El dedo

Antxon Villaverde - Miércoles, 9 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

De los cinco dedos de nuestra mano, es sin duda el índice el que atesora mayor orden de mando, y según un proverbio francés, es el que indica el camino. Elegir a dedo, es lo que se viene dando hoy, por ejemplo en política, sin entrar a valorar el currículum del candidato, que es precisamente lo más importante a la hora de valorarlo.

Nos hemos puesto a pensar lo que se exige hoy en nuestras bolsas de trabajo, experiencia, título universitario, que dependerá de la materia exigida, idiomas..., para ejercer un puesto de más o menos responsabilidad, y sin embargo en política, que es la empresa más importante de un país, y de la que va a depender nuestro futuro, nos fijemos en un carnet, o en si es de izquierda o de derecha, sin entrar a valorar el currículum del candidato. ¿Pero esto no es demencial?

Hoy los que han organizado este crack mundial quizás fueron elegidos en su día a dedo, y así nos va, de ahí que habríamos de plantearnos la urgente necesidad de crear una universidad de la política, y así otorgar un título universitario al que demostrara su capacidad suficiente para obtenerlo, ya que de lo contrario, iremos siempre de culo (con perdón). Mientras organicemos esa universidad, elijamos bien, desechemos las posiciones geométricas, de izquierda, derecha y centro, que no dicen nada, olvidemos lo del carnet, puesto que no es necesario un examen previo para obtenerlo, y hagamos especial énfasis en los conocimientos del candidato, analizando conlupa su currículo antes de pronunciarnos, porque, repito, ¡de ello va a depender nuestro futuro!