Una fortaleza de ocio en verano

El parque de la Ciudadela reúne en su interior durante estos meses una gran cantidad de actividades para todos los gustos y edades

Un reportaje de Patricia Fernández. Fotografías Oskar Montero/Iban Aguinaga - Martes, 15 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Parque de la Ciudadela.

Parque de la Ciudadela.

Galería Noticia

Parque de la Ciudadela.Parque de la Ciudadela.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

la Ciudadela constituye el gran pulmón verde de Pamplona. Un espacio de 280.000 metros cuadrados cuyos pabellones, fosos, baluartes, revellines, fortificaciones, edificios menores y glacis son hoy lugares públicos de ocio, deporte y cultura con actividades para todos los gustos y personas.

El rey Felipe II mandó construir la Ciudadela en 1571, y en 1974 perdió su carácter militar. Atrás quedaron los años de guerras e invasiones que han dejado un trozo de historia en Pamplona. El emblemático lugar se utiliza ahora para diversas actividades. El verano es la estación en la que más concurrido está el parque y, tras su reapertura después de San Fermín con nuevas apuestas, es un lugar idóneo para disfrutar de los días de asueto y sol.

Arte, ocio y gastronomíaPor un lado, la Ciudadela recoge, en sus cuatro salones expositores, una gran variedad de muestras para aquellos a los que les guste el arte. Es el caso de François y Lily, una pareja de franceses que acudió a la Ciudadela y conoció la obra del pintor pamplonés José Ignacio Agorreta: “Sabíamos que Pamplona era una ciudad con mucha historia, pero nos ha sorprendido también su arte”, explicaron. Además de las salas de exposición, el arte en la Ciudadela también se puede ver al aire libre con esculturas que pocos se resisten a fotografiar de las formas más originales. Otros, como los hijos de los extremeños Juan y Carmen, prefirieron sacarse una foto con el photocol del Festival de las Murallas que se celebró en la Ciudadela a principios de agosto: “Es nuestra primera vez en Pamplona y no conocíamos la Ciudadela. Realmente es un lugar increíble con los cañones, las murallas... todo tan bien conservado”, afirmaron Juan y Carmen mientras observaban a los operarios colocar las luces y banderines para el festival, uno de los que se celebra en el lugar durante esta estación.

Pero el espacio de la Ciudadela no se limita solo al arte y las esculturas. Entre sus muros de piedra también tienen cabida el ocio y el deporte. Juanjo aseguró que el parque es “un lugar fijo en mi ruta diaria en bicicleta o cuando salgo a correr” y a Sandra le gusta pasear con su perro por la zona porque la considera “idónea para hacer deporte al aire libre, te relaja y distrae un poco del mundo”. Esto último es algo en lo que coincide la Asociación Tai Chi Ciudadela que realiza clases de este arte marcial en el césped del parque.

Para aquellos que busquen simplemente tomar un tentempié con vistas históricas, existe un quiosco-bar ubicado en el exterior de la Sala de Armas. Con una considerable terraza (100m2) formada por numerosas mesas, algún puf y toldos ofrece desde vinos con DO Navarra como el que degustaba Txema Zudaire mientras leía un libro en un sitio que consideraba “es todo un lujo poder tener y por eso hay que aprovecharlo”, pasando por aperitivos y llegando a platos con ingredientes de proveedores navarros, entre los que destacan las hamburguesas de ternera de Navarra. Propios de la comunidad foral fueron los pimientos de Lodosa que probó la familia de Pepe Goñi: “No somos de aquí y nos ha encantado la gastronomía de la zona. También es un placer visitar un lugar tan bonito como la Ciudadela de Pamplona, que no se suele ver en otras ciudades”, aseguró.

El parque además es un lugar propicio para las bodas civiles, como las 623 celebradas el pasado año. Y también actualmente y hasta septiembre, el parque cuenta con visitas guiadas, con un coste de 4,5 euros y una duración aproximada de hora y media. Las hay para todos los gustos: Historia entre las murallas, Viaje al interior de los baluartes y Los secretos de la Ciudadela.

La fortaleza abre durante el verano a las 7.30 horas de lunes a viernes, a las 8 los sábados y alrededor de las 9 los domingos y días festivos para todos aquellos que quieran animarse a conocer la historia viva de la ciudad ligada al ocio y el disfrute.