Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El Gobierno catalán dice que ningún “ofertón” le hará replantear el referéndum

La ANC pide a los partidos independentistas implementar el resultado sea cual sea la participación

Jueves, 10 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

BARCELONA- El portavoz del Govern, Jordi Turull, avisó ayer al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que la determinación de la Generalitat con el 1 de octubre es absoluta y “ningún ofertón impedirá el referéndum ni la aplicación de su resultado”, en alusión a la información publicada por La Vanguardia que explica que el presidente ofrecerá más financiación y más inversiones a Catalunya después del 1 de octubre.

El portavoz del Govern recordó que no es la primera vez que Rajoy lanza una oferta sobre financiación e inversiones, y se preguntó irónicamente si esta nueva promesa es una “lluvia de millones vigésimo quinta versión”.

El consejero de Justicia, Carles Mundó, también criticó al presidente asegurando que no ha cumplido con las anteriores promesas que formuló a los catalanes. “Vuelve el palo y la zanahoria. ¡Esta película ya la hemos visto!”, escribió en Twitter.

SOBRE LA PARTICIPACIÓNLa Asamblea Nacional Catalana reclama a los partidos independentistas un consenso político previo para que la independencia tire adelante si obtiene en el referéndum “más votos favorables que votos contrarios sea cual sea el porcentaje de participación registrado”, ante la posibilidad de sufrir un boicot por parte de Cs, PP y PSC.

En un documento interno de la entidad, al que tuvo acceso Europa Press, la ANC sostiene que, ante el escenario de un eventual boicot y dado que en la proposición de ley del referéndum no se hace referencia alguna a la cuestión de la participación, es “del todo necesario el establecimiento de un consenso político previo sobre esta cuestión entre las fuerzas independentistas”.

Así, llama al Govern y a los diputados independentistas a expresar públicamente que, a la vez que se fomentará al máximo la participación para que sea lo más alta posible, la propuesta que se someterá a votación el 1 de octubre será una realidad si se impone al margen de la participación que se obtenga.

Según la ANC, es imposible aventurar con antelación el alcance de un posible boicot por parte de los contrarios a la independencia, por lo que considera necesario que la estrategia del Govern esté diseñada “para defender el veredicto de las urnas en cualquiera de los escenarios”. A su juicio, asumir que no habrá boicot o que no será relevante es “una gestión errónea del escenario pre-referéndum que, por exceso de confianza, puede salir caro al proceso” soberanista.

Además de los argumentos que esgrime la Comisión de Venecia, apuntan que la normalidad en la práctica de la convocatoria del 1-O pasa por no establecer un mínimo de participación, como ya pasó cuando se sometió a votación el Estatut de 2006, con un 49,5% de participación, y el referéndum de aprobación de la constitución Europea en España en 2005, con un 41,77%. “En ambos casos, el hecho de que la participación no alcanzara el 50% del censo no quitó legitimidad al resultado ni puso en duda su validez política y jurídica”. Por ello, la ANC cuestiona que deba considerarse una participación del 50% del censo para legitimar el resultado, alegando que una participación “anormalmente baja sería porque buena parte de los que no quieren la independencia, en vez de expresar su opción contraria en las urnas, se abstendría para impedir que el ‘sí’ se perciba como una mayoría legítima. - D.N.

Herramientas de Contenido