Sensaciones deportivas

La gama S de Audi nació para trasladar a los modelos de serie accesibles al gran público las sensaciones deportivas que sólo los pilotos de la marca de los cuatro aros podían disfrutar en la competición. A nosotros sólo nos queda agradecérselo.

Un reportaje de Tomás Pastor - Sábado, 19 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La gama S de Audi es una invitación a disfrutar de la más selecta conducción deportiva.

La gama S de Audi es una invitación a disfrutar de la más selecta conducción deportiva. (Foto: Audi)

Galería Noticia

La gama S de Audi es una invitación a disfrutar de la más selecta conducción deportiva.

La gama S de Audi es el fiel reflejo de la pasión de la marca alemana por las carreras trasladada a los vehículos de serie, esos que algunos afortunados y a la vez entusiastas de las sensaciones deportivas pueden disfrutar.

En el Rally de San Remo de 1985 Walter Röhrl y Christian Geistdörfer lograron una victoria histórica con el Audi Sport Quattro S1, uno de los coches más potentes de aquellos tiempos, en la misma temporada en la que la francesa Michèle Mounton conseguía la victoria en mítica subida a Pikes Peak a bordo de una evolución del Quattro S1 y a la vez establecía un nuevo récord.

Cinco años más tarde, en 1990, Audi lanzaba el S2 Coupé de 220 CV, con un motor que era otra variante del cinco cilindros de gasolina 2.2 turboalimentado del S1 de competición. En 1992 llegó el S2 Avant y un año más tarde el S2 Berlina, ya con 230 CV. Hasta 1995 se fabricaron 9.488 unidades del S2 en sus tres carrocerías;era el comienzo de una larga historia de amor entre carreras y coches de serie que ha llegado a nuestros días, ahora en todo su esplendor, y que ha convertido a la gama S de Audi en un referente dentro de la oferta del fabricante alemán y también dentro del mundo de los automóviles deportivos de serie.

La gama S de Audi ofrece berlinas de tres, cuatro y cinco puertas, familiares, cupés, descapotables y hasta grandes SUV

La lista de modelos S ha crecido en todas las líneas posibles de desarrollo. De aquel originario motor de gasolina de cinco cilindros en línea turboalimentado se ha pasado a propulsores de gasolina, siempre sobrealimentados, con cuatro cilindros en línea, seis en uve y ocho en uve, destacando incluso la incorporación de un V8 de 4 litros diésel en el imponente SQ7. Las cajas de cambios manuales han dejado vía libre a las automáticas, Tiptronic y S Tronic de doble embrague, y las innovaciones tecnológicas han marcado la evolución de unos propulsores que incluyen inyección dual, sobrealimentación eléctrica, tracción total Quattro en sus diferentes modalidades, suspensiones adaptativas, amortiguaciones neumáticas, dirección dinámica, frenos carbocerámicos;además de diferentes asistencias a la conducción para ganar en seguridad y respuesta deportiva, con especial mención para el sistema Audi Select, que adopta distintos modos de conducción, o los diferenciales centrales y traseros autoblocantes.

Las posibilidades de elegir entre distintos tipos de carrocería son cada vez mayores, ya que se proponen berlinas de tres a cinco puertas, familiares, cupés, descapotables y hasta SUV. Y, lo que es mejor, no sólo se trata de versiones radicalmente deportivas, sino de automóviles perfectamente utilizables en el día a día, con un nivel de equipamiento de referencia, con especial mención para su conectividad, y una calidad de realización y exquisitez que se encuentran al sobresaliente nivel de sus prestaciones (desde 250 hasta 305 km/h de velocidad máxima). Y por si todo esto no fuera suficiente, que siempre hay compradores con las posibilidades económicas y el deseo de ir un poco o un mucho más allá, la división Audi Sport GmbH ofrece opciones adicionales de personalización para los modelos S a través del programa Audi Exclusive.

Los S1 y S1 Sportback (2.0 TFSI de 231 CV, por 35.990 y 36.720 euros);S3, S3 Sportback, S3 Sedán y S3 Cabrio (2.0 TFSI de 310 CV, por 49.200, 51.080, 51.810 y 59.000 euros);S4 y S4 Avant (3.0 TFSI V6 de 354 CV, por 73.590 y 75.680 euros);S5 Coupé, S5 Sportback y S5 Cabrio (3.0 TFSI V6 de 354 CV, por 78.060, 78.060 y 87.060 euros);S6 y S6 Avant (4.0 TFSI V8 de 450 CV, por 95.030 y 97.880 euros);S7 Sportback (4.0 TFSI V8 de 450 CV, por 103.200 euros);S8 y S8 Plus (4.0 TFSI V8 de 520 y 605 CV, por 136.460 y 162.660 euros);TTS Coupé y TTS Roadster (2.0 TFSI de 310 CV, por 60.850 y 63.890 euros);SQ5 TFSI (3.0 TFSI V6 de 354 CV, por 80.110 euros);y SQ7 (4.0 V8 diésel de 435 CV y 900 Nm, con cinco o siete plazas y un precio de 113.310 euros) nos trasladan a un selecto mundo de sensaciones deportivas más allá de la imagen de marca y el estatus, al puro placer de conducir, donde las emociones cobran todo el protagonismo.

GAMA ‘S’ DE AUDI