Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la carta del día

¿Nos falta formación?

Por Benedicto Aguirre Echeverría - Lunes, 21 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

¡somos muy carentes en formación! Para entender el comportamiento de algunos, que demuestran cualidades adversas por resultarnos agresivos, irrespetuosos, desordenados, insolidarios, intolerantes, individualistas, poco compasivos, soberbios, avariciosos, injustos, etcétera, antes es preciso comprender que estas y otras actitudes similares no facilitan la convivencia de las personas en cualquier ámbito, familiar, social o laboral.

Las actitudes humanas que se oponen a estas formas adversas de comportamiento se adquieren mediante la formación deontológica de las personas, la tan escuchada formación en valores, que no debe confundirse con la formación académica;o sea, un intelectual puede tener una formación personal no como fuera deseable;de hecho, esta discrepancia es evidente en las actitudes de buena parte de nuestros doctos.

Desde cualquiera de los ángulos que se mire, la norma principal en que está basada toda actuación humanitaria y por tanto se puede considerar como el pilar sobre el que se asientan otras formas de comportamiento es el respeto hacia nuestros semejantes y también hacia las cosas que nos rodean. El respeto es, sin lugar a dudas, la principal virtud que faculta al hombre en la convivencia y en la comprensión de los demás valores. Se puede afirmar que este valor se centra en el dicho popular de: “No hagas a los demás lo que no deseas que te hagan a ti”.

Después, otros muchos valores como la sobriedad, el orden, la compasión, la perseverancia, la generosidad, la prudencia, la justicia, la humildad, etcétera, deben inculcarse, inicialmente en las familias, hoy no tan fácil que así sea porque también no pocos padres son carentes en formación personal y, en consecuencia, debería incluirse en materias escolares y de forma continuada a lo largo de cursos sucesivos.

Además, hoy es más necesaria que nunca esta formación, como consecuencia de los múltiples influjos externos que nos acucian y que, sin una buena formación personal, no hacen más que distorsionar aún más la personalidad del inmaduro.

En España, algo que demuestra bien nuestro nivel de formación estriba en que uno de los programas de mayor audiencia televisiva está considerado programa basura por su contenido chabacano y degradante. Por eso, no hay que aturdirse del comportamiento simplón que demuestran tantos, incluidos nuestros gobernantes.

Por eso también es indudable el interés que debieran anteponer los gobiernos de todas las naciones para invertir en educación antes que en muchos asuntos superfluos ¡De esta forma, la convivencia, incluso entre diversas culturas, sería otra!

Herramientas de Contenido