Editorial de diario de noticias

‘No es no’ siempre

Pese a las campañas institucionales y la movilización social contra la violencia machista, las frías estadísticas recogen 20 denuncias por violación en Navarra en el primer semestre de 2017 y otras 678 por agresiones sexuales

Jueves, 10 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

aunque las denuncias por presuntos casos de violación en Navarra han descendido, según datos del Ministerio de Interior, un 9% en el primer semestre de este 2017 respecto al mismo periodo del año pasado, pasando de 22 a 20, la realidad sigue reflejando la persistencia de comportamientos machistas extremos. A ello hay que añadir que en estos seis primeros meses del año, las denuncias por casos de violencia machista en Navarra han sido 678 -en ese tiempo de 2016 se contabilizaron 558-, según datos del Instituto de Familia e Igualdad del Gobierno de Navarra. Es cierto que son solo estadísticas, pero indican que la violencia machista sigue siendo una lacra social que lamentablemente nunca deja de estar de actualidad. Solo en este año son al menos 34 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas en el conjunto del Estado -una de ellas en Navarra-, cifra que eleva hasta casi 900 el número de víctimas mortales en los últimos 14 años, desde que en 2003 comenzaron a registrarse datos oficiales. Sin olvidar que este mismo año han sido asesinados también seis niños y niñas en el mismo contexto de machismo y violencia. Al mismo tiempo, es necesario insistir en que pese al aumento progresivo de denuncias y de una concienciación generalizada en hombres y mujeres, sigue resultando difícil de comprender cómo todavía tantos hombres se muestran insensibles al creciente clamor social del No es No.De hecho, las campañas de concienciación y movilización contra la violencia machista que han puesto en marcha Ayuntamientos y colectivos sociales y políticos de Iruña los dos últimos años en las fiestas de San Fermín se han ido extendiendo como ejemplo al resto de localidades de Navarra y este año también a buena parte de las ciudades del Estado, desde Madrid a Cádiz, entre muchas otras -y han sido ejemplo en la prensa internacional-, pero los ataques a la libertad y dignidad de las mujeres no cesan. Por ello, se trata de insistir en que la violencia machista en cualquiera de sus grados es un delito, por muy casual o inocente que parezca a quien lo perpetra, que no puede encubrirse bajo ninguna excusa. Y para ello es necesario que desde las instituciones se redoblen los esfuerzos en materia de prevención y educación para que esta violencia deje de tener cabida en nuestra sociedad. En cualquier caso, solo la consecución de la victoria en la dura batalla por la igualdad real y total entre hombres y mujeres, en la que todos estamos concernidos, puede terminar con la lacra social de la violencia machista.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »