Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Tafalla luce sus mejores galas en el día grande

La corporación desfiló por el Casco Viejo aunque solo siete concejales asistieron a la misa
Dantzaris y gigantes cerraron la mañana con los tradicionales bailes

Carmelo Armendáriz - Miércoles, 16 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Tafallako Dantza Taldea, durante la subida de la corporación municipal a la iglesia de Santa María.

Tafallako Dantza Taldea, durante la subida de la corporación municipal a la iglesia de Santa María.

Galería Noticia

  • Tafallako Dantza Taldea, durante la subida de la corporación municipal a la iglesia de Santa María.
  • Raquel Irigalba porta la bandera de la ciudad, seguida del resto de la corporación municipal.

tafalla- Después de la intensa tormenta de la noche anterior, ayer la ciudadanía tafallesa disfrutó del día grande de las fiestas con la jornada dedicada a la Virgen de la Asunción, en la que destacó, por su vistosidad y colorido, la misa mayor en la iglesia de Santa María y el desfile que protagonizó la Corporación municipal en su traslado hasta el templo, acompañada por un animado cortejo.

La programación del día se inició a las seis de la mañana con el canto de la aurora en honor a la Virgen de la Asunción, interpretada por decenas de vecinos que durante cerca de una hora y media recorrieron con sus cánticos y rezos diferentes barrios. Unas horas más tarde, pasadas las 10.30 y ante la presencia de numerosos vecinos, partía desde el zaguán de la casa consistorial el vistoso séquito que acompaña a la corporación municipal en su traslado hasta la parroquia de Santa María.

El cortejo lo abría la Comparsa de Gigantes y Cabezudos con las bandas de gaiteros y tras ellos desfilaron el grupo Tafallako Dantza Taldea integrado por una treintena de dantzaris, divididos en dos formaciones. En primer lugar desfilaron las chicas más jóvenes del grupo ataviadas con el traje de pospoliñas y en segundo lugar las componentes más veteranas con algunos chicos que llevaban trajes típicos de las comarcas del norte de Navarra. Entre ambas formaciones los dantzaris estuvieron acompañados por un nutrido grupo de más de una veintena de txistularis que interpretaban la popularMarcha de Tafalla, de Hilario Olazarán.

Completaban la comitiva el grupo de clarines y timbales, los maceros y la corporación municipal, presidida por el alcalde, Arturo Goldaracena (EH Bildu), y con todos los corporativos desfilando en torno a la bandera de la ciudad, que portaba la edil de UPN Raquel Irigalba, en su condición de concejala más joven de la corporación. La edil de I-E, Soco Ojer, optó por no participar en el desfile para mostrar su protesta por el hecho de que el resto de corporativos asistiesen de forma oficial a este acto religioso. Cerraban el cortejo la banda de música La Tafallesa, que bajo la dirección de Óscar de Esteban, interpretó en la subida hasta la iglesia la composición de Aurelio Nieto No lo olvido y en el regreso hasta el Ayuntamiento, la titulada Evocación, de Emilio Cebrián.

misa y bailes de los gigantes Pasados diez minutos de las 11 dio comienzo la eucaristía, a la que acudieron únicamente los cuatro ediles de UPN, los dos del grupo socialista y una de los dos concejales de IT. La misa estuvo oficiada por el párroco Íñigo Beunza, acompañado por dos concelebrantes, el sacerdote tafallés Javier Ecay y otro de la Orden de Paul. En la parte musical intervino la Agrupación Coral Tafallesa, dirigida por Alicia Osés, con Román Serra al órgano, que interpretó varios cantos de la Missa Ioannes Paulus II, del compositor Josu Elbardin. Los cantos comunitarios estuvieron amenizados por la organista habitual, Mª Jesús Villarreal, con la cantante Isabel Zabalegui.

En la homilía, Íñigo Beunza se preguntó si “viendo el ambiente que nos rodea... ¿merece la pena ser cristiano?” para responder que “sí, sin ninguna duda. Si nos acercamos a la Madre María y experimentamos que Dios es nuestro Padre. Si seguimos sus pasos, porque Él enaltece a los humildes y es el único que jamás defrauda”, terminó diciendo. La misa finalizó con la aurora dedicada a la Virgen de la Asunción.

Cuando la comitiva municipal regresó a la plaza de Navarra y en presencia de cientos de personas los componentes de la Comparsa de Gigantes interpretaron tres bailes, los valses Edurne, con la banda La Tafallesa, Ereta y Cortejo. Tras el segundo vals se despidió como portador de los gigantes durante varios años Pedro Vidondo, que le pasó el testigo a su hijo Pablo Vidondo. A continuación, los dantzaris bailaron otras dos piezas: Ingurutxo de Iribas y Brokeldantza.

Herramientas de Contenido