Adiós Pamplona

Arranque de la Vuelta del Castillo, 1963

Por Joseba Asiron (www.adiospamplona.blogspot.com) - Domingo, 13 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

De Arazuri, J.J. “Pamplona, calles y barrios”.

De Arazuri, J.J. “Pamplona, calles y barrios”.

Galería Noticia

De Arazuri, J.J. “Pamplona, calles y barrios”.Pamplona, agosto de 2017. J.A.S.

En 1963 la Vuelta del Castillo era un espacio periférico y sin un uso específico, en el que crecía una hierba rala cuajada de pedruscos y en el que en primavera y verano crecían todo tipo de arbustos espinosos. Las ovejas pastaban allí a diario, procedentes de las casitas de labranza sitas en Iturrama, y no era infrecuente que acudieran militares e incluso guardias civiles para hacer maniobras y ejercicios de tiro, dando saltos y escondiéndose entre los árboles.

La fotografía muestra, en el extremo izquierdo, parte de los cuarteles militares que ocupaban el solar de la actual Estación de Autobuses, justo el lugar en el que comenzaba la Vuelta del Castillo. En el centro de la foto pueden verse los almacenes de carbón de Frauca, y detrás algunos edificios de la Avenida de Galicia, así como la silueta inconfundible de la parroquia de los Paules, diseñada por Víctor Eusa en el año 1928

Hoy en día la zona ha cambiado especialmente en lo que a su concepción se refiere, porque la Vuelta del Castillo constituye el principal pulmón verde de la ciudad, y un espacio de ocio y recreo inigualable y muy bien aprovechado. Desaparecieron hace tiempo los cuarteles militares, permitiendo la ampliación de la zona ajardinada, aunque muchos recordarán que en su solar se instalaron durante décadas las barracas sanfermineras y el circo. El almacén de Frauca debió de desaparecer en la década de los años 70, porque quien esto escribe recuerda haber saltado sus tapias para “explorar” y jugar en su interior, y tan solo la silueta de la parroquia permite identificar fehacientemente ambas imágenes. Toda la zona intermedia está ocupada por la plaza de los Fueros, que los libros de arquitectura alaban, pero que no pocos ciudadanos consideran un espacio un tanto “fallido”.