellesa.
  • Guillermo Hermoso se ajusta en un quiebro ante ‘Zapatero’.

ESTELLA- El lunes de rejones recuperó su ubicación semanal y se celebró por todo lo alto. Lleno. Y diez trofeos se repartió la terna: Cuatro orejas y rabo para Pablo Hermoso de Mendoza, tres para su hijo, Guillermo, y dos, una de cada toro de su lote, para Joao Moura. Y pudieron ser más si el chaval no se lía con la hoja de peral ante el 6º, un bravísimo utrero de nombre Zapatero, del hierro de Ángel Sánchez, que ejercía de remiendo intencionado. Bien hubiera merecido el premio de la vuelta al ruedo póstuma. Reconocimiento del que si disfrutó Granadero, el 5º de la buena corrida de Rosa Rodrigues. A Granadero le cortó los máximos trofeos un Pablo Hermoso de Mendoza que salió a revientacalderas, sin disimular que quería llevarse la competencia, aunque el asunto pareciera una gratificante celebración familiar. Pablo dejó a sus figuras Disparate y Pirata a su hijo y planteó su puesta en escena con otro tipo de munición;abundante, espectacular y precisa. La conjunción y encaje fue total entre Pablo y Granadero, al compás de la torería de Churumay y un pletórico y templadísimo Dalí, tanto en la pureza de las suertes fundamentales, como en los remates de los embroques, dando el pecho o toreando con la grupa en milimétricas piruetas. Miren si fue la leche, que Pablo pidió quedarse con los testículos de Granadero para almacenarlo en el laboratorio de sangre y semen bravo con el que cuenta por los pagos de Zaraputz. Un medio rejón eficaz aupó la concesión hasta el rabo.

Ante Elesto, segundo de la función, el maestro estellés elevó el encuentro de familia personal, familia estellesa y familia profesional, hasta familia taurina vasconavarra. Brindó pasajes del segundo tercio a un nutrido grupo de blusas de Vitoria-Gasteiz que ocupaban uno de los tendidos de sol. Blusas en toda regla, algunos con sus txapelas, puros habanos y bota de vino. Hasta el mismísimo Celedonio Alzola, Celedón, que bajó hasta una barrera cercana a toriles, hizo acto de presencia (eso sí, sin paraguas) para darse un gustazo festivo;quizá también para reivindicar respeto para los aficionados taurinos gasteiztarras.

Como broche a tanta hermandad en la vuelta al ruedo, tras la muerte del 5º, una representación bajó hasta la barrera para felicitar a Pablo y enfundarle una de sus blusas. Ante el 2º, Pablo ya brilló a buena altura con Alquimista, Berlín, Januca y Mocano.

Por su parte, Joao Moura se llevó, visto el criterio de parroquia y palco, justas y sendas orejas en su lote. Los primeros trofeos que obtiene el veterano luso tras cuatro corridas en esta plaza y que, además, le valieron la salida a hombros. Fue un auténtico lujo disfrutar de los caballos, la doma y torería del portugués. Creó momentos sublimes por solera y elegancia.

Guillermo cortó dos orejas a Sacristán, la segunda bastante generosa, montando con suficiencia, como si llevara a sus espaldas cien festejos, a lomos de Barrabás, Disparate, Baco y Pirata. Al novillo le faltó fijeza y quedó pronto derrotado por el exceso de castigo. El joven local sí pudo cuajar al bravo Zapatero de salida, parándolo en una ochena, y un segundo tercio, ahora sí, vibrante, con Disparate y el último sobre Pirata. Mató mal. Aun así, se llevó otra oreja.

Herramientas de Contenido