La normalidad, la unidad de España, los idealistas

José Luis Latasa Loizaga - Jueves, 17 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Dicen que la gente normal políticamente son los españoles, que no les gusta el nacionalismo vasco, pero lo respetan. Eso, en teoría, es correcto, pero hay muchos autodenominados vascos que atacan al nacionalismo como perverso e incluso pecaminoso.

Charlo y discuto con gente normal, y hay unos que en el concepto de España pueden coincidir o discrepar conmigo, y a todos los considero normales.

Interpreto que algunos que pensamos de diferente manera, y aceptamos todo tipo de ideas de los demás, para algunos no somos normales, pues ponemos en entredicho la sacrosanta unidad española.

En 45 millones de ciudadanos según la ley hay de todo, ignorantes, listos, muy listos, engañados… E incluso hay algunos que creen que la unidad de España es un dogma de fe, y que sus territorios que la componen actualmente son indivisibles. Eso es una historia inconsistente, pues la realidad es otra.

Hay otros que creen por ejemplo que el pueblo vasco, como nación sin Estado propio, puede llegar a tener uno propio, o bien puede ser un Estado o nación libre asociada, o que Catalunya puede compartir leyes bajo la denominación que se quiera con los antiguos componentes de la Corona de Aragón o sola, o con los territorios de la Cataluña de la parte francesa.

Todo esto son ideas. Para algunos impensables. Pero todo es posible. El mundo está lleno de grandes idealistas. Ellacuría, Ghandi, Romero, Luther King murieron sin ver su sueño realizado. Los de Mandela y Bolivar se hicieron realidad.