Javier Lacunza jugador del basket navarra

“Soy apasionado y me meto mucho en el partido. Me identifico con los valores del Basket Navarra”

Javi Lacunza vuelve para ser profeta en su tierra. Tras cuatro años en Florida y uno en León, este alero de 2,03 y 23 años será pieza clave en el proyecto del Basket Navarra

Iñigo Munárriz Unai Beroiz - Domingo, 13 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pie de foto. Pie de foto. Pie de foto.

Pie de foto. Pie de foto. Pie de foto.

Galería Noticia

Pie de foto. Pie de foto. Pie de foto.

pamplona- Nueva York, Florida, León y por fin vuelta a Pamplona para hacer carrera en su tierra. Javi Lacunza, tras curtirse en el basket físico del otro lado del charco y probar el sabor del profesionalismo en el León a las órdenes de Ángel Jareño, regresa a casa para enrolarse en las filas del equipo de sus amores: el Basket Navarra.

El Basket Navarra apuesta por jugadores de la tierra y usted siempre se ha confesado aficionado del club. Parece que estaban destinados a encontrarse.

-Yo siempre desde pequeñito les iba a ver y también tuve mi época de entrenar con ellos cuando estaba Ángel Jareño. Luego tuve mi etapa de Estados Unidos pero seguía en contacto y cuando venía en verano entrenaba con ellos. Este año se han dado una serie de situaciones en las que lo mejor para mí era quedarme. Ellos me han ofrecido, me han puesto su confianza y yo encantado de estar en casa.

¿Cómo se fraguó el fichaje?

-Desde principios de verano estuve hablando con Javi (Sobrino), aunque yo intentaba un poco aislarme y que fuera mi agente el que llevara el asunto. Al final le hicieron una oferta a mi agente, mi agente me llamó y yo también quería quedarme aquí porque voy a hacer un máster.

¿Un máster en qué?

-Dirección de personas en las organizaciones. Si soy capaz, que creo que sí, de encajar las dos cosas va a ser un año que lo voy a aprovechar muy bien.

¿Qué supone para usted volver a casa?

-Es un sueño. Jugar en casa siempre me ha hecho una ilusión especial y más después de tanto tiempo fuera. Tener ahí a los familiares y amigos, que podré verles también los fines de semana, pues es una gozada.

Cuando vino aquí el año pasado como visitante la mitad de la grada era suya.

-(Risas) Sí, bueno... era mi primera vez jugando en Pamplona desde hace 5 ó 6 años y sí que me apoyaron mucho.

Para los aficionados que no le han visto jugar, ¿cómo se define como jugador?

-Un jugador polivalente que le gusta jugar tanto por dentro como por fuera. Me gusta tirar, atacar la canasta y generar juego para mi equipo. También soy apasionado, me meto mucho en el partido. Me identifico con los valores del Basket Navarra.

¿Ha podido hablar ya con David Mangas, el nuevo míster?

-Estuve hablando con él por teléfono. Es un tío genial, viene a dar todo por este club y las impresiones son bastante buenas. El equipo se va a basar en el trabajo y con el apoyo de todos será un buen año.

¿Le ha comentado qué rol va a desempeñar en el equipo?

-Todavía es un poco pronto porque no está el equipo hecho. Sé que no quiere individuales, que todos aportemos al grupo y eso es algo que estoy al cien por cien de acuerdo con él.

Aún no hay equipo pero ya entrena por su cuenta en Larrabide.

-Sí, llevamos un tiempo entrenando. Es que yo tuve una lesión de hombro a final de temporada y estuve mucho tiempo yendo al CEIMD y lo tengo que agradecer por la ayuda que me han dado. Ahora ya tengo el hombro perfecto. Ya llevo unos días yendo al gimnasio y entrenando en pista para llegar lo mejor posible.

Volviendo al pasado, estuvo en el instituto en Nueva York.

-Sí, eso fue en primero de Bachiller. Tuve la opción de irme al Estudiantes o a Estados Unidos a una familia a aprender inglés. Fui allí, estuve jugando en el instituto y me fue bien, era un pueblillo en el norte del Estado.

Después cuatro años en Florida.

-Sí, volví aquí, hice segundo de Bachiller y luego volví a Estados Unidos, a Florida Atlantic y allí he hecho mi carrera universitaria.

Allí se encontró un basket mucho más físico.

-Desde luego. He aprendido a sufrir, a sufrir entrenando y a disfrutar sufriendo, que es algo que es muy difícil conseguirlo. Eso es lo primero que me llevo junto con los amigos que he hecho. El disfrutar sufriendo es algo que he aprendido allá.

El año pasado recaló en León de LEB Plata. ¿Cómo vivió esa primera experiencia como profesional?

-Muy bien. Venía de Estados Unidos con muchos altibajos y volvía un poco como con ansias de jugar. Al principio estaba jugando y me sentía como nervioso pero conforme pasaban los partidos me fui relajando y volví a disfrutar fuera de la pista. Un año muy positivo y he estado muy contento.

En aquel partido que jugó aquí contra el Basket Navarra, ¿que sintió? ¿Nervios?

-Más que nervios estaba con ansias. Llevaba toda la semana con ganas de que llegara ese día y quería hacerlo genial. Salió como salió, perdimos y nos cortó una racha que llevábamos de cinco partidos ganados. De todos modos, lo disfruté, fue especial.

A la hora de recalar en el León supongo que sería fundamental la figura de Ángel Jareño.

-Sí, con Ángel tenía contacto y tiene un palmarés y una trayectoria impresionante. Me habló muy bien del equipo y de la ciudad y ha sido un año genial. La ciudad de León es una pasada y estuve muy a gusto en el club también.

¿Qué diferencia hay del Javi Lacunza que llegó a León con el Javi Lacunza que llega ahora al BNC?

-Sobre todo experiencia. Ya no soy un rookie, tengo un año de jugar en esta Liga. Conozco la Liga, los equipos, sé qué nivel hay y me veo capaz de competir a muy buen nivel.

La última. ¿Qué le pide a esta primera temporada en el Basket Navarra?

-Lo primero salud: no lesionarme, estar bien. En lo colectivo, con el equipo unido y trabajando como uno por qué no soñar con el ascenso, aunque obviamente es muy pronto para decirlo.

las claves

“Ya no soy un ‘rookie’, tengo un año en esta Liga. Conozco la Liga, los equipos, sé qué nivel hay y me veo capaz de competir a muy buen nivel”

“Es un sueño. Jugar en casa siempre me ha hecho una ilusión especial y más después de tanto tiempo fuera”