Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Homenaje a enciso, el ‘rey’ de la pochada

Lerín recordó a su paisano Kubala, impulsor de este acto gastronómico por toda Navarra y recientemente fallecido

Cerca de 2.000 personas abarrotaron las calles para comer en cuadrilla

Julen Azcona - Viernes, 18 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Las pochas comenzaron a servirse tras un minuto de silencio en honor a ‘Kubala’.

Las pochas comenzaron a servirse tras un minuto de silencio en honor a ‘Kubala’. (Julen Azcona)

Galería Noticia

Las pochas comenzaron a servirse tras un minuto de silencio en honor a ‘Kubala’.

Lerín- El tradicional Día de la Pochada de Lerín, que lleva siendo protagonista de los jueves de fiestas desde 1991, tuvo ayer un regusto agridulce con el emotivo tributo póstumo que la localidad quiso hacer a su creador, el lerinés José Enciso Kubala, fallecido este mismo año. El habitual cohete que da inicio a la jornada vino precedido por un minuto de silencio en su honor que presentó la alcaldesa, Consuelo Ochoa (PDL), en el balcón del Ayuntamiento, que colgó además una foto de Kubala. Acto seguido, los voluntarios comenzaron a repartir los platos a las largas hileras de gente.

Kubala fue quien animó, hace 26 años, a los pueblos de Sesma y Lerín a atreverse a guisar para una multitud de personas en un mismo día. Pedro Castillo, uno de los organizadores del acto de ayer, aseguró que entonces “la idea parecía imposible pero él nos demostró que era fácil hacerlo”. Castillo describe a Kubala como “un maestro” que “dirigía todo pero dejaba a la vez hacer a los demás”. Desde entonces, son varios los pueblos en Navarra que se unen para comer juntos en la calle.

Castillo es quien recogió el testigo de Kubala en Lerín hace cuatro años. “Empecé siendo el más joven y ahora soy el mayor”, afirmó. Este año, las cantidades fueron parecidas a las del anterior. “Hemos servido 1.800 raciones de pochas, unos 400 kilos”, explicó Castillo, aunque añadió que en Lerín siempre hay más comensales que el número de raciones servidas, ya que “hay gente que no come pochas”.

Que el de ayer fue uno de los días grandes de los festejos a Castillo no le cabía ninguna duda. Y es que, según él, la pochada “es ya tan importante para los lerineses y lerinesas como el cohete o la procesión”. La afirmación quedó probada con las cerca de 2.000 personas que llenaron las calles de Lerín desde las 15.00 horas, a pesar de que el duro sol y las altas temperaturas no dieron tregua en toda la jornada.

Alba del Río, de la cuadrilla La Traka, afirmó que “es un día muy chulo”. “Me gusta tanto que me he cogido fiesta mañana en el trabajo para poder aprovecharlo bien”, añadió. La joven se sentó con su grupo en una mesa en la calle Mayor y combinó las alubias con raciones de pollo asado.

Por su parte, Olga Mendía, vecina de Burlada y casada con un lerinés, afirmó que asiste a la pochada “todos los años a pesar de que coinciden con fiestas de Burlada, porque preferimos las fiestas de Lerín”. Félix Ochoa, integrante de su cuadrilla, aseguró que no ha fallado “nunca” ya que “me junto en cuadrilla y veo a gente que no viene en todo el año”.