Abuelos que plantan, nietos que cortan. Amaiur reconoce al caballar

LA HISTÓRICA VILLA RECUPERA MAÑANA SU ANTIGUO CERTAMEN GANADERO Y DEDICA UNA SECCIÓN A LA RAZA | Burguete

Un reportaje de Lander Santamaría. Fotografía Juan Lameiriñas - Lunes, 14 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un precioso y espectacular ejemplar de ganado caballar a galope tendido en tierras de Baztan.

Un precioso y espectacular ejemplar de ganado caballar a galope tendido en tierras de Baztan.

Galería Noticia

Un precioso y espectacular ejemplar de ganado caballar a galope tendido en tierras de Baztan.Guillotina arboricida.

Episodios municipales

La pequeña-gran historia de la cuenca del Bidasoa, a salvo de las excepciones que se apuntarán, apenas incluye registros relativos a concursos de ganado en los que participara el caballar, cosa que, a partir de mañana, ocurrirá en Amaiur. En efecto, la histórica villa ha convocado su anual certamen en el que hasta ahora tomaba parte el ovino de raza latxa, la habitual en el país, y en esta edición admitirá y premiará al caballar también autóctono, el de raza Burguete.

La villa recupera así la feria que le era reconocida antaño y en la que la equina era precisamente la raza a la que se dirigía, igual que lo fue la de Sunbilla (ya desaparecida) hasta algo más de un siglo. Mas reciente, es la de Lesaka donde, tradicionalmente, la feria que suele llegar con la clausura otoñal admite tanto al vacuno como al caballar, lo que en Baztan por ejemplo no se ha hecho nunca.

En Baztan, los concursos ganaderos premiaban invariablemente al ganado bovino y más en concreto al de raza pirenaica hasta que empezó a decaer en coincidencia con la apertura de las centrales lecheras y con la adaptación a otras razas de mayor producción láctea que favorecían un interesante ingreso mensual. Al contrario de lo que ocurre ahora, a causa de la sobreproducción europea y la caída por los suelos de los precios de la leche en origen.

Bien, a lo que íbamos, que mañana en Amaiur, el caballar de raza Burguete se va a incluir en su concurso y que ya se han inscrito alrededor de un centenar de cabezas de distintos criadores baztandarras y del resto de la cuenca del Bidasoa. El ganado, debidamente higienizado y presentable, debe estar para las nueve de la mañana en la campa donde corresponderá al jurado decidir su admisión, en lo que seguro no existirán problemas, y para que no surjan piques ni discusiones no se concederán premios sino que, por acuerdo expreso de los criadores, se repartirán entre todos los concursantes.

La cría del caballar se ha incrementado de forma notable en los últimos tiempos, de forma que en Baztan se llegaba a las 2.472 cabezas en 2014 y serán más en la actualidad. El caballar está de moda, tanto que hasta contamos con una preciosa hípica en Ordoki de Arizkun donde disfrutan los amantes de ir al paso o al trote (al galope, menos) por las sendas montañeras, y en cualquier pradera se los ve pastar dóciles y tranquilos a caballos, yeguas y crías.

Cabe recordar en este sentido, al probablemente mejor ejemplar que en materia caballar han conocido los tiempos en Baztan, el fenomenal percherón que poseían los frailes capuchinos en el arrasado Colegio de Lekaroz, causa de admiración a entendidos y profanos. Al caballar le decían “ganado de guerra” con ser pacífico y de fácil trato, algo tozudo también, pero ahora en tiempo de fiestas y buenos alimentos, lo podremos ver mañana en Amaiur.

las claves

Loha dicho y lo ha hecho el Ayuntamiento de Baztan en fecha reciente: Los árboles no tienen valor ecológico. Y se ha quedado tan fresco, después de dictar tan absurda como inaceptable sentencia, con alevosía en la decisión y con tan pretendida como ridícula ocultación. Un vecino solicita cortar dos árboles “frente a la parcela tal” que en realidad es la carretera hasta hace nada NA-121-B y visto el informe del guarda forestal y atendiendo al “nulo valor ecológico de los mismos” la omnipotente cátedra del saber de la Junta de Gobierno ha dictado su córtese. Y fuera.

