Londres defiende una frontera sin barreras físicas con Irlanda del Norte tras el ‘brexit’

La tercera ronda de negociaciones con a UE comienza el próximo 28 de agosto

Jueves, 17 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

londres- El Gobierno de Londres quiere evitar reintroducir controles fronterizos entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte tras el brexit, según un documento divulgado ayer para abordar las “circunstancias únicas” de esa región británica.

De cara a la tercera ronda de negociaciones con la UE, que comenzará el próximo día 28, el Ejecutivo de Theresa May está desgranando su postura ante temas clave en el proceso de diálogo con los Veintisiete. Entre ellos, difundió un primer texto para aclarar su intención de negociar un pacto con Bruselas para ampliar temporalmente las ventajas comerciales de la unión aduanera tras la salida del bloque, prevista para marzo de 2019.

Al encarar ayer la espinosa cuestión de la frontera norirlandesa, el Ejecutivo plantea ideas “prácticas y flexibles” con las que quiere asegurar que tanto las personas como los bienes comerciales sigan viajando libremente entre ambas “Irlandas” tras el “divorcio”.

La Comisión Europea insiste en que ese asunto ha de resolverse en las primeras fases de las negociaciones, antes de abordar la futura relación comercial entre ambas partes. “El Reino Unido e Irlanda siempre han sido claros en que es necesario dar prioridad a proteger el Acuerdo de Belfast en estas negociaciones, y asegurar que la frontera terrestre sea lo más sencilla posible para las personas y los negocios”, señaló el ministro para el brexit, David Davis.

Una fuente del Gobierno de May señaló a The Guardian que parten de “principios muy claros” como “acordar que no haya fronteras físicas, que implicarían regresar a los puestos fronterizos del pasado, algo completamente inaceptable para el Reino Unido”. Una propuesta que el ministro de Exteriores de Irlanda, Simon Coveney, aplaudió, aunque reclamó al Gobierno británico más detalles.

“La gran mayoría de los principios reflejan el tipo de lenguaje que hemos estado usando y, por tanto, les doy la bienvenida”, dijo Coveney interrogado por los medios de comunicación sobre la propuesta británica. - Efe