Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El ‘caracol’ avanza rápido en Ultzama

Veintidós personas participan en lizaso en un curso pionero en Bioconstrucción para la futura escuela de ‘slow food’

Un reportaje de Ainhoa Bravo. Fotografía Unai Beroiz - Martes, 8 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Paz Fernández, directora gerente del SNE, junto a algunos profesores y alumnos del curso de formación en bioconstrucción.

Paz Fernández, directora gerente del SNE, junto a algunos profesores y alumnos del curso de formación en bioconstrucción. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

  • Paz Fernández, directora gerente del SNE, junto a algunos profesores y alumnos del curso de formación en bioconstrucción.
  • Jorge García, uno de los profesores, ultimando los detalles del soporte.
  • Algunas ruedas de coche que se han utilizado para la cimentación.

“Es un proyecto con una metodología de aprendizaje generadora de valor” - “Este curso surge gracias a la gran colaboración público-privada”- “De todo esto me quedo con que los alumnos están pensando en crear sus propias empresas” - “Tenía muchas ganas y estaba muy motivada con este proyecto. Aprendemos cada día”

La directora gerente del Servicio Navarro de Empleo (SNE-NL), Paz Fernández, y el director del Servicio de Desarrollo de Competencias Profesionales, Ignacio Catalán, acudieron ayer a Lizaso (Ulzama) para conocer cómo va la marcha del curso de Bioconstrucción, en el que 17 alumnos y cinco alumnas se están formando en estas técnicas constructivas a la vez que levantan un edificio con forma de caracol. La parte central del edificio se destinará a un aula comedor con cocina, aseos y otros servicios con más de 200 metros cuadrados y una capacidad para 95 personas sentadas. Fernández destacó que este es un proyecto surgido de la colaboración público-privada, con “una metodología de aprendizaje generadora de valor”. “Esto es un ejemplo de cómo hay que aprender y se aprende cuando se genera valor”, apuntó.

Se trata de un curso piloto de formación para el empleo en el ámbito de Bioconstrucción, una modalidad basada en el uso exclusivo de materiales naturales y locales, como piedra, tierra, paja, adobe, cal o madera. Los alumnos y alumnas recibirán formación en albañilería, carpintería y sistemas naturales de calefacción y refrigeración, además de prevención de riesgos laborales. Marieta, una de las trabajadoras, conoció la Bioconstrucción hace un par de años y, aunque vivía en Barcelona, cuando se enteró de este proyecto dejó su trabajo y se empadronó en Navarra para hacer este curso. “Tenía muchas ganas y estaba muy motivada con este proyecto. La verdad es que estoy aprendiendo cada día y ahora mismo algunos de nosotros estamos pensando en montar alguna cooperativa”, señaló Marieta.

500 ruedas de coche Para la cimentación se han utilizado casi 500 ruedas de coche, así como roble de las serrerías de Burgi y Jaunsaras, y se ha construido un lucernario de madera sin clavos ni tirafondos. Además, casi todos los materiales utilizados en el curso proceden de Navarra, excepto dos de ellos, que proceden de Valencia y Andalucía. Actualmente, el edificio se encuentra en la fase de muros de paja y una vez terminados, se abordará temas de revoques de tierra arcillosa, entre otros.

El curso, que comenzó el pasado 9 de mayo y terminará el próximo 8 de septiembre, tendrá una duración aproximada de 630 horas con un carácter práctico. Está dirigido por el arquitecto bioclimático Iñaki Urkia e impartido por profesores de referencia de todo el Estado, como Juan Pedro Franco, instructor de techos verdes o Jorge García, profesor de muros de paja. En un principio, el SNE-NL y CENIFER en colaboración con la Fundación Ulzama ofrecieron 20 plazas para personas desempleadas pertenecientes a los gremios de construcción. Sin embargo, las plazas se ampliaron a 22. La responsable de la Granja Escuela, Beatriz Otxotorena, subrayó que la valoración está siendo “muy positiva” y los alumnos están “aprendiendo”. “De todo esto me quedo con que se están creando sinergias entre ellos para crear empresas propias”, concluyó.

Fundación Ultzama está impulsando en Lizaso un área vinculada al desarrollo sostenible y, desde septiembre de 2013, tiene abierta su Granja Escuela en la que se sensibiliza a centros escolares, familias y turistas sobre la importancia del sector primario, la ecología y la permacultura. La Fundación se ha marcado como objetivo construir la primera escuela ‘slow food’ del mundo, sobre comida sana, en la que se sensibilizará sobre la comida buena, justa, limpia y, además, mostrará toda una filosofía de vida. El edificio principal, de 225 metros cuadrados, tendrá la forma de un caracol. En Navarra se recurrió a este sistema en edificios dotacionales (Lorenea, en el Parque de los Sentidos de Noáin;el gaztetxe de Berriozar), de uso turístico (camping de Arbizu) y también en viviendas (Usún).

Herramientas de Contenido