Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Consuelo Ochoa alcaldesa de lerín

“Seguiremos con tesón, sentido común y con una gestión responsable”

La alcaldesa de Lerín afronta con ánimo la segunda parte de la legislatura y repasa la actualidad municipal y las iniciativas y proyectos que esperan llevar a cabo

Maite González - Lunes, 14 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Consuelo Ochoa, alcaldesa de Lerín.

Consuelo Ochoa, alcaldesa de Lerín. (Foto: Maite González)

Galería Noticia

Consuelo Ochoa, alcaldesa de Lerín.

lerín- Llegados al ecuador de la legislatura, Consuelo Ochoa (Plataforma de Lerín) hace balance de estos dos años al frente del Consistorio lerinés.

¿Qué balance hace de esta primera parte de la legislatura

-El balance es positivo, puesto que, en estos dos años de gestión municipal, se ha conseguido recuperar la estabilidad económica de este Ayuntamiento y otros logros importantes en nuestra apuesta por la dinamización local y el progreso para Lerín y sus habitantes. Durante todo este tiempo de gobierno ha primado el trabajo, el compromiso, el sentido común y la decencia. Han sido dos años de cambio, de otra manera de gobernar y de estar en el equipo de gobierno. Además, estamos contentos por todo lo aprendido y orgullosos de habernos dedicado a gestionar con tenacidad, constancia y entusiasmo y siempre con un objetivo final prioritario: el bien común.

¿Cómo fue el inicio?

-Duro. Encontramos una situación tortuosa y caótica en muchos de los aspectos de la gestión municipal. La situación económica era penosa, con un importante déficit acumulado y una deuda inmensa que arrastraba el Ayuntamiento desde la anterior legislatura. Las sorpresas desagradables de impagos, aplazamientos, infraestructuras sin concluir o instalaciones municipales con graves defectos de ejecución, no han dejado de sucederse y no ha habido alfombra que se haya levantado en la que no nos hayamos encontrado sapos y culebras y algún que otro problemón aparcado y por solucionar. Empezamos atados de pies y manos, en minoría y sin posibilidades de mover un dedo en cuanto a inversiones y a proyectos. Al principio no podíamos tener una perspectiva clara del final del túnel, pero pronto fuimos conscientes de lo mucho que había por hacer para poner solución a los problemas.

¿Cómo está siendo el trabajo?

-De limpieza y orden, de control y de equilibrio económico. Activo, responsable, muy dinámico y consecuente. Lleno de propuestas para consolidarlas con la ciudadanía y poder convertirlas en proyectos a corto y medio plazo. ¡Nos quedan dos años!

¿Qué han hecho al respecto?

-Una de las primeras decisiones que tomamos y que era fundamental fue solicitar a la Cámara de Comptos una auditoría urgente, para realizar una inspección que reflejase oficialmente la situación real del Ayuntamiento, tanto en el plano económico financiero como en lo que se refiere a las medidas a tomar para poner a salvo su viabilidad.

¿Cuáles fueron los datos de ese informe de Comptos?

-Como datos más significativos de la auditoría de Comptos, se indicaba que la deuda total conocida a 1 de enero de 2015 era de 1,880 millones de euros. De ellos, 1,3 millones era la deuda con los bancos (deuda viva), y 564.000 euros de facturas pendientes de pago. El remanente de tesorería era negativo y superior a 313.000 euros. Nosotros, después de rebajar en 2015 el remanente a 246.000 euros, a 31 de diciembre de 2016 el remanente ya es positivo con más de 12.600 euros.

¿Cómo han afrontado esa gestión?

-Lo que hemos hecho es ser conscientes de lo que se puede gastar, no se puede gastar lo que no tienes. Tenemos como compromiso prioritario pagar lo que se debe y no comprometer gastos que no se puedan atender. En los dos años de legislatura que levamos hemos tenido que pagar más de 600.000 euros de ejercicios anteriores.

¿Qué había ocurrido para llegar a esta situación?

-La gestión del equipo de gobierno anterior no puso freno al gasto. No había control, ni equilibrio entre los gastos y los ingresos. En los presupuestos se minimizaban los gastos y se aumentaban los ingresos artificialmente, confeccionando unos presupuestos irreales. Ahora sobre todo hemos hecho unos presupuestos absolutamente reales. También hay que decir que los meses previos al cambio de gobierno municipal se realizaron importantes pagos a proveedores por deudas de ejercicios anteriores a 2015 utilizando para ello los ingresos de la contribución de 2015. Se pagaron facturas muy anteriores, algunas de 2012. Además, se aplazaron y comprometieron otros pagos significativos que tuvo que asumir el nuevo Ayuntamiento.

¿Han tomado medidas?

-Hemos llevado una política de contención, evidentemente no hemos podido hacer ningún tipo de inversión. Valorando los recursos para poder paliar toda la deuda económica, en este momento podemos decir que sacamos un poco la cabeza para poder respirar. Seguimos con la misma idea de contención y sobre todo de equilibrio.

¿Ha sido posible acometer algún proyecto previsto al entrar en el Consistorio?

-Hemos sido muy realistas, ¿qué vamos a poder acometer de proyectos si tenemos una deuda descomunal? Estaremos quietos hasta poder sanear, hay que racionalizar.

