Un programa diluido

Por Tomás de la Ossa - Viernes, 11 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los Mundiales que se están disputando en Londres van a durar lo mismo, diez días, que han durado el atletismo en los tres últimos Juegos Olímpicos (Río, Londres y Pekín). Lo hemos comprobado, porque no nos lo creíamos, por la sensación de que estos Mundiales tienen pocas pruebas diarias, sobre todo finales. Por ejemplo, ayer solo tres;y hoy, apenas cuatro. El motivo, aceptable solo a medias, es que la organización ha optado por potenciar los fines de semana: el primero, con Usain Bolt;y el último, con acumulación de finales: siete mañana y once el domingo. Pero esta traca final se ha logrado a costa de diluir el resto de jornada. Y no ha ayudado nada las raras decisiones de poner los dos maratones uno tras otro y de juntar las cuatro pruebas de marcha en una mañana. El atletismo televisado es un espectáculo tan potente como hipnótico, pero hay que acertar con un programa que impida que el interés decaiga, y en Londres no lo han logrado.