cae por la mínima ante el ciudad de logroño

El Helvetia Anaitasuna no supera el primer ensayo

balonmano | cae por la mínima ante el logroño

Mikel Erbiti / Iñaki Porto - Sábado, 19 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Antonio Bazán se dispone a lanzar en el partido de ayer.

Antonio Bazán se dispone a lanzar en el partido de ayer. (Iñaki Porto)

Galería Noticia

Antonio Bazán se dispone a lanzar en el partido de ayer.Carlos Chocarro choca con el exjugador de anaitasuna Juan Castro.

Helvetia Anaitasuna 32 - Ciudad de Logroño 33

Anaitasuna Nordlander, Aguirrezabalaga (1), Ugarte (3), Etxeberria (1), Iturri, Balenciaga (3), Ceretta (2), Goñi, Chocarro, Filipe (3), C.Martínez (2), Gastón (2), Barricart, Bazán (5), Nantes (7), Nordlander (1) y Oswaldo (2).

Goles 0-4, 3-5, 6-10, 8-14, 11-17, 15-22, 19-23, 25-26, 28-29 y 32-33.

pamplona- El Helvetia Anaitasuna no fue capaz de superar su primera prueba en esta pretemporada frente al Logroño. Los de Juanto Apezetxea perdieron por la mínima (32-33) en un choque que sirvió como primera toma de contacto para el conjunto navarro.

Anaitasuna saltó a la catedral plantando su 6-0 habitual en defensa que intentó parar las acometidas de los logroñeses, que consiguieron encontrar lanzamientos claros desde los seis metros con demasiada facilidad. Si bien es cierto que el siete inicial habitual de los navarro sufrió varios cambios, el equipo pareció salir con una marcha menos que su rival y pronto se evidenció en el marcador.

Tras el 0-4 inicial, los chicos de Apezetxea reaccionaron al mismo tiempo que el técnico que, tras un tiempo muerto, ponía en pista a los Ceretta, Nantes y Aguirrezabalaga.

La defensa 5-1 que propuso el equipo de Javier González causó serios problemas a los navarros que vieron cómo sus lanzamientos chocaban una y otra vez contra el muro defensivo de sus oponentes. Anaitasuna se marchaba al vestuario perdiendo por una renta de siete goles (15-22).

Sin embargo, el inicio de la segunda mitad en nada se pareció a lo que se había visto en la primera parte. La llegada de Antonio Bazán al pivote y de Sergey Hernández a portería le dieron otro aire a un partido que poco a poco se fue igualando. El recién llegado Nantes, con siete goles, Bazán con cinco y Balenciaga, que asumió la dirección en el centro del ataque, llevaron al Helvetia a igualar un choque que acabó llevándose el Logroño por la mínima tras un arreón final (32-33).

Después de 18 días de preparación, los de Juanto Apezetxea sufrieron las pérdidas de balón y los desajustes defensivos propios de estas fechas y que acabaron decantando el partido.