Angola celebrará el miércoles unas elecciones históricas

El presidente, Dos Santos, tras 38 años ininterrumpidos en el cargo, dejará paso a Joao Laurenco

Lunes, 21 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

A la izquierda, Joao Lourenco y a la derecha, Eduardo dos Santos.

A la izquierda, Joao Lourenco y a la derecha, Eduardo dos Santos. (Foto: Efe)

Galería Noticia

A la izquierda, Joao Lourenco y a la derecha, Eduardo dos Santos.

NAIROBI- Angola celebrará el miércoles unas elecciones históricas que acabarán con la salida del poder, al menos formal, del presidente José Eduardo dos Santos, de 74 años, que lleva en el cargo ininterrumpidamente desde 1979.

Su partido, el Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), gobernante desde que se independizó de Portugal en 1975 e incluso después de la implantación del multipartidismo en 1991, presentará como candidato al hasta ahora ministro de Defensa, João Lourenço, de 63 años y claro favorito en los comicios.

Si bien los rumores sobre la salud de Dos Santos aumentan, especialmente tras sus repetidas visitas a España por razones médicas, algunos analistas aseguran que no dejará de ejercer el poder aunque ceda el sillón presidencial a Lourenço.

De hecho, Dos Santos, segundo mandatario africano más longevo en el poder tras el ecuatoguineano Teodoro Obiang, mantendrá el liderazgo del MPLA hasta 2018, año en el que aseguró que dejará la política en activo.

Sobre el presidente recaen críticas de la comunidad internacional, que le acusa de atentar contra los derechos humanos de los activistas y opositores políticos y, sobre todo, de sostener un régimen que Transparencia Internacional lleva años clasificando entre los más corruptos del mundo.

La familia Dos Santos es una de las principales beneficiarias: su hijo, José Filomeno, está al frente del fondo soberano de Angola desde 2013.

Portugal, antigua metrópoli de Angola y uno de sus principales socios comerciales, acusó en febrero al vicepresidente angoleño, Manuel Vicente, de corrupción, blanqueo y falsificación documental, dentro de un caso que investigaba supuestos sobornos a un fiscal del país luso. - D.N.