Lezkairu, un barrio en constante crecimiento

Pese al incremento de población, los vecinos acusan la falta de algunos servicios mínimos como un ambulatorio o supermercados

Sara Huarte Patxi Cascante - Lunes, 14 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

En el Plan Parcial está prevista la construcción de un total de 6.000 viviendas.

En el Plan Parcial está prevista la construcción de un total de 6.000 viviendas.

Galería Noticia

En el Plan Parcial está prevista la construcción de un total de 6.000 viviendas.

pamplona- Lezkairu es un barrio en continuo crecimiento. Prueba de ello son las grúas que campan a sus anchas por las calles de este barrio pamplonés y el incremento de población que han sufrido en un año;aproximadamente 1.300 vecinos llegaron al barrio desde mayo de 2016. No obstante, la urbanización de Lezkairu, que se puso en marcha en 2008 tras la aprobación provisional del Plan Parcial, se encuentra en una fase bastante inicial como nuevo barrio;lo que supone que los numerosos vecinos que lo habitan carezcan de algunos servicios mínimos.

“La percepción de la gente que no vive en Lezkairu de que somos un barrio con pocos vecinos quizá se deba a la forma en la que se está construyendo el barrio, pero la realidad es otra: somos bastantes vecinos los que vivimos en Lezkairu y por ello, cada vez necesitamos más servicios básicos”, explica Rubén Cruz, presidente de Asociación Cultural Lezkairu, nacida con el objetivo de dotar al barrio de bagaje cultural y fomentar las relaciones intervecinales. Unos servicios que, poco a poco van llegando al barrio de la mano de nuevos comercios. “Ahora hay cuatro bares, una academia de baile, una farmacia... próximamente van a abrir otra farmacia y una peluquería en la calle María Lacunza y un dentista”, enumera Cruz, a cuya lista se suman un centro de fisioterapia y osteopatía en la calle Valle de Egüés y una escuela infantil en la calle Carlos Sanz Biurrum.

Sin embargo, y pese a que, como dice Cruz, “el barrio poco a poco va cogiendo forma”, aún hay algunos servicios básicos de los que estos vecinos carecen. “Las líneas de villavesas, por ahora, cubren muy poco recorrido a lo largo del barrio, son dos las que hacen el servicio pero las paradas no abarcan las zonas más alejadas y su frecuencia es escasa. Por ejemplo, para las personas mayores del barrio, muchas de las cuales viven en la zona vieja, la villavesa solo pasa por la avenida Juan Pablo Segundo, por lo que tienen problemas para ir al centro de salud”, continúa Cruz, que también considera necesarios otros servicios como un supermercado, “para no tener que desplazarse a otra zona y depender del coche”, un ambulatorio o un colegio, dos demandas vecinales que ya se están estudiando.

En el caso del ambulatorio, el Gobierno cedió en diciembre de 2016 una parcela ubicada junto a las avenidas de Juan Pablo II y Cataluña para la construcción de un centro de salud que, según las estimaciones, atendería a 16.000 habitantes, de los que 11.600 serían adultos y 4.400 menores en edad pediátrica. Y, en cuanto al colegio, el Gobierno de Navarra anunció en octubre de 2016 la ampliación del colegio público Mutilva San Pedro. Una ampliación que se llevaría a cabo en un nuevo edificio que se prevé esté listo para el curso 2018/2019 y al que acudiría todo el nuevo alumnado del Valle de Aranguren y Lezkairu.