Editorial de diario de noticias

Apuesta por el turismo sostenible

Los visitantes extranjeros se duplican en una década pero en euros corrientes gastan menos que en 2006. El sector constituye un reto pendiente para Navarra, que precisa de una oferta más diversificada y competitiva

Lunes, 14 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

ajena a la polémica veraniega a cuenta del turismo, un debate envenenado por los incidentes registrados en Catalunya y como efecto mimético también en la CAV, la Comunidad Foral sigue teniendo a este sector como una de sus cuestiones pendientes. Así lo revela la estadística, pues tan cierto resulta que en la última década se ha doblado la cifra de turistas de otros países, hasta superar los 300.000 en 2016, como que solo La Rioja, Castilla-La Mancha, Extremadura y Asturias reciben menos visitantes extranjeros que Navarra. Pero no es únicamente que Navarra no llegue ni al 0,5% del número total de turistas extranjeros en el Estado español, sino que su gasto ponderado se encuentra por debajo de la media española -109 euros, frente a 130- y además resulta inferior al de 2006 si se cuantifica en euros corrientes, es decir, sin la impronta de la inflación. Así que Navarra debe perseverar en su tradicional turismofilia, por contraposición al término turismofobia tan en boga en estos días, para desestacionalizar su turismo extranjero, al objeto de que nos visiten no solo en verano, pero también para elevar su gasto mediante una diversificación de la oferta que también incluya destinos combinados con otras comunidades del entorno con el fin de atraer a personas con mayor capacidad adquisitiva y cuyo interés no se centre casi en exclusiva en la gastronomía. Navarra disfruta de la inequívoca fortaleza de su riqueza paisajística que la puede convertir en referente de turismo sostenible al menos en Europa mediante un posicionamiento nítido en este mercado objetivo, con productos comercializables a precio competitivo y estimulantes por su especificidad. Los sucesivos planes gubernamentales no han acabado de explotar las potencialidades de Navarra y sus gentes, si bien el actual Ejecutivo ha coadyuvado al logro de que Navarra esté desde noviembre conectada con el aeropuerto de Frankfurt y que así todo el globo quede a una sola escala, una iniciativa estratégica que debiera impulsar nuestro turismo y que lo acerca de forma incipiente al espacio asiático. Que el turismo resulta una dicha, siempre bajo la caracterización de sostenible en lo ecológico y de rentable en lo económico por atraer a visitantes de solvencia, lo acredita el hecho de que, aun en sus parámetros actuales, los extranjeros dejan 200 millones al año en Navarra. Montante al que agregar la repercusión en empleos, en impuestos y en imagen de marca por ejemplo para las empresas exportadoras.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »