Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Casco rojo

¿A dónde vas?

Por Sergio Garbisu - Lunes, 14 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Andrea Dovizioso es más bueno que el pan. Una persona que procura mantenerse alejado de los focos y que en las ruedas de prensa medita tranquilamente las respuestas con una penetrante mirada de sinceridad. Parco en risas pero eternamente sonriente. Un tipo ajeno a los barullos mediáticos que se forman en las trastiendas del Mundial y viviendo siempre a la sombra del tirón mediático de Rossi que todo lo fagocita. Y más le valió ayer a Marc que así fuera. Porque cualquier otro con la sangre más templadita se hubiera bajado de la moto y se hubiera ido derecho al de Cervera cargando el revolver.

Nada mejor que una carrera que se decida en la última curva. Como aficionado a las carreras, el sumun. Y ayer disfrutamos de lo lindo.

¡Qué gritos! Pero vistas en frío una decena de veces la última vuelta, y más aún la última curva, de verdad que el mérito de Andrea es superlativo. Mérito como piloto sabiendo cortar gas y dejando que Marc, cuyo interior era un auténtico suicidio, se pasara, para posteriormente poner a rugir la Ducati al máximo y volar en aceleración hasta la bandera a cuadros. Porque lo más normal era que esa colada sin control de Marc se lo llevara por delante sin remedio, y a saber si Márquez hubiera también aguantado de pie. Nada nuevo en el de Honda. Vean si no la última curva de Jerez 2013 con Lorenzo. Idéntica, salvo que entonces Lorenzo no cortó y lo echó. Como espectáculo, lo más, pero…

En Marc su principal virtud en la pista, su innato talento y ansia de ganar, es a menudo su principal debilidad. Que se lo digan a su jefe Sakamoto que se jubiló el año pasado sin uñas en sus manos.

Por eso, me alegro mucho de que ayer ganara Dovi. Por él, que se lo merece, por Ducati, por la clasificación del Mundial y también por haber dejado en una batalla así a Marc por detrás, haciéndole mortal en la pelea aun sabiendo que es unas cuantas veces mejor piloto que el italiano. Y aún así, el gélido Andrea sin caerla bandera se volvió para decirle ¿A dónde vas…?

Herramientas de Contenido