Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

vecinos

Una coral comprometida

El coro Auzperri Abesbatza, bajo la dirección de Begoña Almirantearena, celebra su 25º aniversario

Hoy a las 21.30 horas ofrecerán en Espinal una actuación estelar al aire libre con espectáculo de luces

Patricia Carballo - Sábado, 12 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El coro ‘Auzperri Abesbatza’ de Espinal, que integra a 39 vecinos, es un grupo con identidad propia que ha ido ganando en posibilidades musicales a lo largo de sus 25 años de andadura.

El coro ‘Auzperri Abesbatza’ de Espinal, que integra a 39 vecinos, es un grupo con identidad propia que ha ido ganando en posibilidades musicales a lo largo de sus 25 años de andadura.

Galería Noticia

“Es un grupo muy implicado que mantiene un espíritu optimista. Es el creer que lo vamos a conseguir”

ESPINAL - Nadie sabe de dónde sacan tantas horas para ensayar, pero lo cierto es que su éxito se lo ganan a pulso. El coro Auzperri Abesbatza celebra en su momento más álgido sus 25 años de andadura y lo ha hecho con una serie de eventos durante el año que culminan hoy por todo lo alto con una actuación estelar en su localidad, Aurizberri-Espinal.

Y es que, si algo caracteriza a este pueblo pirenaico, es su gran afición por la música. En efecto, Espinal, con tan sólo 240 habitantes, cuenta con una coral, una fanfarre, un grupo de txistularis, un grupo de bertsolaris y otros grupos de música de larga trayectoria. Una devoción que arrastran desde el siglo pasado y que llevan en la sangre los auzperritarras, gracias al legado que dejaron en este pueblo los curas y maestros, transmisores en esos momentos de la cultura musical. Quizá ese sea uno de los secretos para que el coro haya crecido hasta devenir en lo que es hoy: una gran familia. “El grupo comparte una identidad y tiene los mismos intereses porque pertenecemos al mismo pueblo y siempre hemos vivido la tradición de cantar como algo natural en nuestras casas”, coinciden la directora Begoña Almirantearena y el organista Ildefonso Erburu.

Tal y como se le conoce hoy en día, el coro surgió en 1992 de la mano de su actual directora que, en su momento alumna aventajada aunque con escasas nociones de dirección, se vio obligada a coger las riendas del coro parroquial que se había quedado huérfano tras el fallecimiento de Don Agustín Ezurmendía. “Yo no me atrevía a dirigir, era muy joven, pero tenía todas las papeletas. Fue difícil y tuve que asistir a un curso de tres años de dirección”, apostilla Begoña. Hasta entonces, el párroco Don Agustín, amante de la buena música y de la cultura euskaldun, ya había formado un grupo menos estable aunque con un alto nivel técnico que amenizaba las celebraciones litúrgicas y otras fiestas en el pueblo. Sin embargo, fue con la entrada de Begoña como directora cuando los ensayos pasaron a ser más organizados y se empezaron a aplicar técnicas novedosas y complejas aprendidas de la mano de expertos que les permitían estar al corriente de las últimas tendencias en música coral. “Fue una experiencia de descubrimiento, de aprendizaje y esfuerzo por parte de todos. Estaban dispuestos a cualquier cosa con tal de continuar con el coro”, explica la directora.

Con el paso de los años, el conjunto se fue fortaleciendo gracias al tesón de Begoña y a las ganas fehacientes de aprender de los coralistas. Ya no se concebía en el pueblo una festividad sin las voces de la coral. Además, la llegada fortuita de nuevas partituras hizo que se ampliara el repertorio religioso e incluyeran canciones profanas y populares vascas, lo cual les supuso la posibilidad de salir a cantar a otros lugares, sobre todo en el año 2009 a raíz del ingreso en la Federación de Coros de Navarra. “Las salidas son una buena oportunidad para marcarnos una meta y subir un poco el listón porque te obliga a organizar un programa y sales de la dinámica habitual”, afirma Ildefonso. Desde entonces, han logrado ganar en visibilidad y han participado en intercambios con coros de Mondragón, Tudela, Talavera de la Reina o Maule. Asimismo, a nivel local participan en el Día de la Música de Espinal que se celebra desde hace 20 años y en el Encuentro de Corales del Pirineo, una “buena ocasión para confraternizar con los demás coros del Pirineo”.

IDENTIDAD PROPIA Tras un cuarto de siglo de trayectoria, el coro Auzperri Abesbatza, compuesto hoy por 39 coralistas (13 hombres y 26 mujeres), sigue manteniendo la misma esencia, a pesar de la llegada de nuevas voces. “Lo difícil igual ha sido sacar lo mejor de cada cuerda y conseguir un sonido único para el coro. Y el hecho de que hayan confiado en mí y sigan mis instrucciones. Eso nos ha llevado a estar en el momento en el que estamos”, asegura Begoña. Un momento de apogeo, con una dedicación total de los coralistas, con el aire fresco de los jóvenes, con un buen puñado de conciertos en su historial, con la inestimable labor de la pianista María Villanueva y con nuevas partituras traídas de países lejanos que, interpretadas con coreografía, causan sensación allá por donde van. “Es un grupo estable, muy implicado y comprometido que mantiene un espíritu optimista. Es la constancia y el creer que lo vamos a conseguir”, asevera su directora. De hecho, lo lograron el año pasado, cuando recibieron el primer premio en el Concurso de Corales de Camino de Santiago celebrado en Zizur, en una actuación en la que dieron lo mejor de sí mismos, incluido un grandioso final a cargo de la pieza Baga Biga Higa, de Mikel Laboa. “Si ganamos, fue gracias a esta canción”, señala Ildefonso. Una exigente melodía que les identifica y que, en realidad, condensa la esencia del coro, del pueblo, de su cultura y de su gente. Una esencia que indudablemente seguirá dejando una huella en la historia de la música de Aurizberri/Espinal.

HOY, CONCIERTO Con toda la ilusión y las ganas del mundo, Auzperri Abesbatza ofrecerá hoy a las 21.30 horas con entrada gratuita un majestuoso concierto de imagen, luz y sonido al aire libre, detrás de la biblioteca. Bajo el título Suena de cine, los coralistas y los músicos del pueblo interpretarán canciones de películas, además de otras sorpresas. Previamente, a las 19.30 horas saldrá la comparsa de gigantes por las calles de la localidad y habrá pintxo-pote con la fanfarre Fan eta Farre. Hoy Aurizberri/Espinal se vuelca en un ambicioso evento digno de admirar que ha sido posible gracias al voluntariado de sus vecinos y a la financiación de más de 30 empresas que han sabido valorar el enorme potencial de esta coral.

Herramientas de Contenido