Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

En manos jóvenes

Julen Garjón baila la enseña de la villa en el día grande de las fiestas
Junto a Haritz Jamar son el futuro de la ceremonia
Roncal acaba hoy cinco días de fiestas con la comida de barrios

Imanol Velasco Zozaya - Iban Aguinaga - Miércoles, 16 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Julen Garjón se esfuerza por ondear la bandera de Roncal, durante la ceremonia de ayer.

Julen Garjón se esfuerza por ondear la bandera de Roncal, durante la ceremonia de ayer.

Galería Noticia

  • Julen Garjón se esfuerza por ondear la bandera de Roncal, durante la ceremonia de ayer.
  • Parte de los quintos bailan el ‘ttun-ttun’.

Roncal/Erronkari- El baile de la bandera es uno de los momentos más esperados de las fiestas de Roncal. Sólo la música de los txistus y el ruido de la tela de la bandera cortando el aire logran romper un silencio casi absoluto. Ayer, en el centro del círculo formado por el público, el roncalés Julen Garjón volvió a coger el mástil para ondear el emblema de Roncal, un año más, en el día grande de las fiestas.

Pasadas las 14 horas, Garjón recibió la bandera de la villa, acompañada por los quintos hasta las arcadas del ayuntamiento. Tras colocarse entre el público, ofreció la bandera a los asistentes y comenzó a ondearla al compás de los txistus de los izabarras Kepa Vales y Julio Beretens, ambos miembros de la Asociación Cultural Kurruskla de Isaba.

No es la primera vez que Garjón se encarga de bailar la bandera en las fiestas de Roncal. El año pasado no pudo hacerlo pues pasó el verano en Guatemala y fue Haritz Jamar, también vecino de Roncal, el encargado de realizar la ceremonia. De ahora en adelante, Garjón y Jamar han decidido turnarse para bailar la bandera cada 15 de agosto en Roncal.

Fue Andoni Iribarren, uno de los mayores artífices de la recuperación de parte del folklore roncalés, entre ellos el baile de la bandera, quien enseñó personalmente a Garjón. Y fue el propio Garjón el encargado en el homenaje a Iribarren en Pamplona tras su fallecimiento en 2016.

“Andoni lo daba todo por Roncal. Estaba en el torico, en el ttun-ttun, en la bandera”, dice Garjón, agradecido por lo recibido de Iribarren y haber podido aprender de su compromiso con el pueblo.

Con cierta experiencia a sus espaldas, Julen Garjón está dispuesto a enseñar lo que sabe a quien quiera aprender. También tiene ideas para mejorar el baile, “estaría bien ponerle un mástil más liviano”, dice Garjón, “para que no sea necesaria tanta fuerza y lo hagan también las chicas”.

Tanto Garjón, como Jamar o Beterens, encargado de bailar la bandera de Isaba, dan su toque personal al baile. Garjón la extiende en el aire y, posteriormente, la ofrece al público con un giro completo. A medida que la melodía avanza la ondea con más fuerza y provoca ese sonido del golpe de la tela contra el aire.

Ayer, cuando la bandera dejó de ondear, parte del público tomó el centro para bailar el ttun-ttun,uno de los tesoros del legado de Iribarren a la cultura popular de Roncal.

El compromiso que Garjón y Jamar han adquirido con los actos del pueblo son un ejemplo de la participación popular que la actual corporación ha querido fomentar desde el inicio de la legislatura. El alcalde de Roncal, Aitor Garmendia afirmaba ayer “el programa lo ha compuesto la Comisión de Fiestas, donde participan la juventud y el Ayuntamiento”. Garmendia se mostró satisfecho por cómo han transcurrido unas fiestas en las que no ha habido grandes novedades con respecto a años pasados. Hoy, Roncal celebra la tradicional comida de barrios que pondrá fin a sus fiestas.

Herramientas de Contenido