Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un pilón tranquilo, atractivo y sin incidentes

A las vacas de Vicente Domínguez

LES COSTÓ SALIR DEL CORRAL PERO DESPUÉS BAJARON A UNA GRAN VELOCIDAD | Cinco corredores sufrieron contusiones leves

María San Gil U. Beroiz/D. Olóriz/I. Porto - Viernes, 18 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los corredores enfilan la cuesta final del encierro delante de las vacas.

Los corredores enfilan la cuesta final del encierro delante de las vacas. (U. Beroiz/ D. Olóriz/ I. Porto)

Galería Noticia

Los corredores enfilan la cuesta final del encierro delante de las vacas.

falces- El quinto encierro del Pilón, el que firmaron las reses de la ganadería Vicente Domínguez, de Funes, dejó bonitas y largas carreras y un parte con cinco atenciones leves. A pesar de que fue una prueba limpia y bastante rápida, sobre todo en el tramo final, los miembros de la DYA tuvieron que atender a cinco mozos, el número más elevado hasta el momento.

En este caso, y tal y como informaba José Manuel Merenciano, todos ellos presentaban golpes y arañazos debido a las caídas que sufrieron en la cuesta y a uno de ellos, a un joven corredor falcesino habitual del Pilón, le inmovilizaron la muñeca porque presentaba un pequeño esguince.

Todos los heridos llegaron por su propio pie hasta la jaima móvil, lugar en el que se efectuaron todas las curas, y se fueron acto seguido de allí. Además, y justo antes que de sonara el cohete de inicio del Pilón, una señora se cayó de un madero en el tramo final del recorrido y tuvo que ser atendida al encontrarse algo mareada. Tras ser examinada, la espectadora volvió a tiempo para disfrutar de la carrera.

Y es que el de ayer fue un encierro diferente a los vividos hasta el momento, ya que los animales tardaron bastante en salir del corral tras el cohete y se dejaron ver en la parte alta del recorrido cuando ya habían pasado más de 40 segundos. De hecho, muchos de los falcesinos acostumbrados a correr en esta zona explicaban que pudieron estirar la carrera mucho más de lo normal, e incluso evitaron las típicas caídas in extremis, porque el ganado llevaba un ritmo templado.

Sin embargo, esta tónica cambió cuando los animales tomaron la curva que da acceso a la cuesta final ya que la Nº 25 y de nombre Aguirrera se encargó de imprimirle un ritmo vertiginoso a la carrera.

Las diez vacas enfilaron este tramo a una velocidad que hizo que muchos mozos tuvieran que apartarse para no ser arrollados. Además, y antes de entrar al corral, una de las reses hizo amago de meterse en el recoveco que hay justo al llegar al asfalto.

la ganaderíaJuan Domínguez, el ganadero, explicaba que todos los animales que llevaron ayer a Falces eran nuevos en estos menesteres ya que ninguna de las vacas había participado previamente en esta carrera.

La ganadería Vicente Domínguez cuenta con una amplia trayectoria en este encierro a pesar de que hubo una temporada en la que dejó de acudir al Pilón. De hecho, explicaba Domínguez, hace bastantes años se premiaban las ganaderías que participaban en el encierro y ellos cuentan con varios de estos reconocimientos. El año pasado volvieron a estar en esta cita falcesina, la anterior puesta de largo fue en el año 2008, y esperan poder repetir experiencia siempre que la agenda se lo permita.

De acuerdo con Juan Domínguez, los animales cumplieron las expectativas y fue una carrera “bonita”. “Al principio no salían pero cuando han llegado al empedrado han ido como balas. Este año hemos apostado por ganado nuevo, para ir alternándolo y para ver cómo respondían”, afirmaba el funesino al tiempo que explicaba que “las vacas que hemos elegido están muy andadas y trabajadas. En principio son animales que piensas que controlas y que no se van a escapar”.

Además, el día de ayer fue muy intenso para Domínguez dado que, además de la prueba de ganado con cuatro vacas en la que el primer relevo fue mucho más espectacular que el segundo, sacaron otros diez animales en el encierro de mediodía y otras diez reses, todas ellas diferentes, en el festejo taurino que hubo por la tarde. De ahí, insistía, “lo importante que es para nosotros que no se escape ninguna, porque estamos a pleno rendimiento”.