Igotz Garde entrenador del baztan

“Con carácter ganador se nace, y este equipo lo tiene”

El Baztan fue el único equipo de los recién ascendidos que ganó en su estreno. De la mano de Igotz Garde, que se estrena en la categoría, el equipo quiere crecer

M.J. Armendáriz Ondikol - Martes, 22 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Igotz Garde sigue el desarrollo del encuentro.

Igotz Garde sigue el desarrollo del encuentro.

Galería Noticia

Igotz Garde sigue el desarrollo del encuentro.

pamplona- El joven técnico de Elizondo tiene muchas ilusiones depositadas en el Baztan, aunque augura mucho trabajo por delante en una temporada que no ha hecho más que empezar.

En el debut en la categoría es importante empezar con buen pie y el Baztan fue el único de los recién ascendidos que lo logró.

-Es importantísimo ganar para coger confianza y con resultados positivos es más fácil. Te ayuda a crecer, a entrenar mejor, a todo...

Hubo que remontar ante un Subiza que ya está asentado en la categoría.

-En el minuto 12 fallamos un penalti y a los cinco minutos nos marcaron un gol en contra de saque de banda de estrategia. Me pareció espectacular el Subiza en la estrategia. Son circunstancias adversas para el primer partido de Liga. Nos tocó llevar el peso del partido y el Subiza es un equipo difícil de batir con el marcador a favor. Pero el equipo mostró carácter, personalidad y conseguimos dar la vuelta al marcador.

Afrontaban el partido con muchas bajas y se estrenaron con un equipo muy joven.

-Debutaron tres juveniles, dos como titulares, y sacamos un equipo muy joven, de 20 años de media, pero todos dieron la talla. Actitud, mentalmente muy fuertes, mucha ilusión, mucha concentración... Todo eso suma. En el vestuario ya se notaba y tienen muchas ganas de gustar, de demostrar que son válidos, de crecer...

¿Ese carácter ganador se tiene o se entrena?

-Con eso se nace. Hay que tener carácter ganador y te tiene que escocer perder, porque así podrás mejorar. Cuando los resultados son negativos no es fácil ver ese carácter, pero hay que tenerlo. Y estos chavales me están demostrando que lo tienen.

¿Se identifica con ese carácter del equipo tras haber sido jugador de raza?

-Yo si algo tenía era mal perder. Conmigo mismo, ¿eh? No con mis compañeros. Era demasiado competitivo incluso. O el rival o tú. En el deporte yo creo que es una virtud. Pero eso no quiere decir ser mal compañero, sino conocer tus virtudes y tus defectos y competir dentro de la deportividad para mejorar.

¿Tiene un equipo a su imagen?.

-No lo sé. Igual es lo que transmito. Los chavales lo que ven en el entrenador tratan de trasladarlo al campo. Hemos empezado bien, pero quedan 37 jornadas y no hay que lanzar cohetes. Hay que mejorar mucho todavía individual y colectivamente.

¿Le preocupa el rendimiento fuera de casa?

-No me preocupa nada. Hay que jugar el sábado, intentar ganar, pero pase lo que pase, hay que resetear y el lunes pensar ya en el siguiente partido para sacar el máximo número de puntos posibles. Sólo podemos mirar a corto plazo.

Hace tres años que dejó de jugar. ¿Uno se siente ya entrenador o sigue siendo jugador?

-Estoy disfrutando mucho como entrenador. El primer año con cadetes me lo pasé genial y ahora con los mayores también. Eso no quiere decir que no sea exigente con ellos y conmigo mismo. Como veo que pueden y tienen aptitudes y actitud, les exijo porque yo también me exijo y estamos con mucha ilusión de hacer buen año si nos respetan las lesiones.

¿Se sufre más como entrenador?

-Mucho más. Se me está cayendo el pelo día a día. Es otra responsabilidad.

¿Le va a ayudar su experiencia como jugador profesional en su nueva tarea de entrenador?

-Creo que me va a ayudar muchísimo. En el aspecto psicológico, por ejemplo, te ayuda a empatizar con el jugador, porque he pasado por estar en la grada, en el banquillo, lesionado... Yo estoy aprendiendo todos los días. El fútbol evoluciona a una velocidad impresionante. O evolucionas con él, o te quedas atrás. Lo mismo le pasa al jugador. No puedes vivir del pasado.

Ha llegado muy joven a entrenar.

-He tenido mucha suerte de empezar a entrenar el primer año en cadetes y tras ser segundo de Amiano, ya cogí el equipo la temporada pasada y ya estoy en Tercera con 35 años. Ha sido muy rápido. Pero lo tenía claro, ya que me saque el carnet siendo jugador. Para mí esto es un hobby,una liberación, me gusta el fútbol, sobre todo en vivo.

¿Le queda buen sabor de boca de su etapa como futbolista?

-Para las cualidades que yo tenía, me fue bien. No me puedo quejar. Pero me lo he currado.Probablemente había jugadores mejores que yo, pero me he cuidado mucho y es importante ser fuerte mentalmente, porque no es todo tan bonito como lo pintan.

las claves

jugador

larga trayectoria y paso por osasuna

Central. Igotz Garde vuelve con 35 años a Tercera ahora como entrenador, tras una dilatada trayectoria como futbolista. Ha tenido la suerte de vivir de su pasión. Desde su debut en Aoiz, inició una larga trayectoria en equipos de Segunda B, incluido el salto al primer equipo de Osasuna. Peralta, Promesas, Gramenet, Osasuna, Granada, Sant Andreu, Badalona y Peña Sport, donde se retiró en 2014. “Me encontraba bien, pero eran muchos viajes desde Elizondo a Tafalla, ya había nacido mi hija... Había que dejar paso a los jóvenes”. Nada más recalar en el primer equipo de Osasuna, se rompió tibia y ligamento interno.

el protagonista

Fecha y lugar de nacimiento. 31-10-1981, Elizondo.

Familia. Casado y padre de una niña de 4 años y un niño de casi 2 años.

Trabajo. Floristería.

Trayectoria. Como jugador, Aoiz, Peralta, Osasuna Promesas, Gramenet, Osasuna, Granada, Sant Andreu, Badalona y Peña Sport. Como entrenador, Baztan cadete y, tras ser segundo de Javier Amiano, la temporada pasada subió al Baztan a Tercera.