en busca de un equipo profesional

Campeón de ida y vuelta

AFICIONADOS | SERGIO RODRÍGUEZ SE RECALIFICÓ ‘AMATEUR’ TRAS PROBAR CON EL FALLIDO Bolivia, ganó el Campeonato de España elite y volverá a profesionales o se retirará

Amaia Artoleta / Unai Beroiz - Viernes, 11 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Sergio Rodríguez, posando para este reportaje con el maillot de su actual equipo, el Fundación Euskadi.

Sergio Rodríguez, posando para este reportaje con el maillot de su actual equipo, el Fundación Euskadi.

Galería Noticia

Sergio Rodríguez, posando para este reportaje con el maillot de su actual equipo, el Fundación Euskadi.

pamplona- Muchas veces, las cosas no salen como uno quisiera. Muchas veces, se espera algo con tal ilusión que, finalmente, sale al revés. Muchas veces, hay que cambiar los planes que se tienen para avanzar. Muchas veces hay que buscar lo mejor para uno, aunque no sea lo que más guste.

Sergio Rodríguez es un ciclista pamplonés de 25 años en busca de un equipo profesional. Dedicado a la bici durante casi toda su vida, a principios de este año decidió dar un paso al frente y pasar de aficionado a profesional. Fichó por el equipo Bolivia, financiado por el Gobierno de ese país pero con su sede en Madrid. “Surgió la posibilidad de ir a este equipo de categoría continental y dije que sí”, cuenta Rodríguez.

Al comienzo de la temporada, poco le costó darse cuenta de que el Bolivia estaba justo de infraestructuras y de medios, y de que era un proyecto que no iba para delante. “Estábamos sin correr, no teníamos medios adecuados para entrenar, no teníamos ni siquiera calendario... No se cumplía todo lo que se había dicho desde un principio”, explica el ciclista.

Ante esta situación, volvió a replantearse su carrera deportiva. “Con todo esto decidí que igual era mejor dar un paso atrás y volver a un equipo amateur potente”. A principios del mes de mayo, el navarro se recalificó como aficionado en el Fundación Euskadi, donde notó un gran cambio en el aspecto motivacional. “Lo que cuesta es la motivación, te ves un poco mayor respecto a los que están corriendo, y puedes verlo como un paso atrás o como una nueva oportunidad”, explica el ciclista.

Su solución fue hablar con el director del equipo: “Lo que hablamos fue que tenía que empezar poco a poco, que tenía que disfrutar y volver a sentirme ciclista porque llevaba dos meses sin correr y estaba desganado”, cuenta.

La motivación es algo que tuvo muy en cuenta, y que trabajó (y trabaja) tanto con su director como con un amigo suyo. “La motivación la trabajo con un amigo que es psicólogo deportivo, y al principio el único objetivo era salir y disfrutar tanto de los entrenos como de las competiciones, porque hasta abril fueron meses muy duros”, declara Rodríguez.

Una vez asentado en el equipo, Sergio ha afrontado el rol de ciclista veterano en el que los más jóvenes pueden apoyarse. “El director quería una persona veterana que forzase y dirigiese al grupo en carrera, y yo tenía ese rol. Al final eres el mayor, llevas tiempo en esto... También tienes que tomar decisiones en carrera que influyen en todos, pero no me cuesta tener ese papel de consulta para los jóvenes”, explica.

Estas planificaciones han dado sus resultados y Sergio Rodríguez ha conseguido tres victorias esta temporada: una etapa en la Vuelta a León, la reciente Xanisteban Saria de Oiartzun y, la más importante, el Campeonato de España Élite. “El punto de inflexión fue el Campeonato de España. Sabía que llegaba bien, pero ser el primer elite y quedar 10º entre profesionales tampoco te lo esperas. Ahí me di cuenta de que estaba bien y de que podía ir adelante”.

A pesar de los logros conseguidos, toca pensar en lo que pasará en el futuro, ya que la temporada termina a mediados de septiembre. “Si en septiembre, como mucho octubre, no me sale ninguna oferta de ningún equipo profesional serio, me retiraré”, asegura Rodríguez.

Como explica él, lleva en total siete años en aficionados, y uno más no podría soportarlo, por eso busca un equipo profesional. “Es mi última bala. Yo creo que además es mi mejor año para dar el salto. En amateurs no tengo nada que hacer”.

A pesar de tener esta posibilidad en mente, Sergio quiere ser positivo: “A mi lo que me jodería es no probar, porque al final este año no he corrido como profesional y creo que estoy bien y que merezco una oportunidad, aunque sé que está difícil. Creo que puedo valer como ciclista, y que puedo aportar mucho en un equipo profesional... Y si no sale nada, intentaré buscar trabajo de lo mío, que es preparador físico. Obviamente, seguiré ligado al mundo de la bicicleta. Lo que tenga que llegar llegará”.

Últimas Noticias Multimedia