La ONU acusa al régimen venezolano de torturar a detenidos y disparar a opositores

Militares y diputados oficialistas toman el Parlamento y expulsan a los parlamentarios de la oposición

Miércoles, 9 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) detiene por la fuerza a un manifestante opositor.

Un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) detiene por la fuerza a un manifestante opositor. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) detiene por la fuerza a un manifestante opositor.

Pamplona- El día en que la ONU acusaba al régimen de torturas, la Guardia Nacional Bolivariana, que custodia el Palacio Federal Legislativo venezolano, impidió ayer el paso a los diputados opositores, tras la entrada por la fuerza de los oficialistas constituyentes que tomaron el control de la sede. Hasta ese momento, este lugar estaba en manos de la oposición antichavista. Los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente alegaron que tomaron el control de la sede legislativa porque tienen poderes “plenipotenciarios”. Por su parte, los parlamentarios opositores, que iban a celebrar una sesión sobre la crisis del país, denunciaron que militares y grupos civiles violentos vinculados al Gobierno de Maduro, conocidos como colectivos, les impidieron el paso y les obligaron a abandonar el lugar.

“No nos dejan pasar al Palacio Federal Legislativo. Este gobierno invade los espacios que ya no son capaces de ganar legítimamente”, denunció el diputado Stalin González, jefe de la mayoritaria facción opositora, que tiene dos terceras partes de los escaños de la Asamblea Nacional. Los parlamentarios de la oposición se presentaron ayer pero aseguraron que “fue imposible el acceso por las condiciones que estaban alrededor de la entrada del Palacio Federal”, dijo el diputado Jorge Millan. No obstante, indicó que los diputados debatirán hoy en la Asamblea Nacional “defendiendo el mandato” para el que fueron electos por la mayoría de los venezolanos

Frente a la postura de la oposición, el constituyente Diosdado Cabello ya había advertido en público que la Asamblea Constituyente tendría la tutela del Palacio Federal Legislativo y que por tanto se requeriría de su autorización para cualquier actividad.

Hasta ahora ambas Asambleas habían convivido en el mismo Palacio, con los oficialistas instalados en el ala norte y los opositores en el ala sur de la sede. Una convivencia que ha llegado a su fin, al igual que en las calles de Caracas, donde la violencia se sucede cada día.

la onu denuncia maltratoAnte esta violencia, la ONU denunció ayer que las fuerzas de seguridad han maltratado de forma sistemática y generalizada a miles de manifestantes y han detenido de forma arbitraria al menos a 5.000 personas, muchas de las cuales sufrieron “torturas” durante su arresto o reclusión.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos presentó un informe preliminar sobre la situación de Venezuela, fruto de 135 entrevistas a víctimas, doctores, abogados, periodistas y paramédicos. Estos testigos relataron que cómo las fuerzas de seguridad dispararon sin previo aviso gases lacrimógenos a corta distancia y perdigones, canicas, tuercas y tornillos contra los manifestantes.

Un total de 124 personas han muerto en esta ola de protestas, 73 de ellas a manos de las fuerzas de seguridad o de grupos afines. “Según el análisis del equipo de investigadores, las fuerzas de seguridad son responsables de al menos 46 de esas muertes, mientras que los grupos armados progubernamentales, denominados colectivos, serían responsables de otros 27 fallecimientos”, especificó la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado, Ravina Shamdasani.

Además de los fallecidos, se han contabilizado 2.000 heridos y 5.000 detenidos de forma arbitraria. Shamdasani denunció que “en casi todos los casos investigados” por los expertos se registró trato cruel a los detenidos “que pueden considerarse como tortura” como choques eléctricos, golpizas con cascos y porras mientras los detenidos estaban esposados, colgar a los reos de las muñecas, asfixiarlos con gases, y amenazarlos con la muerte o violencia sexual a ellos y a sus familiares.

El comisionado instó a las autoridades venezolanas a poner fin de inmediato a estas prácticas. - D.N.