Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Chupinazo por unas fiestas inclusivas y para todos

Anfas Tafalla lanza el cohete en reconocimiento a la labor que ejercen con personas con discapacidad
La ikurriña ondeó en uno de los mástiles del ayuntamiento

Unai Yoldi Hualde Javier Bergasa - Martes, 15 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Momento en el que los miembros de Anfas prenden el cohete ante una plaza abarrotada.

Momento en el que los miembros de Anfas prenden el cohete ante una plaza abarrotada. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Momento en el que los miembros de Anfas prenden el cohete ante una plaza abarrotada.

pamplona- “¡Por unas fiestas inclusivas para todos! Jai zoriontsuak! ¡Viva Tafalla! Gora Tafalla!”, y la fiesta estalló. La plaza de Navarra volvió a vestirse de blanco y rojo como cada 14 de agosto para dar comienzo a los festejos de la localidad. Siete días de jolgorio ininterrumpido esperan a tafelleses y tafallesas que ayer pudieron disfrutar de un chupinazo especial. Este año el encargado de prender la mecha ha sido Anfas Tafalla, la asociación navarra en favor de las personas con discapacidad intelectual, y en representación de todos ellos Asier Berrio, Mari Jose Ordoyo y Valentín González, junto a la colaboradora Margari Alonso, salieron al balcón del Ayuntamiento para encender el cohete. Desde allí pidieron que fuesen unas fiestas inclusivas para todos, ante los cientos de personas que se habían agolpado en torno al consistorio.

Minutos antes de las doce, Margari reconoció estar viviendo un momento de “mucha emoción”. “No hubiese pensado nunca que algún día fuésemos a tirar el cohete de Tafalla”, confesó impresionada. La colaboradora de Anfas comentó también que el hecho de poder prender la mecha supone “el reconocimiento a la labor” que desarrolla la asociación en toda Navarra y, en concreto, la que hacen ellos con las personas con discapacidad en Tafalla. “Se ha conseguido que seamos como una gran familia”, apuntó Margari.

los protagonistasEn cuanto a los tres protagonistas, tenían diferentes impresiones en el interior del ayuntamiento. Mari Jose estaba algo nerviosa y “muy emocionada” por tirar el chupinazo. Su compañero Valentín también admitía tener los nervios a flor de piel, además de “muchísimas ganas de que comenzaran ya las fiestas”, unos festejos en los que disfruta con “todas las actividades”.

Mucho más tranquilo y saludando a los vecinos que se acercaban a felicitarle estaba Asier, un joven de 32 años muy conocido en Tafalla y sobre el que Margari aseguró que “le quieren mucho”. “Yo no estoy nervioso, lo que estoy es contento por tirar el cohete”, expresó, y añadió que las fiestas de Tafalla le apasionan “por los bailes y los encierros”. Cuando quedaban cinco minutos para el mediodía, los tres salieron con Margari al balcón para saludar a la ciudad. En cuanto el sol cayó sobre sus cabezas la multitud comenzó a corear al unísono: “¡Asier, Asier!”, ante la incredulidad del joven, que respondía con saludos e intentando contener la emoción todo lo que podía. Tras dar las gracias por el reconocimiento a su trabajo y brindar por unas fiestas para todos, encendieron el cohete y se sumaron a la fiesta.

Los miembros de Anfas no fueron los únicos que disfrutaron del chupinazo desde los balcones y el interior del consistorio. También estuvieron acompañados, además de por representantes institucionales de todas las fuerzas políticas, por algunos vecinos de la localidad. Desde hace dos años el Ayuntamiento de Tafalla lleva a cabo una iniciativa en la que se permite el acceso a un número determinado de personas para que puedan disfrutar del inicio de las fiestas desde los balcones que dan a la plaza de Navarra. Para tener tal oportunidad, los tafalleses tan solo tenían que apuntarse en unas listas y tener suerte en el sorteo. Tras el éxito de la propuesta, este es el tercer año que se realiza, aunque hayan sido menos las plazas ofertadas debido a que el colectivo de Anfas era muy numeroso. En lugar de los cuatro pases dobles para ocho personas que se sortearon el año pasado, estas fiestas tan solo ha sido posible permitir la entrada a cuatro vecinos que dieron la bienvenida a las fiestas de una manera diferente y con la plaza a sus pies.

En la calle el ambiente también se calentaba conforme las agujas del reloj se iban acercando a las doce del mediodía. Las cuadrillas que almorzaban en los bares de las calles colindantes apretaban el acelerador para llegar a tiempo al ayuntamiento. El kiosco de la plaza de Navarra fue el primer rincón en llenarse de fotógrafos y de cámaras de televisión. El escenario adherido fue ocupado por una charanga que amenizó el ambiente antes y después de la explosión. Cuando tan solo quedaba un cuarto de hora para el chupinazo, la plaza comenzó a abarrotarse de cientos de tafalleses que pintaron la plaza de blanco y rojo y que, en su mayoría, portaban blusas de las peñas atadas a la cintura. Los colores de El Aguazón, El Cierzo y El Empuje también estuvieron presentes tanto en la calle como en el consistorio, donde el Ayuntamiento de Tafalla quiso homenajear a estas peñas, a las que concedió una subvención de 7.000 euros a cada una. “Son una parte muy importante de las fiestas y de Tafalla en general”, reconoció el alcalde de la localidad, Arturo Goldaracena.

Con el estallido del cohete hubo otra explosión de júbilo entre la multitud. Los allí presentes dieron comienzo a las fiestas saltando y cantando al ritmo de la charanga. Dentro del ayuntamiento, los integrantes de Anfas se abrazaban emocionados ante tan emotivo momento. Mientras tanto, los representantes de las fuerzas políticas se deseaban unas felices fiestas y se sacaban la foto de grupo.

fiesta y reivindicaciónEl Ayuntamiento de Tafalla, además de las banderas de la localidad, la navarra y la española, lució ayer la ikurriña en uno de sus mástiles en sustitución de la europea. Con este, ya son nueve los consistorios navarros que han decidido colocar la ikurriña en sus fachadas para que todas las sensibilidades estén representadas. Además, también estuvo presente en uno de los balcones la bandera republicana, y en la plaza varias pancartas con el símbolo de Alde Hemendik y banderas en favor de los presos hicieron del chupinazo un espacio de fiesta a la vez que reivindicativo.