Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Los tres grandes controlan más de la mitad del negocio bancario en Navarra

CaixaBank, BBVA y Santander refuerzan su dominio en el sector - Las cooperativas crecen e introducen competencia en un mercado muy concentrado

Juan Ángel Monreal - Domingo, 13 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Ana Botín, presidenta del Banco Santander.

Ana Botín, presidenta del Banco Santander.

Galería Noticia

  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

Pamplona - Las tres grandes entidades financieras españolas (Santander, BBVA y CaixaBank) controlan ya alrededor del 55% del negocio bancario de Navarra. Un grado de concentración elevadísimo, que se dispara hasta acercarse al 80% si se tiene en cuenta a Caja Rural de Navarra, la única entidad con sede la Comunidad Foral, y la que más ha crecido de forma orgánica en los últimos años.

Esta reducción en el número de competidores, una tendencia que arranca en el año 2009 y que todavía no se ha detenido, ha dado una nueva vuelta de tuerca en 2017, con la compra por un euro de un Banco Popular al borde de la quiebra por parte del Santander. Esta operación permite a la entidad presidida por Ana Botín reforzar un fuerte liderazgo en España, que en Navarra se limita a una tercera posición, ya distanciado de BBVA. Popular contaba en la Comunidad Foral con una fuerte implantación debido a la tradición del Banco de Vasconia y retenía todavía unos 65.000 clientes a los que Banco Santander tratará de extraer una mayor rentabilidad.

En ningún otro gran país europeo existe una concentración bancaria similar. En toda España, las cinco grandes entidades -Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell- suman el 72% de los activos y cerca de un 62% del volumen de negocio total. Este porcentaje supera en casi 15 puntos la media europea y casi duplica el de economías como la austriaca, la alemana o la del Reino Unido. Lo advirtió a comienzos del verano el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y era refrendado por algunos estudios, que apuntan que una mayor concentración bancaria podría encarecer el crédito a las pequeñas y medianas empresas, que suponen el 95% del tejido productivo.

En Navarra, la concentración bancaria resulta especialmente intensa por varias razones. Y la más importante tiene que ver con la desaparición de Caja Navarra, que entregó su negocio a CaixaBank. La entidad catalana, ahora presidida por Jordi Gual, contaba al cierre del pasado año con unos 375.000 clientes y una cuota de mercado que, si bien no ha dejado de menguar desde 2012- roza todavía el 33%, con unos 15.890 millones en volumen de negocio-. Si a ello se le añade la histórica presencia del BBVA y la adquisición del Popular por el Santander, que le permite superar los 7.000 millones de volumen de negocio, el resultado es una concentración muy alta en manos de solo tres agentes. Sabadell, con algo más de 1.l00 millones, y Bankia poseen una presencia muy inferior.

Con sus propias peculiaridades, la realidad navarra replica lo sucedido en aquellas comunidades que perdieron su caja (todas excepto la CAV y Aragón). Y solo la fortaleza de la banca cooperativa, con Caja Rural y Laboral Kutxa, ha introducido una cuña en el sector. Ambas conceden durante los últimos años casi cuatro de cada diez euros nuevos de crédito hipotecario y han sido capaces de robar cientos de millones de euros a sus competidores. Su cuota de depósitos cerró 2016 en un 38,18%, la más elevada de la historia. Entre Caja Rural y Laboral Kutxa custodiaban unos 6.014 millones de euros en depósitos, frente a los 5.635 millones de CaixaBank y el resto de las antiguas cajas (Ibercaja, KutxaBank, Bankia...) y los 4.524 millones de los bancos. Es la primera vez en la historia que esto sucede, si bien el dato, con resultar significativo, puede inducir a un cierto engaño: tanto CaixaBank como BBVA y Santander son especialmente fuertes en fondos y productos fuera de balance.

El Banco de España descarta que la disminución en el número de entidades haya supuesto una menor competencia de la que salga perjudicado el ciudadano. “La competencia es feroz”, dijo el presidente de la Asociación Española de la Banca, José María Roldán, en un acto público tras la venta del Popular. Y apuntó a que los nuevos operadores tecnológicos solo han comenzado a crecer: “Se van a colocar donde más margen tienen los bancos y serán una competencia directa con los bancos. Ofrecerán tarjetas de créditos, préstamos al consumo y otros productos y ejercerán más presión competidora”.

apunte

Cooperativas, 1.300 millones captados desde 2011. Caja Rural y Laboral Kutxa han captado solo en depósitos unos 1.300 millones de euros en los últimos cinco años. En este tiempo, que coincide con la desaparición de Caja Navarra, el antiguo sector de cajas de ahorros se ha dejado mil millones de euros en depósitos, por lo que parece haberse producido un cierto movimiento del ahorro entre entidades.

Banca pública, posible. A partir del próximo otoño el Gobierno estudiará la posibilidad de poner en marcha una banca pública. El informe jurídico que maneja no ve impedimento legal alguno en ponerla en marcha. Se requiere sin embargo un capital inicial de 18 millones de euros y la autorización del Banco de España, por lo que habría de ser negociado con el Gobierno central.

Herramientas de Contenido