No es el primer caso de la corta y “desaparición” de estos árboles de “nulo valor ecológico”, ni será el último vistos los criterios y repetidas las intenciones, a cien metros quedan otros dos guillotinados de similar manera y con igual ocultación. No somos tan tontos (todavía) para que se intente ocultar los hechos y se nos pretenda colar de forma tan burda esperpento semejante con no se sabe que intención y capacidad mental, ni es caso único del secretismo que abunda frente a la falsa transparencia: leer un acta en Baztan es poco menos que adentrarse en la magia del suspense de Alfred Hitchcock.

Vale. Viajemos al pasado. El día 11 de febrero de 1915 se plantaron “con entusiasmo grande” esos árboles en la Fiesta del Árbol que celebró el pueblo de Irurita “como homenaje a algo suyo, de casa, que en el vasco el amor al árbol es algo innato” pues, como cantó Elissamburu, es el caserío de estas montañas: “Eche chipi bat, aitzin zuria, aritz aundien erdian”. Los niños y niñas de las escuelas se dirigieron al “lugar de la plantación, que se hará en el trayecto de carretera entre este pueblo y Echarri, barrio del vecino pueblo de Garzain y en el acto bendecirá los 160 árboles nuestro querido y virtuoso párroco don Patricilio Ollo”.

Era maestro de Irurita don Maximino Uriz, a quien muchos recordarán todavía, que luego lo sería de Elizondo donde promovería idéntica plantación de los árboles que, cada vez menos, aún sobreviven a ambos lados de la carretera entre ambos pueblos. ¿No son bastantes 102 años de existencia para discutir el “nulo valor ecológico” de esos árboles que plantaron nuestros abuelos y cortamos ahora sus nietos?.

Se plantean varias cuestiones sobre el particular. ¿A quién pertenecen esos árboles, qué ha percibido por ellos el Ayuntamiento, quién se los ha llevado una vez muertos (de pie, como mueren los árboles), estaba justificada la corta total cuando no tienen culpa de su descuido y poda por quien ahora permite su desaparición por “nulo valor ecológico”?. Demostrado está que (salvo una vez a la entrada de Elizondo) ni Baztan ni Gobierno de Navarra (titular de la carretera) querían esos árboles centenarios, lo mismo que quienes a su sombra construyen sus casas. Eso sí, por si acaso han dejado sus tocones para que se extraigan y se retiren a gastos pagados por las instituciones públicas. O sea, por todos. - L. M. S.

Lo que queda del día

Huevos. Decir el baranda de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición que “no existe riesgo de huevos infectados procedentes de Europa” y aparecer una partida en Bilbao, todo uno. Nada, que hemos venido a este mundo a sufrir (les).

Perseidas. A San Lorenzo se le han secado las lágrimas porque la lluvia de meteoros (“estrellas fugaces”) ha sido mínima. Eso sí, vimos pocos pero uno de ellos elegante. Y la tortícolis, otro tanto.

la frase

“yo tengo un sueño”

“Yo tengo un sueño: que un día esta nación se elevará y vivirá el verdadero significado de su credo, creemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales”. (...) “Yo tengo un sueño: que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su carácter” (La frase forma parte del discurso que en la escalinata del Monumento a Lincoln (Washington) pronunció Martin Luther King jr. (Atlanta, 1929-Memphis, 1968.), pastor estadounidense que desarrolló una labor trascendental en Estados Unidos por los derechos civiles. Premio Nobel de la Paz, 1964).

de aquí

Centenario. “De Arizcun. Solemnísima a toda ponderación ha resultado la fiesta religiosa que las MM. Clarisas Franciscanas del convento de este pueblo han celebrado en honor de su madre y fundadora Santa Clara. Ocupó la Sagrada Cátedra don Manuel Irurita, Canónigo de Valencia”. (15 agosto 2017)

Últimas Noticias Multimedia