Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Los vecinos podrán volver a ocupar las seis viviendas más afectadas en 20 días

Las obras de restauración del edificio situado en la calle Fuente Canónigos se han prolongado cinco meses

Jueves, 10 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La fachada del inmueble ya está totalmente rehabilitada.

La fachada del inmueble ya está totalmente rehabilitada. (Foto: F.P-N.)

Galería Noticia

  • La fachada del inmueble ya está totalmente rehabilitada.

tudela- Con la colocación de la puerta donde figure el número 24 Bis del portal de la calle Fuente Canónigos se acabará una pesadilla que para los propietarios e inquilinos de las seis viviendas más afectadas por la explosión que comenzó a las 5.00 de aquel 10 de agosto de 2016 que nadie en Tudela olvidará.

Los trabajos que han durado 5 meses y lleva a cabo la empresa cirbonera Garbayo Ayensa, están tocando a su fin y apenas son detalles lo que queda para que se entreguen a los vecinos. En las viviendas apenas restan retoques de carpintería y últimos acabados pondrán el punto y final a la restauración de un edificio que aguantó el envite de aquella detonación mucho mejor de lo que nadie hubiera sospechado, precisamente por la fortaleza con la que se construyó.

Según comentó el arquitecto del edificio y responsable de la recuperación del mismo, el tudelano José Miguel García Pérez, “la estructura, es decir las vigas y los pilares, aguantaron muy bien pero justo la estructura que estaba donde fue la explosión, en el dormitorio, recibió daños muy importantes, tanto en la parte del suelo como en la del techo. Eso hizo que se tuvieran que hacer forjados nuevos en esa zona de la vivienda con viguetas de acero que se apoyaban en las que quedaron bien y se puso una solera de hormigón encima”.

El dormitorio de la vivienda en que Fredy Osma vivía de alquiler se encontraba entre los dos miradores que volaron por los aires y casi desaparecieron. El suelo donde el suicida colocó el explosivo sufrió un fuerte socavón, pero la estructura resistió y eso hizo que no hubiera víctimas y solo una herida en un tobillo, Felisa Ágreda, la mujer de 80 años que dormía y sobre la que cayeron buena parte de los cascotes. En el primer piso (donde hay tres viviendas A, B y C) desaparecieron los tabiques y solo quedó el ascensor y reventó todas las puertas del segundo piso, ya que la onda expansiva se propagó por la escalera.

En el portal solo falta colocar la puerta, mientras que los garajes ya están siendo usados desde hace un mes. Cuando termine el mes de agosto todo quedará en una pesadilla que los afectados todavía recuerdan y reviven nítidamente. - Fermín Pérez-Nievas

Herramientas de Contenido