la plantilla de la real sociedad

Los dos mejores refuerzos

Iñigo Martínez y Adnan Januzaj, los grandes fichajes de este verano, confían en recuperarse a tiempo para enfrentarse este viernes en anoeta al Villarreal

Un reportaje de Mikel Recalde. Fotografía Ruben Plaza - Miércoles, 23 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Januzaj hace un gesto a Iñigo en el descanso de un entrenamiento en Zubieta.

Januzaj hace un gesto a Iñigo en el descanso de un entrenamiento en Zubieta. (n.g)

Galería Noticia

Januzaj hace un gesto a Iñigo en el descanso de un entrenamiento en Zubieta.

Anoeta espera con expectación a los refuerzos. A la espera de que Diego Llorente supere definitivamente sus molestias musculares y pueda ser uno más para luchar por la titularidad, el efecto diferencial lo marcan Iñigo Martínez y Adnan Januzaj.

La continuidad del central es con toda probabilidad la mejor noticia del verano. Después de tener un pie en el Barça y pese a que en estas últimas horas el club azulgrana se está moviendo con celeridad y urgencias en el mercado para apuntalar su plantilla, el vizcaino ya tiene asumido que la carpeta está cerrada y que, al menos esta temporada, va a jugar seguro en el equipo de toda su vida. Algo que nunca ha dejado de ilusionarle a pesar de los continuos cantos de sirena que le han acompañado a lo largo de estos últimos meses.

Iñigo no ha tenido un verano fácil. Aparte de los rumores y las especulaciones que siempre le han acompañado, las lesiones no le han permitido completar una preparación idónea. Primero fue una recaída de la rotura del glúteo que sufrió en la jornada 34 en Valencia y que le obligó a jugar medio lesionado los últimos encuentros, incluso con infiltraciones. Cuando se había recuperado bien y estaba trabajando con el grupo, en el último amistoso frente al Sporting, en el que jugó la última media hora, sintió molestias en el glúteo izquierdo, que nada tenían que ver con la anterior dolencia. En principio no parecían revestir gravedad, pero la resonancia magnética que le realizaron cuatro días después del encuentro desveló que sufría una pequeña rotura fibrilar que le impidió viajar a Vigo. En principio habrá que esperar a su evolución. No está descartado para el duelo frente al Villarreal, aunque el hecho de que sea el viernes no ayuda. Iñigo quiere jugar y, si hace falta, como suele ser habitual en él, arriesgará al límite para no perderse la cita.

No se puede olvidar tampoco que Julen Lopetegui ofrecerá en breve la lista para el duelo ante Italia y, aunque es consciente de que lo tiene muy complicado, no pierde la esperanza de regresar a la selección. No olvidemos que estamos en año de Mundial, que afrontará con 27 años. El zaguero se encuentra más fino que nunca, ha adelgazado entre tres y cuatro kilos y se muestra convencido de que este puede ser su gran año. Y en los despachos de Zubieta lo saben. Por eso les daba tanto miedo y pena que se fuera. En el caso de que se recupere y juegue, lo normal es que vuelva a formar pareja en el eje de la zaga con Raúl Navas.

destellos de claseJanuzaj cuenta con más papeletas para estrenarse frente al Villarreal. El belga, que arrastró molestias a lo largo de la semana pasada en la rodilla, sufrió en el último entrenamiento una sobrecarga muscular que le dejó fuera de la convocatoria para Vigo. Una pena, porque su irrupción en pretemporada se había convertido en la noticia más ilusionante para los aficionados blanquiazules. No solo los hinchas han depositado muchas esperanzas en sus botas, sino también sus propios compañeros. La mejor demostración fue la frase que dijo David Zurutuza a este periódico: “Nunca he visto a un futbolista de tanto talento a su edad como el de Januzaj”.

El ex del United apuntaba al once después de dejar destellos de ser un superclase en sus apariciones en los amistosos de pretemporada. En Balaídos, Eusebio incluso se decantó por un futbolista más de su perfil que el de un llegador como Juanmi al alinear a Canales. No es más que la confirmación de que estaba predestinado a salir en el once. El belga va a tener que pelear cada semana por jugar, ya que Vela cada vez se encuentra más en forma y nunca ha sido carne de banquillo desde que aterrizara en Donostia en 2011.

En la temporada estival, en los estrenos de cada temporada, las aficiones agradecen las caras nuevas. Los refuerzos. Incluso en los clubes de cantera como es la Real. Iñigo Martínez, por su continuidad, y Adnan Januzaj, como incorporación estrella, son los que marcan la ilusión de esta temporada.