Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

ocurrió a las 20 horas del día 1 en merindades

Octava agresión a un chófer de villavesa en lo que va de año

El comité de empresa pide a la MCP más concienciación y anuncia una nueva concentración el 16

Mikel Bernués / Javier Bergasa - Viernes, 11 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Concentración de conductores de villavesa frente a la MCP tras la agresión a un compañero en el mes de marzo.

Concentración de conductores de villavesa frente a la MCP tras la agresión a un compañero en el mes de marzo. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

pamplona - “Esto va en aumento. Empezó hace años con algún incidente esporádico, pero cada vez va a más”, explica Maite Beorlegui, del comité de empresa de TCC. El martes uno de agosto, a las 20.00 horas en Merindades, se produjo la octava agresión a un chófer de villavesa en lo que va de año. Un forcejeo en la línea 5 con una usuaria que acostumbra a no pagar el billete. En pleno viaje y con el vehículo en marcha.

El comité de Empresa de TCC, como sucede con cada uno de estos episodios, ha convocado una nueva concentración frente a la sede de la Mancomunidad el próximo miércoles 16 de agosto a las 10.30 horas. “Se trata de que se nos vea y de concienciar sobre este problema”, considera Beorlegui, y apunta a la intención de parar el servicio un par de horas “si esto sigue así” ante una futurible agresión. “Estamos decididos”. La sensación de inseguridad y el hartazgo en el colectivo no es nuevo, especialmente en el servicio nocturno. Pero sí se ha visto incrementado. En 2017 se han contabilizado ocho agresiones que han conllevado denuncia. En 2016 fueron seis y en 2015 y en 2014 se registraron dos cada año. Por su parte la MCP tramitó en 2016 tres denuncias por vía administrativa de usuarios que ocasionaron molestias al personal de conducción o a otros usuarios. Este año no ha tramitado ninguna de este tipo.

El rosario de agresiones de 2017 arrancó la madrugada del 4 de marzo, en torno a las 5.00 horas en la N-3 a su paso por la cuesta de Labrit. A un conductor le partieron el labio después de instar al agresor a que pagara el billete. El 31 del mismo mes, pasadas las 22.30 horas, otro chófer solicitó la presencia de la Policía Municipal tras ser increpado en San Jorge por un menor al que le había retirado un bonobús que correspondía a una persona jubilada. El menor amenazó al trabajador e intentó sin éxito robarle las monedas del cajón.

La madrugada del 18 de abril (00.46 horas), en la N-6 en Mendillorri, un trabajador sufrió patadas y golpes en la cara con rotura de gafas y heridas de diversa consideración. El motivo, recriminar a dos jóvenes por beber dentro del vehículo. Por su parte, el chófer Carlos Villaín sufrió dos episodios violentos en junio. Uno después de que el conductor de un turismo se enfadara a la salida de una parada, le insultara y le siguiera hasta cocheras. Después, la tarde del 25 de junio en la línea 7, a Villaín le arrojó una lata de cerveza a la cabeza un chaval con síntomas de embriaguez que reclamaba a gritos que le abrieran la puerta del autobús en mitad de trayecto.

Los Sanfermines se saldaron con dos nuevas agresiones. La madrugada del día 11 un ciudadano checo de 32 años propinó un puñetazo en el mentón y varias patadas durante el forcejeo a un conductor que había bajado de la villavesa para recriminarle por golpear el vehículo y pulsar el botón de desbloqueo de las puertas delanteras. Una noche después, un chófer que ya se dirigía a cocheras paró la villavesa en San Lorenzo y salió a los baños situados junto al hotel Tres Reyes con la mala suerte de que se dejó una puerta abierta. Al regresar, una persona de unos 50 años se había colado en el autobús, y al solicitarle el conductor que bajase porque la villavesa no estaba en funcionamiento, se abalanzó con violencia sobre él. Varios viandantes salieron en auxilio del conductor y retuvieron al agresor hasta la llegada de la policía.

en corto

Mamparas. Seis villavesas funcionan actualmente con unas mamparas de protección para el conductor en una prueba piloto. El objetivo del comité de empresa es que dispongan de ella al menos los autobuses que realizan el servicio nocturno.

Cámaras. La MCP ha instalado cámaras de vigilancia en 115 de las 140 villavesas disponen de cámaras de vigilancia.

Sanciones. La ordenanza reguladora del servicio público establece que las infracciones graves sean multadas con cifras que van desde los 601 euros hasta los 3.000. Las leves se castigan con hasta 600 euros. Por ejemplo, no pagar el billete conlleva una sanción de 60 euros.

Herramientas de Contenido