Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Aibar/Oibar | El chupinazo

Emotivo cohete en Aibar/Oibar con Pedro Lanas en el recuerdo

Corporación e invitados guardaron un minuto de silencio en su memoria

El nuevo alcalde, Aritz Burguete, prendió la mecha y llamó a la fiesta

Marian Zozaya Elduayen - Miércoles, 16 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Ayuntamiento, nuevos vecinos y el joven Iker Ibero (tercero derecha), imagen del cartel de fiestas.

Ayuntamiento, nuevos vecinos y el joven Iker Ibero (tercero derecha), imagen del cartel de fiestas.

Galería Noticia

  • Ayuntamiento, nuevos vecinos y el joven Iker Ibero (tercero derecha), imagen del cartel de fiestas.
  • La numerosa cuadrilla de El Garito Barbo, en la cita ineludible del cohete de su pueblo.
  • La juventud de la txozna sacó la reivindicación a la plaza al recordar a los jóvenes alsasuarras detenidos.

aibar/oibar- Mientras la plaza de Aibar se llenaba ayer de ambiente y ruido, en los minutos previos al cohete, en el salón de plenos del ayuntamiento se hacía el silencio. Lo pidió el alcalde, Aritz Burguete, en recuerdo de su antecesor, Pedro Lanas, fallecido en el mes de junio. Fue un minuto intenso y emotivo con él en el recuerdo de corporativos, familiares, alcaldes, vecinos y amigos, que finalizó con un cálido aplauso a quien “trabajó de forma imparable por Aibar”, destacó.

Retomó luego el guión festivo para dar la bienvenida oficial con el pañuelico a los dos nuevos vecinos: Irai Burguete Fanlo y Domeño Galiano, y lamentó que la lista no fuera más larga, momento que aprovechó para pedir al Gobierno pasos firmes con el fin de frenar la despoblación que sufren los pueblos pequeños.

Después, colocó el pañuelo al joven Iker Ibero, autor del cartel de fiestas que ilustra el programa, una fotografía con los números de las fechas de los cinco días festivos integrados entre faja y pañuelo, y se dispuso a salir al balcón. La emoción no le pudo, y alto y claro gritó y felicitó a sus vecinos y vecinas intercalando euskera y castellano.

Entonces, estalló la fiesta en la plaza tomada por la juventud solidaria de Aibar, que no olvidó a los jóvenes alsasuarras detenidos, al tiempo que pidió el fin de los montajes judiciales y políticos. Allí estaba el karriko del Gaztetxe, que este año hizo la kalejira con la música en un patrol de la Guardia Civil, con nuevo logo festivo en sus camisetas que portaban las cuadrillas de almuerzo desde primeras horas de la mañana, entre ellas la de Julen Martínez y Jorge Aranda.

La joven txaranga de Aibar intercaló sus temas entre los gigantes de la comparsa Auzolan y el lunch popular las arcadas del ayuntamiento, repartido por los empleados municipales. Arriba, en la casa consistorial degustaban el oficial con la corporación aibaresa, representantes de los pueblos vecinos, (Sangüesa, Cáseda, Lerga, Rocaforte, Yesa, Eslava y Javier), que lo compartieron también con la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo.

inquietudesCon 60.000 euros de presupuesto para todas las fiestas del año, reconocía el alcalde, Aritz Burguete, que aún siendo austero y continuista, el programa da para mucho gracias a la participación vecinal y de todos los colectivos del pueblo que le dan vida. Dentro del programa destacaba el día de los calderetes, “que reúne a más de 400 personas”, y la potente txistorrada. “La participación es alta y la juventud en Aibar tiene inquietudes. Con trabajo, VPO y una discriminación positiva, podemos lograr que apuesten por vivir aquí”, recalcaba. Ibai Burguete (Lumbier) y Kris Fanlo (Aibar) padres del pequeño Irai, lo tienen claro: “Si nos vamos de los pueblos, se pierde todo”

arriba y abajo

en el corazón de la fiesta

Presente. Era bien sabido que el 15 de agosto le echarían en falta en Aibar/Oibar. El día del cohete que tanto le gustaba a Pedro Lanas. Su pueblo era una de sus pasiones, trabajó por él mucho y bien, hasta que no pudo más. Y por eso se le recuerda, por todo lo que dio. Es inevitable. Las fiestas siempre traen a la memoria en cada casa a los que se fueron, y cuando se va un alcalde como él, de un modo u otro, se siente en todas. Como alcalde, Pedro Lanas era además acogedor, agradecido y muy detallista con los medios, facilitando siempre nuestra labor, de arriba a abajo. Ayer también, anduvo por el pueblo, en el corazón de la fiesta.

Herramientas de Contenido