permanecía ingresado a causa de una enfermedad

Muere el poeta pamplonés Rafael López de Ceráin

Es autor de una extensa obra poética, parte de ella antologada en 2006, y de artículos y ensayos

Viernes, 11 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Rafael López de Ceráin, en la presentación de su libro ‘Cuestiones varias’ en la librería Walden, en mayo del año pasado.

Rafael López de Ceráin, en la presentación de su libro ‘Cuestiones varias’ en la librería Walden, en mayo del año pasado. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

Rafael López de Ceráin, en la presentación de su libro ‘Cuestiones varias’ en la librería Walden, en mayo del año pasado.

pamplona- El poeta y escritor Rafael López de Ceráin (Pamplona, 1964) falleció ayer por la tarde en el Complejo Hospitalario de Navarra, donde permanecía ingresado a causa de una enfermedad provocada por un tumor de riñón.

Licenciado en Derecho, articulista y ensayista, dedicó su vida a la que fue su pasión: la poesía. Rafael López de Ceráin estudió Derecho en Pamplona (Universidad de Navarra), donde realizó además algunos estudios de Ciencias Políticas. En Madrid siguió formándose -Master MBA- y obtuvo sus primeros trabajos. Su obra poética se halla antologada en el volumen Seguro es el pasado(2006) y, además, es autor de ensayos y artículos recogidos en Las rutas de Antonio Machado (2002), El perplejo encadenado (2003), Cavilaciones (2006) y el libro de ideas poéticas 101 adagios (2006), entre otros títulos. Entre sus obras más recientes, la que presentó el año pasado en la librería Walden de Pamplona, Cuestiones varias(Sahats);Escritos de vapor (Cyan), que recopiló sus textos en prosa en 2015, o en ese mismo año, el poemario Camino negro, Camino verde(Renacimiento). Versos de otoño (Sahats, 2014), Apuntes de esto y aquello (Sahats, 2013) o Mitologías y regresos(Sahats, 2009) son otras de sus obras publicadas.

Rafael López de Ceráin inició su relación con la poesía de niño, disfrutando de los versos de Antonio Machado -uno de sus referentes- que su padre le leía y él aprendía de memoria. Comenzó a escribir de muy joven, como un acto “muy personal”, según recordaba en una entrevista en 2013. Fue en 1996 cuando se decidió a publicar su primer libro de poesía, Trabajos de amor disperso. En ese momento, tras haber pasado anteriormente una larga estancia en Nueva York, estaba ya de vuelta en Pamplona y era concejal de CDN del Ayuntamiento, siendo Javier Chorraut alcalde de la ciudad. El segundo poemario fue Olvidos y presencias, presentado en Madrid, y desde entonces no cesó su dedicación a la poesía, alumbrando poemarios cada vez más concisos, más profundos, donde volcó problemáticas personales y universales. “La poesía es uno mismo. Es inteligencia, sensibilidad. Es un amanecer, porque es una forma de abrirse”, dijo López de Ceráin en alguna ocasión. - P. Etxeberria

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia