Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música

Si la música está bien, todo está bien

Por Javier Escorzo - Miércoles, 16 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

CONCIERTO DE ELKANO BROWNING CREAM

Fecha:08/08/2017 Lugar:Ciudadela.Incidencias:Muy buena asistencia, pese al bajón de temperaturas registrado en Pamplona. El concierto forma parte de las actividades desarrolladas en el Festival de Las Murallas.

El verano en Pamplona, ya se sabe, es un término relativo. El plan era disfrutar del concierto de Elkano Browning Cream al calor de una tarde de agosto en la Ciudadela, pero finalmente, el concierto terminó celebrándose en temperatura otoñal. Cambió el tiempo, pero se mantuvieron las ganas de disfrutar y a la hora señalada se habían llenado todas las sillas y había bastante gente de pie. La ocasión, sin duda, lo merecía, pues no nos visita a menudo una banda de la calidad de Elkano Browning Cream. Formado por el donostiarra Mikel Azpiroz en los teclados, el parisino Franck Mantegari en la batería y el británico Dave Wilkinson en la guitarra, el trío ha actuado por todo el mundo (Australia, China, Ecuador, India…), y en todos esos lugares ha ido descubriendo músicas, empapándose de ellas y añadiéndolas a su propuesta. El resultado es un jazz contaminado de multitud de estilos y referencias, algunas de las cuales suenan bastante exóticas en estas latitudes.

Abrieron con Sweet Charles, corte extraído de su último disco hasta la fecha, Uh, eh, publicado en 2014, al que siguió Xin Jiang Women, de su primer trabajo (de título homónimo y publicado en 2006). Los tres instrumentos en liza se iban cediendo el protagonismo, apuntalando la melodía, haciendo cada uno su parte y dejando brillar al resto. Así, Franck regaló un gran solo de batería en la tercera canción, One day King. Aquí rompieron su habitual tónica instrumental, al igual que en Rich man, poor soul, en la que Dave cantó, cual mantra,I see your money, I can’t see your heart (veo tu dinero, no puedo ver tu corazón). Siguieron con Theme from Zoot, la canción que Dave escribió para su sobrino recién nacido.

Como bien dijo Mikel, el hecho de que el grupo esté formado por un donostiarra, un francés y un inglés puede parecer el comienzo de un chiste, pero su trabajo no es ninguna broma;al contrario, se juntaron para crear música que les emocionase, independientemente de su estilo y procedencia. Es el caso de Euroafricans, donde se acercan a sonidos africanos desde una perspectiva europea. Tout est bon nació de una frase que suele repetir Franck, el batería, cuando están de gira: “Si la música está bien, todo está bien”.

Ya en el tramo final del concierto llegó I got my mojo working, la versión de Muddy Waters que grabaron para su segundo álbum, en la que la audiencia coreó el estribillo. Quisieron despedirse con la fabulosa Sugaar, una mezcla imposible de pasodoble con Mikel Laboa y ritmos africanos y zíngaros, pero no se lo permitieron, y ante la insistencia tuvieron que tocar Owiwi, que significabúho en lengua nigeriana, nuevo ejercicio de mestizaje bien asimilado. Fue una delicia disfrutar de tres virtuosos instrumentistas tan bien compenetrados. Franck solvente en la batería, Dave muy preciso en la guitarra y Mikel, soberbio en el hammond. No tuvimos la mejor climatología, pero ya saben: si la música está bien, todo está bien.

Herramientas de Contenido