Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

OSASUNA la actualidad

Un partido cualquiera

la temporada | el encuentro inaugural de la liga enseña que la realidad de la segunda no cambia y le muestra a osasuna que deberá esmerarse

Javier Saldise / Javier Bergasa - Lunes, 21 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

David Rodríguez celebra su gol. Junto a él, Roberto Torres.

David Rodríguez celebra su gol. Junto a él, Roberto Torres. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

  • David Rodríguez celebra su gol. Junto a él, Roberto Torres.

Pamplona- Nino, delantero respetado y osasunista de bien, se consagró como máximo goleador de la Segunda División y con la experiencia de decenas de partidos a sus espaldas explicó sobre lo que se cuece en la categoría: “Es un campeonato físico y táctico”. Al exariete de Osasuna, que ni se refería a que se trataba de un campeonato larguísimo, ponía sobre el tapete que los equipos andan como mulos y que también se cuidan las formas para sacar petróleo con los recursos a partir del propio orden y la gestión del juego.

El partido frente al Sevilla Atlético no fue sino un buen ejemplo de lo que se estila en la categoría. Osasuna hizo un partido discreto, irregular si se quiere, se topó con un rival con descaro y mucha cuerda, y obligado a llevar el mando, con un marcador incierto, incentivó sus desajustes. Los detalles abrieron las porterías en uno y otro lado y muchos minutos del encuentro se movieron en la incomodidad y espesura que se estila. Fue un partido cualquiera de Segunda...

Otra cosa es que la condición de equipo con poderío maniatado a la primera dejara al aficionado mal cuerpo. Sólo una primera pincelada en el lienzo gigantesco de esta temporada. Osasuna no ofreció dudas sobre su disposición para pelear hasta el final, porque fueron en los minutos finales donde también mostró poderío físico y rondó la portería rival -el gol anulado a Unai García fue en el minuto 87 de partido-. En números generales, metió 25 balones en el área de su oponente, disfrutó de una posesión ligeramente superior (52%), y fue muy discreto en la explosión final de sus posibilidades, con tan sólo cuatro tiros entre los tres palos -cinco más se marcharon fuera- y un par de oportunidades de gol como bagaje general. El portero del Sevilla solo tuvo que realizar tres intervenciones.

Las ganas de agradar, el alto listón que se le presenta a este equipo -el entrenador del Sevilla Atlético dijo que Osasuna está obligado a ascender, visión que aporta presión a este escenario estupendo en el que se sueña con un final feliz-, también pasó su parte de factura a un grupo en el que hubo desajustes, algunas evidencias de falta de entendimiento y momentos de bloqueo general.

El estilo de la Segunda volvió a darse una vuelta por el Sadar y si quedaron claras algunas de las circunstancias que puede ofrecer cada encuentro, tampoco quedó constatado el apoyo incondicional que los rojillos van a tener, y al que deberán responder. Cerca de 13.500 espectadores en una tarde del mes de agosto, en el primer partido con un descenso de categoría de por medio da para pensar.

Herramientas de Contenido

Información relacionada