Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Osasuna (1-1) Sevilla Atlético

A Osasuna se le atraganta el debut

comienza la temporada el equipo de diego martínez, que fue de menos a más, no pasa del empate en el sadar ante el sevilla atlético, que igualó de forma inmediata el gol de david rodríguez

Javier Saldise / Javier Bergasa/Mikel Saiz - Domingo, 20 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Osasuna - Sevilla Atlético.

Osasuna - Sevilla Atlético. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

  • Osasuna - Sevilla Atlético.

Pamplona- Designado por el presidente Sabalza como uno de los equipos a batir de la temporada, como si el resto consintiera semejante estatus, Osasuna comprobó desde el primer pitido en sus carnes lo que ofrece este torneo: rivales duros, con condición físico bien trabajada y gusto por un armazón en el que el ensamblaje principal tiene mucho que ver con el rigor táctico. Y así, en un encuentro sin un mando claro, fallos y varios lances a partir de los barullos, la puesta de largo del equipo rojillo en el retorno de la Segunda División no dejó en El Sadar el sabor de la victoria.

En un partido intenso y poco gratificante para el espectador, el equipo de Diego Martínez tampoco hizo ocasiones como aspirar a más que el empate -el Sevilla Atlético también remató solo a puerta en la jugada del gol- y el desarrollo de la contienda respondió más al típico encuentro de comienzo de temporada, donde falta fluidez, también algo de chispa en los jugadores, que vienen de cargar músculos y conocimientos y necesitan tiempo para que todo se asiente.

Presentado con clarines como uno de los buenos, Osasuna no ganó en el regreso a Segunda, pero no puede encajar decepción alguna y sí recoger algunas experiencias y recopilar situaciones para lo que será este torneo larguísimo y con trampas por todas partes. Nada nuevo para técnico y jugadores que tienen un conocimiento directo y muy próximo en el tiempo de cómo se ventilan las cuestiones por aquí. El nuevo equipo rojillo puso en liza hasta siete de las adquisiciones para el campeonato y aunque se haya trabajado con mimo y concienzudamente, solo la sucesión de partidos le va a dar empaque al grupo, fluidez y sentido a su juego.

El primer partido de la nueva era se le atragantó a Osasuna desde el primer tiempo. Fue una acumulación de problemas que llevaron al equipo al bloqueo y al Sevilla Atlético, un grupo insolente, bravo y batallador, a mostrarse cada vez más cómodo, también dominador del juego incluso en algunas fases, aunque sin fuego en los últimos metros.

Tras haberse sacudido de encima un inicio con mucho nervio y poco acierto, la incipiente mejoría en la que pareció entrar Osasuna mediado el primer acto -siempre sin ocasiones claras-, se diluyó cuando perdió el balón y los chavales del Sevilla mandaron. El paso del encuentro descubrió también que el equipo rojillo iba a eliminar los trámites con el esférico, una mayor elaboración, y apostar por el fútbol directo. En un partido siempre áspero, con demasiados encontronazos y poca fluidez, solo Osasuna había firmado una oportunidad clara, la que a los cincos minutos concluyó con el gol anulado de De las Cuevas por fuera de juego, pero al que se llegó tras una acción de mérito del propio rematador y de Fran Mérida, que probó al meta en el disparo que propició el rechace.

Osasuna se marchó al descanso con la sensación de que tenía mucho trabajo por delante, que el debut se estaba convirtiendo en una labor pesada y espesa, con poca chispa, con unos tipos corajudos enfrente que estaban amargando la puesta de largo. La tarjeta de bienvenida a la Segunda en su inequívoca dimensión. A Osasuna le premió una de las pocas jugadas de apoyos que fabricó y en la que hubo tanto intencionalidad como tino. Clerc proyectado como extremo, apoyado en un toque de Quique, permitió que su eslalon concluyera en un centro perfecto que remató a puerta vacía David Rodríguez. El delantero enseñó su mejores prestaciones cuando estuvo cerca del área, enseñando velocidad y, en la acción del gol, mostrando un oportunismo que tuvo poco terreno para explayarse, porque no hubo ocasiones que gestionar.

Tampoco la fortuna quiso echarle una mano a Osasuna en el día del debut porque no tuvo tiempo ni para digerir el gol. Un par de minutos más tardes, el filial del Sevilla se aprovechó de dos rechaces tras sendas paradas del meta debutante Sergio y marcó en la única acción en la que atinó entre los tres palos. Una fatalidad en un partido sin control. Osasuna se mantuvo firme en la búsqueda de la portería rival y persiguió alguna acción con marchamo de definitiva. Incluso rozó el gol del triunfo en un remate de Unai García que entró pero fue anulado por un fuera de juego milimétrico.

Y con sensación de impotencia y mala uva en el cuerpo se marchó Osasuna en su debut. Esto es la Segunda División, por si alguno se había olvidado.


Herramientas de Contenido