Música y danzas por san lorenzo

Los vecinos de la calle festejaron ayer su patrón
La lluvia hizo acto de presencia en algunos momentos pero respetó el cohete

Cristina Jiménez Patxi Cascante - Viernes, 11 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un grupo de dantzaris de Ortzadar amenizó los minutos posteriores al chupinazo, en la plaza de Recoletas.

Un grupo de dantzaris de Ortzadar amenizó los minutos posteriores al chupinazo, en la plaza de Recoletas.

Galería Noticia

Un grupo de dantzaris de Ortzadar amenizó los minutos posteriores al chupinazo, en la plaza de Recoletas.El encargado de prender la mecha fue Mohi, un saharaui acogido en Iruña.Iruña Taldea representó por segundo año el Ingurutxo de San Lorenzo, creado por ellos.

pamplona- No todas las calles pueden presumir de tener su propia alcaldesa. Ainhoa Unzue ostenta ese honor en la calle San Lorenzo y ayer, como es tradición, llegó al chupinazo iniciador de las fiestas acompañada por el resto de la corporación: el consorte Oier Zúñiga, los concejales Alba Gil, Saioa Aurez e Izan Sánchez y el alguacil Celaya. Todos ellos forman parte del grupo motor que, junto a vecinos y comerciantes de San Lorenzo, organizan las fiestas de la calle cada 10 de agosto.

Las fiestas tienen una historia peculiar. Nacieron en el siglo XIX y se mantuvieron muchos años, pero durante la Guerra Civil desaparecieron. “Mi madre tenía una tienda aquí y, hace 33 años, junto a otros vecinos, decidió recuperar la tradición festiva”, cuenta Ana Urtasun, alcaldesa de San Lorenzo durante 28 años. “Todos los años, salía del trabajo a la hora del chupinazo para venir y lanzarlo. Varios amigos empezaron a llamarme alcaldesa en broma y así surgió el personaje”, añade Urtasun. Su compañero de aventuras en el impulso de las fiestas fue Andoni Iribarren, recientemente fallecido y “muy importante para los vecinos”. Según la exalcaldesa, nunca han tenido ningún problema con el Ayuntamiento y la implicación de toda la calle es fundamental: “La financiación también es asunto nuestro, a través de los bares”, detalla.

La lluvia cesó ayer pocos minutos antes de las 13.00 y decenas de personas de todas las edades aprovecharon para acercarse al lanzamiento del cohete frente a la Iglesia de San Lorenzo. El encargado de prender la mecha fue Mohi, un joven saharaui que se encuentra de acogida en casa de la actual alcaldesa, Ainhoa Unzue. Tras el estallido, la comitiva se dirigió a la plaza de Recoletas, arropada por los vecinos y curiosos que se acercaron a la cita. Allí, los dantzaris del grupo Ortzadar interpretaron varios bailes, animando al público, que se incorporó al grupo en algunas de las piezas. Los kilikis de San Lorenzo, mientras, hicieron correr a los más pequeños.

Por la tarde, el grupo Iruña Taldea realizó el Ingurutxo de San Lorenzo por segundo año. Este baile, presentado el año pasado durante las fiestas de la calle, fue creado por este colectivo inspirado en una danza social que se realizaba años atrás. Además, los danzantes de San Lorenzo e Iruñeko Gaiteroak precedieron la misa que tuvo lugar a las 19.30, cantada por los Auroros de Santa María en honor al santo.

A las 20.00 horas se celebró el tradicional obsequio a los vecinos con relleno y vino. Uno de los responsables de este acto fue Manuel Egia, socio de la Sociedad Laumendi: “Aquí lo preparamos todos los años y ya es costumbre, se anima mucha gente”, explicó. Tras abrir el apetito, los vecinos participaron en una cena autogestionada y después pudieron bailar con la clásica charanga Jarauta 69. El programa concluyó, como es costumbre, a las 4.00 con una jotica a San Lorenzo.