Un virus saca a Makwala de la final de 400 contra su voluntad

Mundiales de londres Una gastroenteritis afecta a 30 atletas alojados en el mismo hotel, entre ellos el botsuanés, al que impidieron entrar al estadio

Jon Larrauri - Miércoles, 9 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Isaac Makwala, después de su participación en las semifinales de 400 metros.

Isaac Makwala, después de su participación en las semifinales de 400 metros. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Isaac Makwala, después de su participación en las semifinales de 400 metros.

Pamplona- Isaac Makwala estaba llamado a ser ayer uno de los protagonistas de los Mundiales sobre el tartán, pero la organización ni siquiera le permitió acceder al London Stadium. La pugna en la final de 400 metros entre el botsuanés y el sudafricano Wayde van Niekerk, el plusmarquista mundial que amenaza con derribar la barrera de los 43 segundos en la vuelta al estadio, era el plato fuerte de la jornada, una lucha sin cuartel con todos los alicientes posibles. Van Niekerk, el hombre que sacó del libro de los récords a Michael Johnson, es el único ser humano capaz de correr los 100, 200 y 400 metros en menos de 10, 20 y 44 segundos, respectivamente, mientras que Makwala saltó a la fama el pasado 14 de julio en la Reunión de Madrid al conseguir algo jamás visto: correr el mismo día los 100 metros en menos de diez segundos y los 200 por debajo de los veinte -dos horas y veinte minutos mediaron entre ambas carreras-.

Pero la lucha de titanes la echó por tierra un bichejo microscópico, un norovirus, según fuentes de la BBC, un germen que puso ayer patas arriba el Mundial. Porque el caso de Makwala, al que la IAAF impidió literalmente acceder al estadio después de que intentara por todos los medios disputar la final, solo es la punta del iceberg. Anoche estaba confirmada la existencia de una treintena de atletas afectados por un brote de gastroenteritis en uno de los hoteles oficiales del evento londinense, el Tower Hotel, ubicado a orillas del Támesis. El virus ha afectado a atletas de diversas delegaciones (Canadá, Alemania e Irlanda, entre otras) y el Comité Organizador confirmó mediante un comunicado que los servicios médicos de diversos equipos habían tenido que tratar a varios de sus atletas alojados en este recinto, cercano al que ocupa la selección española. “Esta mañana (por ayer) han puesto por todos los lados recipientes para desinfectarnos las manos y, si no, no podemos pasar al comedor”, aseguraron a Efelas atletas Esther Guerrero y Ana Lozano. Sin embargo, desde el Tower Hotel aseguraron que, tras las investigaciones y pruebas realizadas, podían confirmar que su recinto no era la fuente de la enfermedad, aunque un grupo de atletas alemanes que desembarcó ayer en Londres e iba a alojarse en sus instalaciones optó por ser reubicado.

El Comité Organizador reconoció la existencia del brote a última hora del lunes. “Los afectados han sido atendidos por los médicos de sus equipos y del comité organizador y, además, ha intervenido el Departamento de Salud Pública del Gobierno para asegurarse de que la situación está controlada”, confirmó mediante un comunicado. Finalmente, fue este organismo público el que tomó cartas en el asunto e impidió correr a Makwala al imponerle, por protocolo de salud propio, una cuarentena de 48 horas como al resto de afectados.

Primeros síntomas Makwala ya tuvo que renunciar el lunes a las semifinales de los 200 metros. Antes de su prueba se le llegó a ver vomitando y renunció a presentarse en los tacos de salida por consejo médico. Sin embargo, su intención ayer era la de disputar la final de 400 con el objetivo de ponerle las cosas complicadas a Van Niekerk. Así lo dijo en los micrófonos de la BBC: “Puedo correr. He podido calentar bien y estoy en condiciones de disputar la prueba”. Sin embargo, sabedor ya de la decisión tomada por la IAAF siguiendo órdenes médicas, lamentó que “esto es muy malo para mí, me rompe el corazón. He trabajado muy duro para poder estar aquí”. Incluso en estas circunstancias, el atleta de Botsuana intentó acceder al estadio para apurar sus últimas posibilidades de estar en la línea de salida, pero el atleta que estaba llamado a acaparar focos tuvo que quedarse fuera.