Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Jornada de cuadrillas y familias entre fogones

Cientos de burladeses se acercaron a La Nogalera para preparar los calderetes

El buen ambiente y la música predominaron en el cuarto día de fiestas

Cristina Jiménez Oskar Montero - Viernes, 18 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Xabi Ciganda, Bárbara García, Inés Pérez, Sara Acosta, Julen López, Rubén Pérez, Zuriñe Adán, Nekane Beloki, Aitor López, Jacint Figueres y Mikel Beaumont aprovecharon la sombra del kiosko para comer.

Xabi Ciganda, Bárbara García, Inés Pérez, Sara Acosta, Julen López, Rubén Pérez, Zuriñe Adán, Nekane Beloki, Aitor López, Jacint Figueres y Mikel Beaumont aprovecharon la sombra del kiosko para comer. (OSKAR MONTERO)

Galería Noticia

  • Xabi Ciganda, Bárbara García, Inés Pérez, Sara Acosta, Julen López, Rubén Pérez, Zuriñe Adán, Nekane Beloki, Aitor López, Jacint Figueres y Mikel Beaumont aprovecharon la sombra del kiosko para comer.

burlada/burlata- Centenares de burladeses y burladesas se acercaron en la mañana de ayer al parque de La Nogalera, dispuestos a demostrar sus dotes culinarios con la leña y el caldero, aunque los más modernos optaron por las bombonas para cocinar. Las importantes columnas de humo y el aroma a madera quemada en la localidad no dejaban lugar a dudas: había llegado el evento más popular del año a Burlada.

Numerosas cuadrillas de todas las edades acudieron desde el punto de la mañana en busca de un buen sitio para colocar sus cazuelas. El sol y el calor hicieron acto de presencia durante toda la jornada y motivaron a los participantes a aprovechar las sombras del parque, que a mediodía estaba repleto de grupos que ultimaban los detalles de su muestra gastronómica. Los más fiesteros acudieron a la cita desde las 8 y media de la mañana, como los miembros del colectivo Burlata Herria. Asier Rodríguez, Aritz Leiva, Jose Tello, Dani Mateo, Laura Torre, Cristina Torre, Borja Pérez, Vanessa Gutiérez y Flor Ríos bromearon mientras preparaban su paella: “A quien madruga, Dios le ayuda”.

Poco más tarde llegó la cuadrilla de Eduardo Carrasco, burladeses de toda la vida y veteranos en los calderetes: “Venimos todos los años al mismo sitio y vamos mejorando. Hoy, por primera vez, nos hemos traído una jaima”, comentaba entre las bromas de sus amigos, que destacaron “la presencia de más personas extranjeras. Son vecinos de Burlada que se están integrando en el pueblo”, detallaron.

Esta pandilla fue una de las 84 que se acogió al pack que ofrece el Ayuntamiento desde hace varios años. Por un precio de 15 euros, el Consistorio ofrecía tres kilos de patata, tres kilos de conejo, tres barras de pan, leña y un melón. En este sentido, Txema Noval, alcalde de la localidad, se mostró satisfecho con los asistentes pero reconoció que otros años se suelen vender más de cien y “no entendemos por qué puede haber un descenso, el tiempo es idóneo y el ambiente igual de alegre que el de otros años”. Noval barajó la posibilidad de que la apertura de Volkswagen durante este mes haya influido y aprovechó la ocasión para destacar la cantidad de gente joven que se acercó al acto: “Nos están tomando el relevo generacional”, comentó.

Aunque también hubo sitio para los mayores. María Luisa Orduña, de la Asociación de Mujeres de Burlada, acudió acompañada de varias de las integrantes del grupo. “Es un acto muy especial. En los años 70, este terreno comenzó a edificarse y decidimos organizar los calderetes que fueron surgiendo poco a poco”, afirmó Orduña, que deseó asimismo “un buen día para todos los vecinos”. Junto a ella, Rosario Martín, Mari, Juli Felipe, Teresa Mondol, Emilia Viniegra y Julia Hernando explicaron que “hacemos un calderete pero con los ingredientes duplicados. Así tenemos más cantidad de todo”.

Marta Carasusan celebró doblemente la ocasión. “Es la primera vez que coinciden los calderetes con mi cumpleaños”, relató notablemente contenta esta joven, que inició sus 21 años acompañada de su hermana y varios amigos. Esta cuadrilla, que preparó una enorme cantidad de macarrones, destacó del día de ayer que “lo mejor es que participa todo el pueblo, pasas todo el día fuera y siempre hay buen rollo”. Una de las miembros, Olatz Beloki, echó en falta el tradicional karaoke que tenía lugar todos los años después de la comida: “Estoy indignada porque era muy divertido”, señaló Beloki.

Sin embargo, la música no faltó durante la cita festiva que predominó durante la jornada. Desde los altavoces propios de algunas de las mesas, pasando por las gaitas y los txistus que animaron el ambiente, hasta el repertorio de la charanga burladesa Txogarima. Además, el Patronato de Cultura del Ayuntamiento de Burlada se encargó de una discomóvil en uno de los extremos de La Nogalera y la peña Aldabea organizó un concierto con versiones de música rock en el lado contrario.

Herramientas de Contenido