Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Amistoso

Osasuna luce orden y estrategia

Amistoso | Bate al Eibar, un rival de Primera, con dos goles a balón parado de David Rodríguez y Xisco y exhibiendo una imagen muy seria de equipo solidario

Javier Leoné / Mikel Saiz - Sábado, 12 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Xisco celebra el segundo gol de Osasuna, con Riesgo y Gálvez de rodillas.

Xisco celebra el segundo gol de Osasuna, con Riesgo y Gálvez de rodillas. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

  • Xisco celebra el segundo gol de Osasuna, con Riesgo y Gálvez de rodillas.

Pamplona- A ocho días de su estreno liguero en Segunda División, Osasuna se presentó ante su afición en El Sadar con una victoria (2-0) contra un rival de superior categoría, el Eibar, y ofreciendo además una imagen de equipo serio, sólido y solidario. Los pupilos de Diego Martínez superaron al conjunto armero merced a dos goles que nacieron en sendas jugadas de estrategia (uno en la primera parte -obra de David Rodríguez- y otro en la recta final del choque -Xisco cerró la cuenta-) y también gracias a su orden y disciplina. En definitiva, la mejor manera de despedirse de los amistosos de pretemporada y de mostrarse en su feudo ante una afición que se marchó del estadio con un muy buen sabor de boca.

Aunque la competición oficial siempre es otra historia -el sábado de la próxima semana, contra el Sevilla Atlético, habrá ya puntos en juego-, lo cierto es que Osasuna ofreció ayer una imagen casi inmejorable. Salvo un titubeante inicio en el que un mal despeje con los pies de Sergio Herrera estuvo a punto de costarle muy caro al bloque rojillo -Capa aprovechó el regalo del portero para servir un excelente balón al que Kike García no llegó por poco dentro del área pequeña-, el conjunto navarro manejó la contienda con bastante tino. Trató de sacar la pelota jugada y, cuando no pudo, buscó la velocidad de sus hombres más adelantados: David Rodríguez, que de salida se ubicó pegado a la banda derecha, y un Quique que jugó en punta y al que le sobró brega, aunque también le faltó presencia en el área rival.

Osasuna tardó poco en disparar a portería por primera vez -un lejano chut de Fran Mérida en el noveno minuto que Riesgo atajó sin problemas- y algo más en crear peligro de verdad, cuando David Rodríguez no llegó por poco a un buen saque de esquina ejecutado por Roberto Torres (m. 19). Sin embargo, 17 minutos después, los mismos protagonistas se encargaron de elaborar la jugada que permitió a los rojillos retirarse al vestuario con ventaja en el marcador en otra acción de estrategia. El primer tanto del partido nació de una falta lateral que el centrocampista de Arre puso en el segundo palo. Lo hizo con un ligero efecto que convirtió en infructuosa la dubitativa salida de Riesgo y permitió a David Rodríguez enviar el balón al fondo de la portería con un certero cabezazo.

Poco más ocurrió en una primera mitad muy táctica y con pocas ocasiones, salvo una vaselina de Roberto Torres que se marchó por encima de la portería del Eibar y un disparo flojo y desviado de Bebé para completar el escaso bagaje ofensivo de ambos equipos.

La segunda mitad comenzó con los mismos protagonistas que iniciaron el choque -a excepción de la entrada de Ibargoien por Escoruela en el Eibar- y con una puesta en escena casi idéntica a la de la primera, ya que el conjunto armero estuvo a punto de nivelar la contienda de salida con un potente remate de Kike García. El ariete controló el balón dentro del área, se deshizo de la marca de Aridane y conectó un buen disparo que encontró una mejor réplica de Sergio Herrera. El arquero de Osasuna demostró así reflejos y contribuyó a que su equipo terminara con la portería a cero por segunda vez en los cinco amistosos de pretemporada -contra el Burgos, en Olite, los rojillos tampoco encajaron-.

Con ventaja en el marcador, Osasuna se replegó ligeramente, cedió con descaro la pelota a su oponente y se dedicó a defender. Eso sí, lo hizo con mucho orden y mayor solidaridad, ya que los futbolistas rojillos se cubrieron las espaldas continuamente. Destacó en esta fase del partido el desgaste y la entrega de los dos mediocentros, Fran Mérida y Joaquín Arzura. Ambos disputaron todos los minutos del partido y además a gran nivel, demostrando un alto grado de complicidad y, en ocasiones, de capacidad creativa.

Con el Eibar apretando para no marcharse con una derrota del estadio de un rival de inferior categoría, Osasuna sufrió un poco más de lo debido. Pero se defendió bien y, lejos de conformarse con su exigua ventaja, buscó sentenciar el choque a la contra. Lo intentó con De las Cuevas, Torres y Quique mientras los tres se mantuvieron sobre el terreno de juego, pero continuó probando fortuna cuando, saliendo desde el banquillo, les tocó el turno a Mateo García, Sebas Coris y Miguel Díaz. Sin embargo, fue en otra acción de estrategia y con el partido tocando a su fin cuando otro hombre de refresco, Xisco, aprovechó una asistencia de Miguel Díaz de cabeza tras una falta lateral que Fran Mérida puso magistralmente en el segundo palo.

Así cerró Osasuna un partido en el que ofreció una imagen de equipo serio y aguerrido. Un triunfo que no suma puntos, pero que sirve para reforzar la confianza y el buen trabajo de los rojillos de cara a su estreno liguero.

Herramientas de Contenido