Ane Azkona campeona de europa sub-19

Ane Azkona: “El sufrimiento forma parte del fútbol y esta final es lo mejor que podíamos pedir”

Ane Azkona ejerció un importante papel como revulsivo y fue protagonista en los cinco minutos finales que convirtieron a la selección en campeona

Martes, 22 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Maite Oroz, Rafael del Amo, presidente de la Federación Navarra, y Ane Azkona, posando con el trofeo.

Maite Oroz, Rafael del Amo, presidente de la Federación Navarra, y Ane Azkona, posando con el trofeo. (FNF)

Galería Noticia

Maite Oroz, Rafael del Amo, presidente de la Federación Navarra, y Ane Azkona, posando con el trofeo.Ane Azkona, posando con la medalla de oro de campeona.

pamplona- De quedarse fuera, a vivir los cinco minutos mágicos. Ane Azkona (Pamplona, 15 de julio de 1998) se creció en la sombra y fue determinante en los instantes que de verdad importan.

¿Es la entrega de premios tan bonita como la pintan?

-Es una pasada. Para mí es la primera final de una Eurocopa y es impresionante. La final soñada. Es cuando mejor saben las historias, cuando ganas a última hora.

A su equipo hay que matarlo dos veces, ¿no?

-Es lo que siempre nos dice el entrenador. El partido dura 120 minutos y hay que darlo todo hasta el final, porque, como vimos, puede pasar de todo y pueden cambiar muchas cosas.

¿Han sido esos últimos cinco minutos de remontada los mejores de su carrera deportiva?

-Yo creo que sí. Nunca había vivido algo así, el remontar en los últimos cinco minutos viendo que se te va la final y llevártela a casa.

¿Les había machacado mucho el entrenador con las jugadas a balón parado?

-Los entrenadores siempre están muy atentos a las jugadas a balón parado, nos ayudan mogollón. Es gracias a ellos que metamos goles de estrategia.

¿Contenta con su papel de revulsivo o esperaba más protagonismo?

-Me quedé fuera de la convocatoria, luego cayó una lesionada y Pedro me dio la oportunidad de vivir esta experiencia. Pensaba que el equipo ya estaba medio hecho y no esperaba jugar los minutos que jugué. Cada una tiene su papel y cuando sales al campo, tienes que ayudar a tope al equipo, estar concentrada y aportar todo lo posible.

¿Está de acuerdo con que su mejor arma es la velocidad?

-(Risas) Puede ser. Sí que me gusta correr al espacio e irme en velocidad de las contrarias. Pueda ser mi mejor virtud.

¿Qué pensaron cuando Francia eliminó a la favorita Alemania?

-Teníamos muchas ganas a las dos. Por un lado está Alemania, que nos ganó en la fase de grupos y queríamos la revancha y, por el otro, Francia, que nos ganó en una final muy rara. Ojalá hubiera sido la final contra los dos. Tocó Francia, fuimos a por ellas, hicimos un buen partido y nos salió bien.

¿Ganar sufriendo o partido tranquilo?

-Con el sufrimiento lo pasas mal, pero las victorias saben mejor si es una final más difícil que si es asequible. Así que, aunque sufras, lo haces de una manera muy bonita. En el fútbol hay momentos que tienes que sufrir, pero eso también forma parte de él y esta final es de lo mejor que podíamos pedir.

¿El sufrimiento la hace madurar?

-Te encuentras en diferentes situaciones y tienes que hacerles frente. Aprendes de cada momento y eso te hace estar más preparada.

¿Qué pensaban con el 2-2?

-Minutos antes del 2-2 nos veíamos fuera y con el empate ya teníamos, por lo menos, la prórroga. Con el gol en el 90 ya fue una pasada, no nos lo esperábamos, pero el fútbol es así. Francia se quedó fuera y nosotros ganamos.

¿Fue el descuento sorpresivamente tranquilo?

-Nosotras intentamos tener el balón, provocar faltas y llegar al final del partido lo antes posible. Supimos plantar cara en esos 6 minutos de añadido y no hay nada que achacar.

¿Son Maite y usted ya inseparables?

-Maite es una jugadora increíble y yo estoy creciendo poco a poco a su lado. Espero que sigamos coincidiendo muchos años más.

¿Cree que el haber tenido minutos en el Europeo habrá aumentado su relevancia en el Athletic?

-No depende de mí. Estoy sumando experiencias y esto es mejorar y darlo todo cada día. Lo importante es que me quede satisfecha con mi trabajo y que los resultados vengan. - I.S.