Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Tere Sáez parlamentaria de podemos-ahal dugu

“La violencia machista se ha vivido desde la vergüenza. Ahora la vergüenza tiene que cambiar de bando”

Después de participar en la Caravana Abriendo Fronteras y ver la realidad de las mujeres extranjeras, Tere Sáez hace un balance sobre el avance hacia la igualdad en Navarra

Una entrevista de Amaia Rodríguez Oroz - Fotografía Patxi Cascante - Jueves, 17 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La parlamentaria Tere Sáez.

La parlamentaria Tere Sáez. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

La parlamentaria Tere Sáez.

pamplona- La educación y la sensibilización son dos aspectos claves que subraya la parlamentaria de Podemos-Ahal Dugu, Tere Sáez, para quien en los dos primeros años del Gobierno del cambio se han dado grandes pasos hacia una “igualdad real”.

Ha participado recientemente en la Caravana Abriendo Fronteras para denunciar las políticas migratorias y de asilo tanto de la UE como del Estado. ¿Cómo ha sido la experiencia?

-Muy positiva. Ya estuve el año pasado trabajando en los campamentos con mujeres refugiadas y, este, mi objetivo era ser más consciente de la situación que vivimos, no ya en Grecia, sino aquí mismo. El segundo objetivo era conocer las vivencias de las mujeres durante el terrible tránsito de un país a otro.

¿Y qué ha aprendido?

-Que las personas son maltratadas en su país, durante el tránsito y cuando llegan. Por ejemplo, una mujer vive en su propio país situaciones de violencia sexual y de pobreza. En el tránsito para llegar a otro lugar y salir de esa situación inhumana aguanta también violencia sexual para pagarse los viajes y, cuando llega, es internada en un CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) en unas condiciones infrahumanas. Es algo terrible que, por tener la suerte de haber nacido en un lugar o en otro, haya semejantes diferencias.

Otro objetivo de la caravana era, sin duda, concienciar a la sociedad y visibilizar una problemática que se ve muy lejana y que, en cambio, ocurre aquí mismo.

-La caravana ha sido muy eficaz y durante todo el trayecto ha tenido bastante repercusión mediática, que era uno de los objetivos. Pretendíamos que las 500 personas que estuvimos protestando en diferentes ciudades tuviéramos una repercusión en la prensa.

Ha dicho que uno de sus objetivos era conocer la situación de las mujeres que cruzan la frontera. Y es que, el nombre de Tere Sáez siempre se asocia a la lucha por las mujeres, a la lucha feminista, a la lucha por la igualdad. Ahora, ya son dos años de andadura del Gobierno del cambio. ¿Se ha notado respecto a políticas de igualdad?

-Se está notando y mucho. De entrada, tenemos un Gobierno que responde a un acuerdo programático en el que hay una parte fundamental sobre igualdad. Esto ya es un avance importante, que conlleva cuestiones tan simples como reconocer que debe haber un Instituto Navarro de Igualdad y no de familia, que son cosas muy diferentes, al cual ahora se le otorga un presupuesto digno en comparación con los fuertes recortes que sufrió hace unos años, hasta otras cuestiones. Por ejemplo, ahora se reconocen las asociaciones de mujeres y se vuelven a sacar las partidas de subvenciones que habían sido eliminadas;se reconoce la importancia de lo local, de los ayuntamientos, los pactos locales por la conciliación;tenemos un decreto de salud sexual y reproductiva nuestro, una ley para actuar contra la violencia de género que ha permitido desarrollar los cinco centros de atención a las mujeres que han sufrido violencia machista...

La igualdad, ¿es un tema transversal en el Gobierno?

-Desde un principio ha quedado claro que no corresponde a un único departamento y, efectivamente, se está trabajando de forma transversal;no hace falta más que fijarse en las actuaciones de cada uno. En el departamento de Desarrollo Rural, se ha hecho un énfasis en las mujeres del mundo rural;en Salud, se ha planteado una formación para que los profesionales entiendan las cuestiones específicas de las mujeres;en Educación, se ha sacado un plan de igualdad que está formando al profesorado y constituye un hito;en Hacienda, se discutieron criterios sobre cómo afecta la declaración de la renta a hombres y mujeres;en Empleo, se está trabajando todo el tema de la brecha salarial... Hoy en día, cualquier departamento dependiente del Gobierno de Navarra tiene introducida la perspectiva de género.

Sobre el papel se han dado avances, pero ¿las mujeres se sienten realmente más protegidas?

-Indudablemente se sienten más protegidas que hace unos años. Se han fortalecido las actuaciones locales y cercanas, con lo que hay una mayor posibilidad de protección. Antes, ante un caso de violencia machista no se hacía nada y ahora se presta atención y acompañamiento. Por ejemplo, ahora existe una garantía habitacional para las mujeres que dicen haber sido víctimas de violencia de género, sin que sea necesario que presenten ningún tipo de denuncia. No obstante, no voy a negar que las cosas son difíciles;siempre hay resistencias y el machismo no cambia de un día para otro. De todas formas, tenemos una ley muy buena contra la violencia hacia las mujeres porque la hemos hecho nosotros, a través de procesos de participación y preguntando a las personas sus necesidades.

El proceso de elaboración ha sido similar al de la ley foral LGTBI...

-Sí, y gracias a ello Navarra cuenta con una de las mejores leyes LGTBI que hay en el Estado, precisamente por el proceso por el que se ha creado. Las personas LGTBI han pasado de formar parte de un colectivo que se negaba en la sociedad a ser un colectivo reconocido y, más aún, avalado por las instituciones. Ahora lo que esperamos es comenzar con una ley de igualdad, necesaria en Navarra, que debe seguir el mismo proceso de elaboración.

