Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Aoiz dedica a sus mayores el último día de las fiestas

La Txaranga Iraunkorrak y las Guitarras Bilaketa amenizaron los actos

La jornada se vio empañada por la muerte del vecino Patxi Blasco

Marian Zozaya Elduayen - Jueves, 17 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

A su paso por delante del bar de Patxi Blasco, con los pañuelos de duelo de las cuadrillas.

A su paso por delante del bar de Patxi Blasco, con los pañuelos de duelo de las cuadrillas. (MARIAN ZOZAYA)

Galería Noticia

  • A su paso por delante del bar de Patxi Blasco, con los pañuelos de duelo de las cuadrillas.

aoiz/agoitz- El último día de sus fiestas, Aoiz se lo dedicó a sus mayores, a los de la villa y a los de la residencia de la tercera edad, que disfrutaron de uno de los días más esperados del año.

Con misa y ofrenda a San Miguel, degustaron después el habitual aperitivo amenizado por la Txaranga Iraunkorrak y el grupo de Guitarras Bilaketa, en el parque de Navarra. Acto seguido, fueron a llevar la fiesta a los residentes: corporativos, miembros de la junta de los jubilados, de la local y de las invitadas, la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, con los gaiteros de Milaur y los tolosarras Iraunkorrak, que les brindaron una mañana especial.

La comida de mayores, posteriormente, reunió a 130 comensales de la villa y de las asociaciones invitadas: Lumbier, Monreal, Sangüesa, Roncesvalles y Estella.

DESPEDIDAEl presidente de los jubilados de Aoiz, Salvador Rubín, fue uno de los primeros en anudar su pañuelo en la puerta del bar El Txe, cuyo propietario, Patxi Blasco, falleció ayer a la edad de 55 años. “Era muy querido en el pueblo y la gente lo va a sentir mucho”, dijo.

A lo largo de la mañana se fueron sumando otros pañuelos de cuadrillas y flores. “Se nota mucho en el ambiente del pueblo, que ha estado muy pendiente de su enfermedad. Han sido 20 años detrás de la barra, siempre amable, y deja un gran vacío en la plaza de Mendiburua”, declaraba el alcalde, Unai Lako, apenado en el triste final de unas “extraordinarias fiestas”.

Herramientas de Contenido