Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Catalunya: apagar el fuego con gasolina

Por Javier Orcajada del Castillo - Miércoles, 23 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

rajoy ha tenido que hacer frente al caos que se le presenta en Catalunya y no se le ha ocurrido otra genialidad que sofocarlo como suelen hacer los que carecen de ideas y las sustituyen con la aplicación literal de las leyes. Así reacciona el mal pagador al que le vence una letra y no tiene fondos, pero no busca solución a la espera del milagro imposible hasta que llega la fecha y se encuentra con el protesto notarial. Tiene a su favor que todos los partidos constitucionalistas le apoyan para impedir el referéndum: unos, descaradamente, como Ciutadans o los barones duros del PSOE. Otros, de forma angelical, como el cuento de modificar la Constitución, ocurrencia de Pedro Sánchez y su renovada troupe. También cuenta con la experta en nadar entre dos aguas, Ada Colau, que dice que sí, pero que no. Es encomiable el proceso de equilibrio imposible de Podemos para compaginar los votos catalanes sin perder los de la España profunda. No les va a servir de nada, pues los catalanes han demostrado que son muy listos y saben jugar sus cartas, descolocando a Rajoy y a los nacionalistas españolistas que se cobijan en la Constitución. Aplican el silogismo simplista que tanto ha calado en la manipulada ciudadanía del Estado: “No se celebrará el referéndum porque es ilegal”. Ahora manda a la Guardia Civil a provocar a los miembros del Govern. Ejerce una agobiante presión contra los catalanes en los medios de difusión con el típico trabalenguas que le surge cuando quiere pontificar y carece de argumentos, como un pollo sin cabeza. Los constitucionalistas se deberían preguntar qué sucederá el 2 de octubre, haya o no referéndum, pues los catalanes a favor de su celebración alcanzan el 80%, según el INE. ¿Qué bazas ocultas se reservan…, quizá paralizar Barcelona? ¿Mandará a la Guardia Civil o a la fuerza aérea? ¿Pondrá la flota de guerra en la bocana del puerto de Barcelona? ¿Verán los catalanes desfilar la gloriosa Legión, los Tercios de Regulares o pedirá a la ONU el envío de una fuerza de interposición para que se despliegue a lo largo de la avenida de la Diagonal para separar a los patriotas españoles de Ciutadans y del PP, de los separatistas catalanes? ¿Bailará el roquero Miquel Iceta para rebajar la tensión? Decía uno de los Siete Sabios de Grecia que solo con plantearse el problema con rigor cuando se presenta se logra solucionar el 50%. El otro restante requiere un diálogo sosegado y la voluntad de conseguir un acuerdo en el que ambos contendientes sepan que tienen que ceder. Rajoy afirma que está dispuesto a negociar sobre todo lo que quiera Catalunya, excepto sobre la celebración del referéndum porque es ilegal. Entonces, ¿de qué discutirían si no se puede hablar del problema que les enfrenta? ¿Quizá de Neymar o de lo mucho que en España se estima a Catalunya? ¿O reconocerá que Fernandez Díaz y el juez Ventura urdieron acusaciones falsas para imputar a políticos independentistas?

Herramientas de Contenido