“Al entrar encontramos una situación tortuosa y caótica en muchos de los aspectos de la gestión municipal. La situación económica era penosa”

Una vez encarrilada la situación, ¿tienen alguna prioridad?

-Hay muchas opciones para tomar aire. Una de ellas es dinamizar Lerín y tenemos argumentos para presentar proyectos para que se dinamice el turismo, o las empresas, los servicios, etc. Tendremos reuniones con todos ellos para saber sus necesidades, plantear apoyos y conseguir recursos para los diferentes sectores del tejido empresarial de Lerín y llevar a cabo proyectos que presentaremos al Gobierno de Navarra.

Por ejemplo, el reciente proyecto de astronomía y turismo ‘Lerín, Tierra Estrella..

-Eso es. Hay otros muchos proyectos en mente, ahora mismo, los que tienen que ver con la recuperación del patrimonio natural, para ponerlo en valor, en muchos casos, mediante la restauración de elementos semiderruidos que en su día tuvieron una importancia vital en la historia y en la memoria de los lerineses. Pero siempre con la responsabilidad y confianza de que podemos llevarlo adelante por la implicación de personas de la localidad y por el presupuesto que suponga la actuación. También están los proyectos que se han presentado al Plan de Infraestructuras Locales del Gobierno de Navarra.

¿Cuáles son?

-Arreglos de calles, el ascensor del colegio público Blanca de Navarra, la reducción de la contaminación lumínica, la fibra óptica... En lo que se refiere a la fibra óptica, no estamos de acuerdo sobre cómo se plantea, porque nos cuesta una millonada a los pueblos pequeños. El Gobierno y las operadoras tendrían que facilitar el despliegue de la fibra.

Una de las actuaciones más complicadas ha sido la del regadío...

-En el tema del regadío la suerte estaba echada, la decisión fue la que fue, pero quedaba concretarlo. Mediante un nuevo proyecto y un nuevo procedimiento se deja claro y definitivo que el regadío tradicional no entra en el Canal de Navarra. Había que hacer un nuevo proyecto para adecuar el paso del canal y ahí está la apuesta por llevar el agua al secano. Ahora depende de los propietarios con absoluta libertad para decidir. Es la apuesta de los agricultores para poner en riego el secano.

¿Qué problemáticas más importantes tiene Lerín?

-En lo que se refiere a la demografía, hay muchas personas mayores. Necesitamos atenderlos, cuidarlos, y que tengan todos los servicios. Respecto al desarrollo, se ha vendido una parcela en el polígono industrial que esperamos irá creando expectativas de trabajo. Debemos trabajar con los recursos y el patrimonio que tenemos, sin ninguna duda, poniendo a todos los agentes locales y a todos los implicados en función. Que avancemos todos juntos. No pretendo que Lerín tenga 3.000 habitantes en dos años, sí que los habitantes de Lerín tengan las mejores condiciones de vida, los mejores servicios y la conciencia de que el Ayuntamiento es cercano y quiere hacerlo bien.

-¿Es un Ayuntamiento con las puertas abiertas?

-Yo creo que sí, se nos acerca la gente de una manera muy natural. Desde el Ayuntamiento hay una actitud de dar respuestas, de escuchar a todo el mundo y tratar de dar soluciones. A todo el mundo no se puede decir que sí, pero hay cuestiones que se pueden solucionar hablando, consensuando.

¿Cómo es el trabajo entre los grupos municipales?

-UPN está en la oposición, y a veces no son comprensibles sus posicionamientos o sus reacciones. Es una manera de hacer política, para mí no es la mejor porque si UPN se olvidase de las siglas y las consignas de Pamplona y mirase hacia el pueblo estaríamos de otra manera. No entendemos como el grupo municipal de UPN vino al último pleno para decir que se iban porque no tenían suficiente información, cuando este Ayuntamiento está abierto para trabajar y el que quiere colabora y se informa. A nadie se le niega ni la información ni el derecho a opinar.

Tengo que decir que su representante en la Comisión de Agricultura, Pachi Maestu, ha trabajado con responsabilidad, por lo cual el equipo de gobierno de este ayuntamiento le agradece su colaboración, sus aportaciones y el consenso en los acuerdos. También agradecemos a Ana Cabezón, concejala en Cultura y Festejos porque siempre está disponible y dispuesta y sus propuestas han sido muy valoradas y fructíferas.

¿Y con Lerín Unido-Lerín Berria?

-Tiene su propia manera de actuar, pero también tengo que agradecer que está y participa activamente.

¿Es sencillo trabajar con el resto de grupos?

-Con el equipo de gobierno actual, mis compañeros de la PDL, es sencillo trabajar porque tenemos una empatía natural, nos entendemos en el plano municipal y aunque trabajamos en comisiones diferentes, nos une una causa común, el respeto y la participación en todas las decisiones. Somos una plataforma sin paraguas de partido, autónoma y social. Es fácil entenderse no tenemos intereses particulares. Nosotros lo tenemos claro.

Un deseo para afrontar el trabajo que queda por hacer...

-Espero seguir trabajando con la misma ilusión, con tesón y con sentido común. Y sobre todo, queremos hacer una gestión responsable, para que quien herede este Ayuntamiento no tenga que decir jamás que le dejamos un muerto, sino un Ayuntamiento saneado y un pueblo vivo.