Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Cárcel para la banda que robó pisos marcándolos con cuñas de plástico

El juez imputa ocho asaltos a los tres detenidos, de los que destaca su alta profesionalización

Jesús Morales - Viernes, 18 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Cuñas o testigos de plástico introducidos entre la puerta y el marco.

Cuñas o testigos de plástico introducidos entre la puerta y el marco.

Galería Noticia

Cuñas o testigos de plástico introducidos entre la puerta y el marco.

PAMPLONA- El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona envió ayer a prisión a los tres miembros de la banda especializada en robar pisos mediante el uso de cuñas de plástico como marcadores, tras atribuirles al menos ocho asaltos en la capital navarra en las últimas semanas. El juez, que también imputa a los detenidos un delito de pertenencia a grupo criminal, destaca que son unos delincuentes “altamente profesionalizados que se dedican con habitualidad a cometer este tipo de delitos”.

En un auto dictado ayer, el magistado afirma que existen “indicios racionales” de que los tres investigados, M.T., D.T. y D.D., dos de origen georgiano y uno de origen ruso, han participado en ocho robos con fuerza en casa habitada, cada uno de ellos castigados con penas de 2 a 5 años de prisión, “algunos consumados y otros intentados”, según se concluye en el atestado confeccionado por el Grupo III de la Brigada Provincial de Policía Judicial, de la Policía Nacional.

El magistrado recuerda que los tres detenidos fueron sorprendidos el pasdo domingo por la noche por unos vecinos de un inmueble donde “pretendían cometer un nuevo robo con fuerza”, colocar los testigos o cuñas de plástico “de los que se servían para marcar o señalar las viviendas donde iban a cometer los robos”, o revisar marcadores colocados con anterioridad “para confirmar que en la vivienda no residía nadie”. Tras la alerta de los vecinos, la Policía Municipal sorprendió al salir del portal a los tres detenidos, quienes intentaron darse a la fuga, si bien fueron alcanzados por los agentes.

Como resultado de la inspección ocular del edificio, se descubrieron en varias puertas de acceso a distintas viviendas cuñas “exactamente iguales entre sí” e iguales a las que fueron intervenidas por la Policía en las viviendas donde se produjeron los robos con fuerza en Pamplona. Asimismo, eran idénticas a los que portaba uno de los investigados en el momento de su detención.

El juez subraya “la especificidad del método usado por los investigados para cometer los delitos de robo con fuerza sin el riesgo derivado de encontrarse la vivienda ocupada en el momento de los hechos, la circunstancia de que todos esos robos presumiblemente se cometen en horas nocturnas para facilitar el trabajo de los delincuentes y las increíbles y, en ocasiones, contradictorias declaraciones acerca de la finalidad de su presencia en Pamplona”.

Asimismo resalta que “las inverosímiles explicaciones acerca de sus transferencias de dinero fuera de España o a la forma en que accedieron al vehículo en el que llegaron a Pamplona (a nombre de un joven de 22 años que es titular de diez vehículos similares a los usados por los detenidos), hace que las explicaciones ofrecidas sean claramente falsas, pues no sostienen en más mínimo análisis bajo los criterios de la lógica y del sentido común”.

VERDADEROS PROFESIONALESEn cuanto al delito de pertenencia a grupo criminal, castigado con pena de seis meses a un año de prisión, el juez incide en que “la especialidad de la forma de comisión de los delitos” que se atribuyen a los detenidos, “la destreza que demuestran en su ejecución y las medidas de seguridad que adoptan para no ser descubiertos y dificultar la acción policial”, unido a “su manifiesta carencia de medios de vida lícitos, el hecho de que, no obstante ello, manden dinero fuera de España (lo que revela cierta regularidad en los ingresos, de origen lícito no acreditado en modo alguno)” y “el aplomo y seguridad que han mostrado en todo momento”, permiten afirmar “sin temor a equivocarnos que nos encontramos en presencia de verdaderos profesionales, con una alta preparación para cometer delitos contra la propiedad, lo que permite afirmar que se dedican con habitualidad a la comisión de este tipo de delitos, de forma conjunta y bien organizada, con un reparto de tareas y funciones”.

Al respecto, el magistrado considera que “el mero hecho de que un abogado de Barcelona haya contactado con el juzgado de guardia” diciendo que era el abogado de los detenidos y que quería hablar con la abogada de oficio que les ha asistido para entregarle documentación “evidencia hasta qué punto los investigados no son lo que dicen ser (unos chapuzas que se dedican a buscar trabajos esporádicos por España para ir tirando o un representante de no se sabe qué empresas que vienen a Pamplona), sino que son unos profesionales del delito”.