Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Lo tenía en mente como un sueño

De Villava a Nueva York

La pintora navarra Isabel G. Irurzun ha aprovechado el verano para perfeccionar su actual reto artístico: el retrato. Y se ha ido a la ciudad con las mejores escuelas de este género pictórico: la Gran Manzana.

Un reportaje de Paula Etxeberria - Lunes, 21 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La pintora navarra Isabel García, fotografiada en la exposición de retratos que ha realizado este verano en Manhattan. Fotos: cedidas

La pintora navarra Isabel García, fotografiada en la exposición de retratos que ha realizado este verano en Manhattan. Fotos: Cedidas

Galería Noticia

  • La pintora navarra Isabel García, fotografiada en la exposición de retratos que ha realizado este verano en Manhattan. Fotos: cedidas

“Si realmente tienes alma de pintora, no pintas un cuadro con la intención de venderlo”

Lo tenía en mente como un sueño imposible -en el día a día se imponían el trabajo, la familia y en especial sus dos hijas...-;pero este verano Isabel García (Isabel G. Irurzun, este es su nombre artístico) sintió que era su momento y se lanzó a viajar a Nueva York para profundizar en el que es su actual reto artístico: el género del retrato.

Nueva York, porque “allí están las mejores escuelas de retrato, por las que han pasado todos los grandes pintores del género”, cuenta la artista navarra. La experiencia no ha podido ser mejor, y ha culminado en una exposición que la pintora llevó a cabo el pasado mes de julio en la galería de Manhattan JMC Custom Framing Inc. Dos semanas en las que la pintora natural de Irurtzun pero afincada desde hace 15 años en Villava ha mostrado al heterogéneo público neoyorquino su arte como retratista. La oportunidad la buscó ella misma, “picando puertas”. “Desde aquí las cosas parecen más difíciles cuando piensas en exponer en Nueva York. Pero una vez que estás allí, la ciudad es mucho más íntima, te acoge, y todo es mucho más fácil, además todo el mundo habla castellano...”, asegura Isabel García, quien contactó en persona, recorriendo a pie las amplias avenidas de la Gran Manzana, con varias galerías de arte que podrían estar interesadas en exponer su obra, y todo cuadró con el espacio JMC Custom Framing Inc. “Les gustó lo que les enseñé, les interesó exponerlo y tenían disponibilidad en esas dos semanas de julio, así que fue posible”, apunta la pintora navarra, que no suele mostrar su obra fácilmente. “No soy partidaria de algo que se lleva mucho: exponer para rellenar currículum. Hay gente que explota mucho una misma exposición... a mí eso no me gusta. Pero en Nueva York vi una oportunidad única, porque si no lo hacía en ese momento, dudo que volviese a haber otra posibilidad de exponer allí”, dice sobre dicha muestra, en la que compartió con el público neoyorquino retratos al óleo de gente anónima realizados in situ, en las dos escuelas pictóricas en las que se ha formado este verano, junto con otras obras anteriores que tenía en su estudio de Villava y que llevó con ella en su viaje.

La impresión que se ha traído del movimiento y el mercado artísticos de Nueva York es “que hay muchísimas galerías, barrios llenos de ellas, como Chelsea”, y que “valoran mucho, público y galerías, el arte abstracto y de gran formato, que está a la venta a unos precios desorbitados...”. Aun así, matiza, “lo que haya podido ver en el tiempo que he estado es solo una pizca de todo lo que se mueve allá”.

escuelas de ny

La disciplina hecha arte

Un mes entero ha estado Isabel García en Nueva York, donde se ha formado con diferentes maestros -instructores, se les llama allá- en diversos cursos de dos importantes escuelas de pintura: The Art Students League y Grand Central Atelier. “He pasado por siete instructores diferentes, maestros de prestigio allá, como Kevin Müller, Patrick Byrnes, Jones Marshall o Mary Beth McKenzie, entre otros”, cita. Lo más positivo que se trae consigo de estas escuelas, en las que ha estado en contacto con pintores de todo el mundo, es “la disciplina”. Que podría traducirse en profesionalidad. “Se lo toman muy en serio, y a mí me gusta esa seriedad. Si le pones empeño, aprendes mucho”, dice, comparando dos realidades -España y, dentro de ella, Pamplona, y Nueva York-, que distan mucho la una de la otra a la hora de entender la pintura y en general el arte como una profesión. “Aquí es complicado que se entienda que tu profesión es ser pintora, y sobre todo si eres mujer, y aún más si eres madre. Parece que la pintura tiene que ser solo un hobbie y que tienes que dedicarte a tus labores, a la casa, a las niñas... Si eres hombre, no se te cuestiona tanto por decidir pasar un mes de verano formándote por cuestiones de trabajo en Nueva York, lejos de la familia. Eso lo he notado”, lamenta.

La pasión por el retrato se la contagió el pintor pamplonés Mikel Esparza, con quien Isabel García sigue formándose a día de hoy. “El retrato te engancha, y en mi caso no es nada relajante, me llega incluso a estresar”, reconoce la pintora navarra, que hasta el momento en que sumergió en este género había pintado siempre paisaje. “Así como pintar un paisaje te da pie a relajarte, a inventar, a imaginar..., el retrato no da pie a inventarse nada. Tienes que captar la esencia, el alma de la persona retratada, y eso hace que el trabajo sea más tenso”, comenta sobre este género del que, dice, lo importante, “más que buscar el parecido, es que el resultado final tenga fuerza, que te diga algo”. A ella le interesa pintar retratos “del natural”. “No me apetece hacerlos a partir de fotografías. Y quién sea el retratado no me importa. Gente anónima. Al final estás pintando un rostro, una expresión. Un alma”, dice, sin pensar en la venta. “Sé que para vender es más fácil el paisaje, pero si realmente tienes alma de pintora, no pintas un cuadro con la intención de venderlo”, asegura.

en corto

Autodidacta en compañía. Isabel G. Irurzun se considera autodidacta, aunque comenzó formándose en la Escuela de Arte Catalina de Oscáriz y siguió haciéndolo junto a pintores como Salvador Beunza, Juan José Aquerreta, Antonio López o Mikel Esparza. La artista compagina la pintura con el maquillaje, trabajo que ejerce en la peluquería de Pamplona Jose García Peluqueros, así como para desfiles o revistas de moda.

17 años en la enseñanza. La pintora navarra lleva 17 años dando clases de pintura a grupos de niños y de adultos en las casas de cultura de Irurtzun y Villava, así como en Burlada, y su intención es empezar a ejercer también como maestra en su estudio (en plena calle Mayor de Villava), adonde quiere trasladar la filosofía formativa de disciplina y profesionalidad que ha adquirido en Nueva York. Se plantea “traer a pintores de nivel internacional especializados en retrato para que impartan clases aquí. Ya he hablado con algunos en Nueva York, como Kevin Müller, y se muestran encantados y dispuestos a venir”, cuenta.

Acondicionando un nuevo espacio cultural. En su estudio de Villava -ubicado en un bajo que antes era una sociedad- Isabel García está acondicionando un futuro espacio cultural que le gustaría abrir a diferentes artistas para que muestren su obra. “Más que una galería, tengo en mente un espacio de encuentro artístico”, dice sobre este proyecto, que se plantea ir materializando a lo largo de este próximo curso.

Herramientas de Contenido