El Parlamento ha avanzado en materia de igualdad, aunque todavía queda mucho por hacer, visto que recientemente dentro de la propia Cámara un parlamentario (Luis Zarraluqui, de UPN) aludió a la apariencia física de una consejera (María Solana).

-Esta situación es reflejo de la sociedad en la que vivimos, donde el subconsciente y la educación que hemos recibido todavía nos traiciona. Yo soy muy optimista porque hemos visto un gran cambio. Antes, ser feminista era motivo de maltrato, mientras que hoy en el Parlamento nos damos de tortas por decir que somos feministas. En el caso de Zarraluqui, el cambio se aprecia en que inmediatamente después de mencionar la apariencia física de Solana tuvo que pedir disculpas, cuando eso hace un tiempo habría sido impensable. Desde las instituciones tenemos que tener claro que es nuestra labor, a través de la sensibilización y la formación, transformar esta forma de pensar que nos han educado durante años y años. Hay algo que me da mucha alegría, y es que por fin se ve en la prensa cómo se pone en valor todo el trabajo que han hecho las mujeres a lo largo de la historia. Es otra forma de sensibilizar y de promover que cada día la igualdad sea más real que meramente formal.

Cambiando de tema, Podemos preguntó recientemente al Gobierno sobre los permisos de paternidad intransferibles. ¿Qué ventajas aportarán a hombres y mujeres?

-Los permisos de paternidad iguales e intransferibles nos ayudarán mucho a que nos vean iguales, en las empresas y en otros lugares. También ayudarán a la formación y sensibilización de los hombres en la materia del cuidado, porque lo que se cuida se ama y un hombre que ha cuidado es muy difícil que maltrate.

El decreto de salud sexual y reproductiva ha sido uno de los grandes logros hasta la fecha, no exento, en cambio, de conflictos.

-Uno de los temas más polémicos ha sido el relacionado con el aborto, porque todo el mundo se ha centrado en esa parte del decreto. Por supuesto, es una parte importante, porque garantiza que las mujeres podamos decidir sobre nuestro cuerpo, pero el decreto es mucho más. Somos pioneros porque garantizamos que dos mujeres que son pareja tengan derecho a ser madres;también se garantiza la formación, algo que ya se ha puesto en marcha. Pero, insisto, el hecho de que las mujeres pudieran escoger cuándo y cómo ser madres era algo que teníamos que abordar, más teniendo en cuenta que más de 800 mujeres al año se ven en esta tesitura.

Otro aspecto del decreto que ha generado polémica es la garantía del acceso a servicios sanitarios de todas las personas, independientemente de su situación legal, algo que fue recurrido por la Abogacía del Estado...

-Que alguien, en este caso la Abogacía, tenga la cara de cuestionar que las personas tengan derecho como mínimo a los servicios sanitarios es un chiste muy malo que demuestra una gran insensibilidad. Es más que necesario que todas las personas, independientemente de su situación legal, tengan acceso a los servicios sanitarios. Es algo pionero en Navarra y que, por fortuna, se mantiene a pesar de haber sido recurrido.

Por otro lado, ¿le parece relevante la posibilidad del cambio de apellido como avance en la igualdad?

-Todo lo que signifique reconocimiento del papel de las mujeres en la sociedad me parece relevante. De siempre, la historia de las mujeres ha quedado ignorada y este es un ejemplo muy claro. La madre, que es quien nos lleva nueve meses y nos trae al mundo, desaparece del primer plano y desaparece también de la genealogía. Eso no tiene ni pies ni cabeza. Con el cambio de apellido se reconoce, de alguna manera, la aportación de las mujeres a la sociedad.

¿Qué opina sobre la sobreexposición de los delitos sexuales en los medios de comunicación?

-Que se vea que hay concentraciones, protestas y que se actúa me parece muy necesario, porque lo que no se nombra no existe y hasta ahora la violencia de género había sido ignorada, vivida desde el silencio y desde la culpa y la vergüenza. Ahora, la vergüenza tiene que cambiar de bando, que la sienta aquella persona que solo por mirarme se piense que puede hacer con mi cuerpo lo que quiera. No obstante, considero que no hay que visibilizar cuestiones que para las mujeres que viven esta lacra sean un obstáculo en su recuperación o les hagan daño.

Supongamos que la meta de la igualdad está a diez kilómetros. ¿Cuánto llevamos recorrido?

-Estamos en el kilómetro cuatro. Los primeros pasos siempre son los más costosos y ahora vamos más rápidas. La igualdad no gusta a todo el mundo, hay que creérsela y trabajarla, porque nuestra educación no ha sido así. Para ello, tenemos que reconstruir nuestro pensamiento y crear un pensamiento igualitario. Por esto, es muy importante la educación y el trabajo con hombres en cuanto a la masculinidad desde el punto de vista de la igualdad. A partir de ahora, iremos más rápidas que antes, pero tenemos que ser conscientes de que hay más resistencias, y con la resistencias el único camino que nos queda es hacerles frente.

las claves

“Cualquier departamento dependiente del Gobierno de Navarra tiene introducida la perspectiva de género”

-

“Que las mujeres pudieran escoger cuándo y cómo ser madres era algo que teníamos que abordar en el decreto de salud sexual y reproductiva”

-

“Antes, ser feminista era motivo de maltrato, mientras que ahora todos ‘nos damos de tortas’ por decir que somos feministas”